Autoestima en personas LGBT+: buscar likes en tus fotos no es trabajar en tu valor propio, no te confundas... / Foto: Pinterest

Esa constante búsqueda de likes que no te satisface es un gran problema de autoestima que padecen muchas personas LGBT+…

Nadie nace con una autoestima indestructible, eso es un hecho. Además, vivimos bombardeados por imágenes de hombres con inmensos ???? y ???? perfectos, que tienen músculos y caras perfectas. Y más de una marca nos vende el ideal de hombre gay perfecto, lo que por supuesto nos afecta.

View this post on Instagram

Ayer me pasó una cosa que seguramente os parecerá una tontería a la mayoría, pero con que solo una persona se haya sentido así alguna vez ya habrá merecido la pena explicarla. Mientras intentaba elegir con que ilustración actualizaba Instagram, me di cuenta de que no estaba eligiendo el material según mi propio gusto, sino pensando en que ilustración iba a funcionar mejor. Yo, que soy muy inseguro, empecé a dudar muchísimo (al final no subí ninguna), asumiendo que si funcionaba mal en redes es que no sería suficientemente buena. Y claro, te metes en un bucle que esto te parece lógico cuando no lo es. Este es el error. Ni eres mejor profesional por los seguidores que tienes ni eres más guapo por los likes que te ponen, y esto que parece tan obvio a veces se nos escapa, y nos montamos unas pelis que nos hacen perder la perspectiva. Así que si alguna vez te pasó lo mismo, nunca pienses que vales tanto como los likes que te dan. Para eso me/te he hecho esta ilustración, para que no se me olvide.

A post shared by Alfonso Casas (@alfonsocasas) on

No hay mucho que podamos hacer para eliminar esos referentes. Lo que sí podemos hacer, es hacer mucho más por nosotros mismos para que este tipo de estándares no nos hagan sentir presionados a cambiar y así trabajar día a día en nuestra autoestima.

Y es que no estamos en contra de los cuerpos ejercitados ni de esos hombres que tienen caritas todas preciosas y perfectas…

Creemos firmemente que todos, por una cuestión de salud, debemos hacer ejercicio, cuidar nuestra cara y cada parte de nuestro cuerpo para tener una mejor calidad de vida. El problema es cuando estas ganas de querer mejorar nuestro aspecto físico provienen de ese estándar que al parecer el mundo (gay y hetero) nos exige cumplir para ser aceptados.

Platicamos con el psicólogo Luis Padilla*, quien nos brindó su opinión respecto a este tema:

Homosensual: Desde tu opinión como psicólogo, ¿de dónde proviene esta necesidad de buscar likes en redes sociales?

De una búsqueda de ser reconocidos y validados ante los ojos de los demás, lo cual puede poseer distintas motivaciones, ya sea por sentirnos apreciados, sobresalientes, mejores o queridos.

H: ¿Por qué una persona se autoproclama fea o gorda en redes sociales?

Se puede tratar de una autoestima muy sensible donde la persona en realidad busca que los otros la contradigan para así sentir que obtiene la aprobación y aprecio necesitados, y de esa forma cubrir sus propias inseguridades.

H: ¿Qué es lo que nos orilla a requerir los halagos de una persona aunque nuestra perspectiva de nosotros mismos no cambie?

Al buscar constantemente likes en redes sociales, estamos buscando contrarrestar el peso de los propios temores e inseguridades; sin embargo, el lograrlo no significa que dichos sentimientos desaparezcan. Puede ser que exista una persona popular en redes y que obtenga miles de likes pero aun así continúa sintiéndose muy inferior por dentro, esto debido a que el verdadero entendimiento y cambio que pueda generar una persona proviene desde el interior hacia el exterior, y no en el sentido contrario como comúnmente se piensa.

H: ¿Existe un punto crítico en cuanto a baja autoestima se refiere para que una persona considere buscar ayuda profesional?

En el diario vivir es común que todos nos encontremos luchando constantemente contra sentimientos de frustración y decepción que nos pueden hacer sentir que no somos suficientemente buenos, atractivos o destacados. Sin embargo, cuando a una persona le resulta muy complicado vincularse afectiva, emocional y amorosamente con otros, crea una imagen de sí misma alejada de la realidad, está muy al pendiente de los defectos físicos o de carácter ya sean propios o de los demás, o incluso siente una necesidad apremiante de compartir todo de su vida o muchas selfies en redes sociales, es un buen momento para buscar una psicoterapia que le permita integrar aspectos de su personalidad para lograr conocerse y entenderse mejor.

Por eso es preocupante cuando vemos que un chico con un cuerpo fitness dice que es “gordo” o “feo”, a pesar de recibir muchos halagos que lo contradicen. Esto refleja la imagen tan distorsionada que tiene de sí mismo. Y tampoco se trata de atacar y llamarles “inventadas”, se trata de entender que detrás de todas esas ganas de buscar likes y aceptación, hay un profundo miedo a la soledad y al rechazo.

Mira también: 10 atributos sobrevalorados en los hombres gays

Pero entonces, ¿cómo lidiar con la soledad y el rechazo?

La soledad es inherente a los seres humanos. Nos guste o no, la soledad siempre va a acompañarnos y hasta que no dejemos de cargar con ella y la abracemos como nuestra compañera, será muy complicado entender que no hay nada de malo con ella. Mucho menos con nuestra soltería.

Mira también: El terrible y muy equivocado ideal de “Hombre gay perfecto que tenemos

Pero el rechazo puede generar profundas heridas, algunas que tardan años en sanar.

El rechazo puede marcarnos de por vida y producir en nosotros un miedo o inseguridad específicas. Sin embargo, es posible aprender a vivir con él porque lo vamos a experimentar siempre. Nos van a rechazar de puestos laborales, de círculos sociales y por supuesto muchas personas en el plano romántico/sexual nos van a rechazar. De manera educada o violenta, pero lo harán.

La clave está en entender que no hay nada de malo con nosotros, que el rechazo proviene de prejuicios o ideas de los otros, y que no es algo negativo. Es simplemente el resultado de circunstancias y pensamientos que no dependen de nosotros.

Por ello es necesario que nuestra autoestima provenga desde una completa aceptación de que no somos perfectos y que el trabajo que hacemos día a día para mejorar no debe ser el resultado de encajar en el estereotipo de otros.

La búsqueda constante de atención que manifestamos en redes sociales es un signo de todo el amor propio que nos falta. No porque recibir likes sea malo ni porque publicar selfies o fotos sin playera sea algo negativo. Lo que nos afecta es que basemos nuestro amor propio en nuestro número de followers o en las veces que las personas encorazonan nuestra selfie.

Tenemos que comenzar a ver más allá de nuestra pantalla y dejar de esperar un ‘like’ ajeno porque el único que necesitamos es el nuestro.

*Si te interesa contactar a nuestro psicólogo para que te dé una asesoría más profunda o puedas hacer una cita, puedes contactarlo en padilla.eleia@gmail.com.