Mantener un 'nepe' bonito depende de nosotros, ¡cuídalo! / Foto: El Estimulo

Amiguito o amigote, debes cuidarlo. Y eso no solo incluye usar condón a la hora de la gozadera. Aquí algunos cuidados del ‘nepe’ que debes aplicar.

El pene, para muchos, es un instrumento de batalla. Pero a veces no le damos el cuidado que se merece. También es común que muchos no lo cuidemos de forma correcta o que incluso hagamos cosas que le afecten sin darnos cuenta. Para que trates a tu berenjena como se merece, te dejamos algunos consejos sobre los cuidados del pene para que los apliques de forma inmediata.

Higiene

Esto es primordial pero muchos lo pasan por alto. Lávalo por lo menos una vez al día con jabón neutro. Si tienes un pene NO circuncidado retrae lentamente el prepucio y deja que le caiga agua de forma abundante. Procede a lavarlo con la espuma del jabón, enjuaga y seca bien con una toalla especial para evitar que aparezcan hongos o infecciones. ¡Recuerda que a nadie le gusta probar un pene sucio!

Lavar el pene durante el baño es lo recomendable. / Foto: Getty Images

Cuida la alimentación

Una buena alimentación mantendrá una berenjena más saludable. Come sandía, tiene un alto contenido de citrulina, que ayuda a que se produzcan mejores erecciones. La granada combate la disfunción eréctil y ayuda a la producción de semen. Como una recomendación extra, por su contenido de azúcar, la piña ayuda a que el semen tenga un mejor sabor.

Lo que nos llevamos a la boca también influye en el bienestar de nuestro compañero. / Foto: Infobae

¡Aguas con las erecciones!

Si de repente te agarra una erección en un momento inoportuno, NO trates de ocultarla. Si tienes una y tratas de ocultar tu pene doblándolo a los costados o empujándolo hacia abajo, puedes provocar una lesión. Lo mejor que puedes hacer es esperar a que pase, piensa en otra cosa que te distraiga y te saque de ese momento de duros aprietos, pero no dobles el pene por favor, que lo puedes romper.

¡Tranquilo! Deja que pase la erección, pero no trates de doblar la mazacuata. / Foto: Pinterest

No utilices cualquier producto en él

Nunca de los nunca se te ocurra ponerte algún producto que no esté recomendado para el pene. La piel de los genitales es mucho más sensible y delicada que el resto del cuerpo. Aplicar alguna crema, aceite o cualquier producto que no sea apto puede ocasionarte molestias, irritación o incluso alguna infección. Así que ya sabes, en tu compañero solo puedes aplicar jabón neutro, lubricante a base de agua o cremas (únicamente si te las recetó el médico).

Aunque pueda parecerte buena idea ponerte la pomada de árnica, no lo hagas. / Foto: Infobae

La ropa interior cuenta mucho

Ten cuidado a la hora de escoger tus calzoncitos. La ropa interior es la tela que tiene contacto directo con nuestro pene. Por esta razón, debes prestar especial atención a ella. Procura cambiar diario de calzones, DIARIO. Lava tu ropa interior, de nada sirve que te la cambies si está sucia. Y algo muy importante es no usar ropa interior muy ajustada, ya que esto no permite la oxigenación y puede lastimar a nuestro pipi.

Usa los ‘undies’ que más te gusten, solo procura que no aprieten… tanto y que estén limpios. / Foto: Pinterest

Haz ejercicio con él

La mejor manera de mantenerlo en forma es ejercitándolo. Tener una buena actividad sexual ayuda a que nuestro amiguito esté ejercitado y en buen estado. Además, cuando un pene no tiene erecciones puede atrofiarse; las fibras musculares pierden elasticidad y la erección puede volverse difícil. ¡Ojo! Es importante que siempre que tengas relaciones sexuales te protejas usando condón, también es vital para estar sano.

La mejor manera de mantener un músculo en forma es con ejercicio. / Foto: Tumblr

Dale atención médica

Nunca pases por alto algún malestar que tengas, por mínimo que sea. Si ves o tienes síntomas de alguna enfermedad en él, acude al médico inmediatamente. Lo ideal es ir con el urólogo, que es el especialista en esto, pero igual puedes ir con tu médico de preferencia. Lo importante es no dejar que los síntomas continúen o pretender que una infección o enfermedad desaparecerá por sí sola.

No importa si el síntoma es mínimo, ve al médico. / Foto: Getty Images

Ahora ya lo saben, Homosensuales, a mantener su berenjena sana.

Con información de Mejor con salud, SoHo e Informe 21.