¿Qué enfermedades de la berenjena conoces? / Foto: La República

Te presentamos algunas de las enfermedades más comunes de la berenjena. Te decimos cómo cuidarte y cómo actuar en caso de tenerlas.

A tu ‘amiguito’ no solo lo pueden afectar las infecciones de transmisión sexual (ITS), también hay varias enfermedades que pueden comprometer su funcionamiento y tu salud. Para evitarlo, es necesario que las conozcas, sepas cómo puedes adquirirlas, cómo prevenirlas y cuáles son los tratamientos para curarlas. A continuación te presentamos las enfermedades más comunes de la berenjena.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

Fimosis

La fimosis es la incapacidad de descubrir la cabeza de la berenjena por la estrechez del prepucio. Existen dos tipos de fimosis: la de nacimiento y la adquirida. La primera, como su nombre lo indica, se presenta desde el nacimiento por una fuerte adhesión que hay entre el glande y el prepucio. La segunda se puede desarrollar si hay falta de higiene, balanitis (infecciones en la mucosa del prepucio), enfermedades dermatológicas y tumores.

¿Conocías estas enfermedades? / Imagen: Giphy

Si la fimosis no se trata a tiempo puede provocar dolor al miccionar, infecciones por restos de orina que pueden quedar al interior o la aparición de hongos. Existen varios tipos de tratamiento para la fimosis, dependiendo la gravedad. Eso sí, el método más común para curarla es la circuncisión.

Parafimosis

Contrario a la fimosis, la parafimosis es la incapacidad de regresar el prepucio a su posición normal después de haber descubierto totalmente la cabeza del ‘amiguito’. Entre las principales causas de la condición están infección en el área, lesiones en el prepucio, relaciones sexuales intensas, diabetes o una circuncisión mal hecha.

¿Qué otras enfermedades afectan a la berenjena? / Imagen: Giphy

Si la persona nota que el prepucio no baja de forma natural, debe acudir de inmediato con un especialista. De no tratarse a tiempo puede provocar hinchazón de la berenjena, incomodidad, dolor, enrojecimiento, hipersensibilidad y dificultad para miccionar. Uno de los remedios más comunes es la circuncisión.

Priapismo

Otra de las enfermedades más comunes de la berenjena es el priapismo. Esta consiste en una erección prolongada (de hasta cuatro horas) sin la presencia de algún estímulo sexual. Existe dos tipos de priapismo: el esquémico y el no esquémico. En el primero caso, la sangre queda atrapada en la herramienta, provocando que esta se mantenga dura. Sin embargo, es incómoda y dolorosa. En el segundo tipo de priapismo, la sangre no fluye de manera correcta por la berenjena. Esto provoca una semierección duradera y sin dolor.

Sí, ya empieza a dar miedo. / Imagen: Gifer

Algunas de las causas más comunes del priapismo son el consumo constante de drogas y alcohol, la anemia y leucemia, lesiones en la herramienta, transtornos en el metabolismo. De no tratarse a tiempo puede provocar disfunción eréctil.

Enfermedad de Peyronie

Esta es una de las condiciones más comunes de la berenjena. La enfermedad de Peyronie se caracteriza por una ‘cicatrización’ en los cuerpos cavernosos o en la túnica albugínea (fibra que envuelve los cuerpos cavernosos). Estas lesiones disminuyen la elasticidad de la berenjena durante la erección, provocando una curvatura hacia los costados o hacia arriba.

¡No quiero ni imaginarlo! / Imagen: Tenor

Aunque se desconocen las causas, las relaciones sexuales intensas pueden provocar las lesiones propias de esta enfermedad, así como alteraciones en el sistema inmune. El Instituto Uroandrológico de España descarta su total relación con infecciones de transmisión sexual (ITS). La enfermedad de Peyronie puede provocar dolor durante la erección, dificultad durante las relaciones, disfunción eréctil, entre otros.

Balanitis

Esta es una enfermedad que se manifiesta tanto en hombre como en mujeres (aunque en ellas es menos común). La banalitis es la inflamación del glande (o del clítoris) como consecuencia de una mala higiene, por usar productos irritantes, infecciones bacterianas o micóticas, y la exposición a ITS como candidiasis, herpes o VIH.

No quiero tener ninguna de estas. / Imagen: Giphy

Además de la hinchazón, la balanitis puede provocar enrojecimiento y escozor, secreciones malolientes de la uretra, aparición de llagas en el glande, dolor al orinar y la incapacidad de retraer el prepucipo. Para evitar este problema, lo más recomendable es una correcta higiene y limpieza de la zona íntima, lavarse las manos antes de ir al baño y usar condón durante las relaciones.

Cáncer de pene

El cáncer de pene se caracteriza por la aparición de células malignas en los tejidos, principalmente cavernosos y esponjoso. Aunque se desconocen las causas de esta enfermedad, el virus del papiloma humano (VPH) guarda una estrecha relación con este tipo de cáncer. Otros posibles factores que la propician son la fimosis, la mala higiene, el consumo constante de tabaco y la edad. Este cáncer se presenta principalmente después de los 60 años.

¡Qué miedo! Mejor cuídense. / Imagen: Giphy

Entre los principales síntomas del cáncer de pene está la aparición de llagas, enrojecimiento e irritación. Solo el médico especialista podrá determinar si se trata de cáncer a través de exámenes físicos y biopsias. De no atenderse a tiempo, el cáncer podría diseminarse a otras partes del cuerpo.

¿Qué otras enfermedades de la berenjena conoces?

Con información de CuídatePlus, Family Doctor, Mayo Clinic, Instituto Uroandrológico, Cuídate Plus y NIH