Conoce las enfermedades mentales que podrías padecer si reprimes tu orientación sexual. / Imagen: De Medicina

Hay padecimientos psicológicos y psiquiátricos que surgen por no expresarte. Estas son algunas enfermedades mentales al reprimir la orientación sexual.

Aunque no lo creas, hay enfermedades mentales que surgen al reprimir la orientación sexual. Una enfermedad o trastorno mental es una alteración emocional, cognitiva o de comportamiento que afecta los procesos psicológicos básicos, tales como la motivación, la autoestima, la conciencia, la cognición, la conducta, la percepción, el lenguaje, entre otros.

A raíz de que aún existen conductas machistas, muchas veces nos enseñan que las conductas homosexuales son reprobables. Lo vemos en los medios de comunicación, en la religión o incluso dentro de nuestra propia familia.

En Homosensual nos preocupa tu bienestar físico y mental, por ello aquí conocerás algunas de las enfermedades mentales que pueden generarse al reprimir la orientación sexual. Hablamos en exclusiva con el psicólogo Ángel Zadzahwyndanda Montes Ramírez, egresado de la FES Iztacala, especialista en familias homoparentales.

Trastorno de ansiedad

La ansiedad es una de las enfermedades mentales que podrías tener si reprimes tu orientación sexual. / Imagen: Terapia Web

En nuestra vida cotidiana existen momentos en los cuales nos sentimos ansiosos (por el trabajo, la escuela, algún problema con familia o amigos). Sin embargo, el trastorno de ansiedad es sentirse con miedo, nerviosismo e incluso tener episodios de terror la mayor parte del tiempo.

Según el psicólogo Ángel Montes, “cuando una persona siente que tiene algo que ocultar, constantemente vive con miedo de que sea descubierta, sobre todo si no tiene la aprobación de su primer círculo social, que es la familia”.

Los síntomas son:

  • Preocupación o ansiedad persistentes y desproporcionados a la situación
  • Pensar demasiado los planes y las soluciones, con los peores resultados posibles
  • Percibir circunstancias como amenazantes, incluso cuando no lo son
  • Dificultad para lidiar con situaciones de incertidumbre
  • Ser indeciso y tener miedo a tomar la decisión equivocada
  • Incapacidad para dejar de lado u olvidar una preocupación
  • Incapacidad para relajarse
  • Dificultad para concentrarse o sensación de que la mente se «pone en blanco».

El trastorno de ansiedad puede generar otros como el de pánico, el fóbico, el de ansiedad social, el obsesivo-compulsivo, el postraumático, el de ansiedad por separación, entre otros.

Las personas ansiosas suelen lastimarse de manera inconsciente, ya sea rascándose mucho una parte del cuerpo, mordiéndose las uñas o no teniendo precaución al caminar por la calle o manejar.

Depresión

La depresión es una de las enfermedades mentales que podrías tener si reprimes tu orientación sexual. / Foto: La Mente es Maravillosa

Todos llegamos a sentirnos tristes o melancólicos alguna vez, pero es normal si las circunstancias son adversas. La depresión es un problema más grave, ya que estos sentimientos pueden interferir con la vida cotidiana.

Los síntomas son:

  • Estado de ánimo irritable o bajo la mayoría de las veces
  • Dificultad para conciliar el sueño o exceso de sueño
  • Cambio grande en el apetito, a menudo con aumento o pérdida de peso
  • Cansancio y falta de energía
  • Sentimientos de inutilidad, odio a sí mismo y culpa
  • Inactividad y retraimiento de las actividades usuales
  • Sentimientos de desesperanza y abandono
  • Pensamientos repetitivos de muerte o suicidio
  • Pérdida de placer en actividades que suelen hacerlo feliz, incluso la actividad sexual.

Muchas veces las personas depresivas se lastiman de manera consciente, como cortarse, rasguñándose la cara, golpeándose o directamente con un intento de suicidio.

Trastorno psicótico

La psicosis es una de las enfermedades mentales que podrías tener si reprimes tu orientación sexual. / Foto: La Mente es Maravillosa/ Imagen: Galar Science

El mundo del cine y la televisión nos ha hecho creer que un psicótico es una persona con tendencias a asesinar a otra persona, pero esto no sucede en la mayoría de los casos. El trastorno psicótico ocurre cuando quien lo padece pierde el contacto con la realidad y se presenta en momentos de estrés extremo. Algunas enfermedades como la esquizofrenia o la bipolaridad presentan episodios psicóticos. Muchas veces, la persona tiene arranques de ira donde su vida y la de los demás están en peligro.

Existen varios tipos de psicosis provocados por causas orgánicas, como una tendencia genética, consumo de algunos estupefacientes, golpes, infecciones o tumores.

Los trastornos psicóticos por causas inorgánicas son:

  • Trastorno delirante: creer que ocurren cosas que no son ciertas.
  • Psicosis reactiva breve: aparece de forma súbita en momentos de mucha tensión.
  • Trastornos bipolares: Es el cambio de ánimo súbito, que va desde la excitación y euforia (manía) hasta la depresión. En un episodio depresivo puede haber intento de suicidio y en episodio maniático intento de hacer una proeza extraordinaria que ponga su vida en peligro.

El constante estrés de tener que ocultar su identidad, el miedo de que le descubran y la incapacidad de aceptarse, puede orillar a alguien a estos brotes psicóticos.

Homofobia

Desde el 2015, la homofobia es considerada una enfermedad psicosocial. / Imagen: Reporte Índigo

En 2015, en la revista The Journal of Sexual Medicine, Emmanuel Jenini publicó un estudio que señalaba a la homofobia como una conducta psicótica. ¿Qué opina Ángel Montes al respecto?

Cuando a una persona se le condiciona a odiar una parte de sí misma, extiende ese odio hacia los demás. Se frustra al no sentir bajo su control las actitudes ajenas.

¿Has escuchado la frase “lo que te choca, te checa”?

Debemos aclarar que la ansiedad y la depresión pueden provocar que una persona caiga en el uso de las drogas para evadirse, aunque también es una forma de lastimarse a sí misma de manera inconsciente por rechazarse.

Si tú, amado Homosensual, conoces a alguien que se reprime, hazle llegar este artículo: podrías estar salvando una vida. O si tú mismo sientes miedo por el rechazo de tus familiares o amigos, tienes que saber que no estás solo. Existe una comunidad que te respalda y que velará por tu derecho a ser feliz y libre. Busca ayuda profesional y ten en mente que eres una persona por la cual vale la pena luchar. Lucha por tu bienestar.

Es nuestro derecho vivir una vida digna, en una sociedad que nos respete y con un Estado que lo garantice.

Con información de Milenio, Mayo Clinic, Medline Plus.