Conoce las técnicas y algunos riegos de la depilación anal. / Imagen: Deskgram

La depilación trasera ha ido en aumento en años recientes. Existen muchas técnicas, aunque cada una de ellas representa riesgos a tu salud.

La depilación en zonas íntimas es una práctica que ha ido en aumento. La más común es en la zona del pubis y en los genitales. Sin embargo, también se puede practicar la depilación anal, que incluye el perineo —la zona ubicada entre el ano y los genitales—, realizándose principalmente con fines estéticos. Por tal motivo, es importante que conozcas los métodos de depilación anal y sus riesgos.

Aclaramos que no siempre es aconsejable la depilación anal, ya que favorece la transmisión de ITS, en especial si la realizaste poco tiempo antes del sexo. Por tal motivo, también es indispensable el uso de condón durante las relaciones sexuales.

Los más aconsejable para depilación anal es que acudas con un especialista. / Foto: Salvador Núñez

Depilación con cera

Es la técnica más común para la depilación en la zona perianal y en los glúteos. Si no tienes práctica, lo más adecuado es que vayas con un especialista para realizarla. Se aconseja que esta sea con cera fría o tibia, ya que la caliente puede irritarte. Recuerda que la piel de las zonas íntimas es muy delgada, por lo que es fácil lesionarla.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Así vivían los homosexuales en el Palacio de Lecumberri

Si decides depilarte en casa, debes mantener limpia la zona perianal, ya que el sudor y el calor son un ambiente perfecto para la proliferación de bacterias. Procura tener un espejo cerca para que puedas apreciar la zona donde pondrás la cera y evitar que queden residuos cuando la retires. Si tienes mucho vello o es demasiado largo, puedes reducirlo con unas tijeras. Al finalizar, aplica crema humectante para disminuir la irritación en la piel.

Depilación con crema

Las cremas empleadas para la depilación están elaboradas con químicos que pueden irritar la zona perianal, por lo que siempre debes considerar el producto que utilizarás. El tiempo de aplicación no debe exceder el indicado, pues podrías provocar lesiones.

Al igual que con el rastrillo, esta técnica no elimina en su totalidad el vello, por lo que crecerá más grueso y más rápido en comparación con otros métodos. El uso constante de esta técnica puede producirte irritaciones y foliculitis (vellos encarnados). Por ningún motivo debes aplicarla en la zona púbica o genital.

Toma todas las medidas necesarias si practicas la depilación anal en tu casa. / Foto: YouTube

Depilación láser

Este método es uno de los más fáciles y uno de los que menor dolor presenta a la hora de su aplicación. Aunque debes considerar que cada organismo reacciona de manera diferente. Con la depilación láser puedes evitar el crecimiento del vello a largo plazo; para ello se requieren varias sesiones. La función del láser es debilitar los folículos de la epidermis, provocando la caída del vello.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Deidades que están relacionadas con los LGBT+

Esta es la técnica más recomendada por expertos. Uno de los beneficios es que previene la foliculitis. Existe la creencia de que la depilación láser es definitiva; sin embargo, después de un largo periodo seguirá creciendo el vello. Actualmente existen aparatos para que puedas depilarte en tu casa. No obstante, lo más recomendable es que acudas con un especialista.

¡No uses rastrillo!

En ningún caso es aconsejable el uso del rastrillo. Es evidente que este artefacto puede provocar lesiones que van desde la irritación hasta los cortes. Y esto puede ocasionar infecciones por bacterias. Recuerda que si deseas practicar sexo anal después de depilarte, debes dejar pasar un rato en lo que disminuye la irritación o sanan las lesiones.

¡Ya lo sabes, a lucir un hermoso trasero!

Con información de Bienestar 180, Mismumi y Ella hoy.

Tienes que leer también: