Esto es todo lo que deberías saber de las ventosidades vaginales o "pedos vaginales". / Foto: Especial

Si te ha pasado, no te preocupes. Es absolutamente normal. Y para tranquilizarte, en esta nota te contamos todo lo que tienes que saber sobre los frecuentes y ocultos pedos vaginales.

Seguramente los conoces. Estás echando pasión, con el placer y la adrenalina de dos cuerpos moviéndose juntos y de repente… escuchas un sonidito que suena como una flatulencia, pero que no es una flatulencia. Porque, en realidad, se trata de pedos vaginales. Y, aunque tengan el mismo nombre, no son lo mismo que una flatulencia anal.

Los llamados pedos vaginales podrán escucharse como una flatulencia anal, pero la diferencia es enorme. Una flatulencia anal es producto del proceso de digestión. Lo que comes se fermenta y, como resultado de eso, se producen gases. Exacto, esos gases. Mientras que los pedos vaginales no son producto de la digestión, ni de la fermentación de los alimentos. Los pedos vaginales son pequeñas bolsas de aire que escapan de tu vajayjay. Por lo que, al no ser “pedos” en realidad, el término correcto para referirse a ellos es: ventosidad vaginal. Así que, resumiendo:

  1. Los gases anales son producto de la digestión. Las ventosidades vaginales no, solo es aire saliendo de tu vagina.
  2. Por lo tanto, las ventosidades vaginales no huelen. Los gases anales… pues algunos sí y otros no.

Mira también: 9 mentiras que el porno te ha dicho sobre el sexo lésbico

Ahora, ya que cubrimos el concepto de ventosidades vaginales, hablemos de por qué ocurren.

De la misma forma que cuando inflas un globo, si el aire entra, también tiene que salir. Y es exactamente lo que pasa con las ventosidades vaginales. Estas se presentan cuando, de alguna manera, entra aire a la vagina y sale de ella a través de la apertura vaginal haciendo un sonido similar al de… pues al de un pedo. Y como ya dijimos, al tratarse de aire, las ventosidades vaginales NO huelen. Digamos que es la versión “vaginal” de cuando haces sonidos de flatulencias con la boca.

¿YA LEÍSTE ESTO?
¿Qué opinan los mexicanos de que las lesbianas adopten?
La ventosidades vaginales son como la “versión vaginal” de hacer sonidos de gases con la boca. / Imagen: Giphy

Seguro te estarás preguntando, ¿y cómo es que el aire llega a meterse a mi vajayjay?

Pues déjame decirte que esto puede ocurrir de varias formas. Pero en algunas es más probable que te pase que en comparación con otras.

La forma más frecuente de que te entre aire a la vagina es durante el sexo. Ya que cuando introduces dedos, juguetes sexuales o un pene real, estos empujan el aire hacia adentro. Además, cuando estás excitada, tu vagina se dilata. Por lo que hay más espacio para que entre el airecito. Y si a eso le agregas que está lubricada, se escuchará mucho más cuando salga.

Mira también: ¿Por qué unas mujeres se mojan y otras no?

También puede pasarte cuando estás haciendo ejercicio. Especialmente los que involucran que te acuestes bocarriba y levantes o abras las piernas. Ya que, nuevamente, es más fácil que entre aire a tu vajayjay y que, en algún momento de la sesión, tenga que salir. Así que si también te ha pasado en tus clases de yoga o pilates, tranquila. Es de esperarse.

Las formas más frecuentes de que las ventosas vaginales salgan en escena es durante el sexo y al hacer ejercicio, ya que es más fácil que entre el aire al canal vaginal. / Foto: Pinterest

En otras ocasiones, el aire puede entrar de la forma más random posible. No necesariamente tienes que estar teniendo sexo o haciendo ejercicio. Aunque es menos probable, también puede pasarte mientras estás sentada, esperando el metro o en cualquier otro momento del día.

¿Cómo reaccionar cuando “salen”?

De forma normal. Porque se trata de un proceso normal. Si con las flatulencias anales no hay razón para espantarnos porque se trata de un proceso biológico, con las ventosidades vaginales —que es, literalmente, puro aire— mucho menos. Sí, se va a escuchar chistoso y puede ser un poco vergonzoso si estás en pleno momento de pasión. Pero está en nosotras quitarnos esa pena de encima porque, de verdad, se trata de algo totalmente normal, natural y que le sucede a toda persona que tenga una vagina.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Por esta razón habrán lesbianas en cómic del Pato Donald
Las ventosidades vaginales son algo completamente normal, que le pasa a cualquier persona que tenga vagina. No te avergüences de ellas. / Imagen: Giphy

El sexo está lleno de sonidos, olores, sabores y fluidos. El solo acto de penetrar o de frotarse contra alguien emite un sonido. Así que añadirle otro sonido más, no tendría por qué quitarle lo sensual, lo placentero y hasta lo divertido.

¿Se pueden evitar los pedos vaginales?

Como ya viste, en realidad no tenemos control sobre en qué momento se nos va a meter aire en la vagina. Y mucho menos en qué momento va a salir. Así que deja de preocuparte por eso y mejor tómalos con naturalidad y diversión. Normalízalos. Porque son normales. Solo son motivos de preocupación si empiezas a percibir que huelen. Porque, en ese caso, en vez de ser ventosidades vaginales, podrían ser una señal de que hay una fístula down there. En ese caso, ve con tu ginecóloga y hazle todas las preguntas necesarias. Pero si no hay olor y solo es el ruidito del aire al salir de tu vajayjay, tranquilízate. Que no pasa absolutamente nada.

Esperemos que esta nota te haya contestado todas esas dudas que pasaron por tu mente cuando estabas dándole duro contra el muro y se te salió una ventosidad vaginal. Recuerda que la moraleja del día es: no te avergüences de tu cuerpo ni de nada que sea producto de él. Y recuerda también que, aunque no te lo digan, a todas tus amigas les ha pasado. Así que no hay nada de qué preocuparse, ni mucho menos avergonzarse.

Mira también: Las cinco cosas que no sabías acerca del clítoris

¿Tú ya sabías qué eran los pedos vaginales? ¿Tienes alguna anécdota divertida sobre ellos?

Tienes que leer también: