Conoce lo que la biología ha dicho sobre la homosexualidad. / Foto: Especial

La hora de hablar sobre la biología de la homosexualidad ha llegado. Estas son las tres teorías biológicas que buscan explicar su origen.

La curiosidad en torno a la biología de la homosexualidad no es cosa nueva, y se ha estudiado desde hace ya bastante tiempo. Inicialmente, los estudios sobre el ‘origen’ de la homosexualidad tenían como misión identificar ‘la causa’ para poder ‘corregirla’. Afortunadamente, ya no es así. En este especial te hablamos más al respecto y te traemos la opinión de especialistas sobre si realmente hay una ‘causa’ biológica de la homosexualidad.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

A la mayoría de las personas que somos homosexuales no nos interesa ni justificar ni explicar por qué lo somos. Simplemente lo somos y ya. Pero es innegable que desde un punto de vista científico resulta interesante saber qué ocurre a nivel biológico en la orientación sexual. ¿Nacemos con ella? ¿La desarrollamos? ¿Viene en nuestros genes? En pocas palabras, la clásica pregunta de «¿Naces o te haces?».

¿Existe una ‘causa’ biológica de la homosexualidad? / Imagen: Giphy

En realidad, la cosa no está así de sencilla. La orientación sexual es un fenómeno bastante amplio que no solo es biológico, sino también social, ambiental y psicológico.

Homosensual conversó en exclusiva con el Dr. Óscar Chávez Lanz y la Dra. Siobhan Guerrero Mc Manus, ambos biólogos de la Facultad de Ciencias de la UNAM, para conocer su opinión sobre el papel de la biología en la homosexualidad y en la orientación sexual. ¡Empezamos!

Las teorías biológicas de la homosexualidad

Como ya lo hablamos, la orientación sexual es un complejo fenómeno que puede abordarse desde distintos puntos de vista y distintas disciplinas. Y de acuerdo con el libro Proceso de desarrollo de la identidad homosexual de la doctora en psicología, Sonia Soriano, las ‘explicaciones’ teóricas de la homosexualidad pueden dividirse en psicológicas y biológicas. Nos enfocaremos en las teorías biológicas, entre las que predominan tres: la genética, la hormonal y la neuroanatómica.

Teoría genética

La teoría genética indica que la homosexualidad es innata y que su origen se encuentra en los genes. Esta teoría nació por ahí de los años 50 con las investigaciones de Franz J. Kallman. En ellas, este médico alemán reportó que existía una fuerte relación entre la genética y la homosexualidad. Él estudió parejas de gemelos varones monocigóticos (que conocemos como ‘idénticos’) y dicigóticos (los llamados ‘cuates’).

Al calcular la proporción de parejas donde ambos gemelos eran homosexuales, descubrió que en los gemelos dicigóticos, la proporción era del 42.3%. Sin embargo, en los gemelos monocigóticos, que son los que comparten toda su información genética, la proporción era del 100%.

Tegan y Sara son un ejemplo de gemelas monocigóticas. Ambas son lesbianas. / Foto: Baeble Music

Estos resultados hicieron pensar que el origen de la homosexualidad había quedado al descubierto y era genético. No obstante, pronto aparecieron las críticas, siendo una de las más importantes que los gemelos que había estudiado Kallman provenían de los mismos hogares. ¿Por qué esto sería un problema? Porque fueron educados en el mismo ambiente y podrían haber variables sociales que tuvieran un papel en el desarrollo de una orientación homosexual o heterosexual. Incluso el mismo Kallman dijo que los resultados de su trabajo tenían que tomarse con prudencia. Al respecto, la Dra. Siobhan Guerrero compartió lo siguiente a Homosensual:

«Los gemelos comparten el ambiente intrauterino e incluso un ambiente social de crianza muy parecido. Lo cual para muchos impide discriminar si realmente es un factor genético o no».

En más recientes como los realizados por J. M. Bailey y R. C. Pillard, no se lograron confirmar las mismas probabilidades que obtuvo Kallman, aunque sí confirmaron una relación entre la homosexualidad y la genética. De acuerdo con el resumen de los investigadores S. Le Vay y D. Hamer, de quienes vamos a empezar a hablar muy pronto, los datos de las distintas investigaciones sobre la homosexualidad en gemelos indican lo siguiente:

  • En el caso de gemelos monocigóticos varones, la probabilidad de que ambos sean homosexuales es del 57%. En los gemelos dicigóticos es del 24%, y en hermanos no gemelos, del 13.5%.
  • Entre las mujeres, las proporciones son 50% para gemelas monocigóticas, 16% para dicigóticas y 13% para hermanas no gemelas.

Estas concordancias hicieron pensar que, sin duda, el origen de la homosexualidad debería estar en los genes, e inició la búsqueda del famoso y mal llamado ‘gen gay’. MIRA ESTAS TEORÍAS SOBRE SI LA HOMOSEXUALIDAD ES O NO ES GENÉTICA.

El ‘gen gay’

A partir de la idea de que la biología de la homosexualidad estaba ligada con los genes y estos se podían manifestar en una misma familia, surgió otra línea de investigación: los estudios genealógico-genéticos.

En estos estudios, Hamer, S. Hu y colaboradores, observaron que los hombres homosexuales mostraban una probabilidad más alta de tener otros parientes homosexuales en la línea materna de la familia que en la paterna. Así que el próximo blanco de la teoría genética de la homosexualidad fue el cromosoma X.

La teoría genética establecía que el origen de la homosexualidad podría encontrarse en nuestros genes. / Imagen: Tenor

La investigación más famosa al respecto es, justo, la de Hamer. En ella reportó que en 33 de 40 pares de hermanos, había una región del cromosoma X materno —la Xq 28— que se encontraba activa y que posiblemente era esa la que guardaba relación con la homosexualidad. Fue a partir de aquí que la prensa empezó a hablar, erróneamente, del ‘gen gay’. En cuanto a esto, la Dra. Guerrero también comentó:

«En seres humanos no se ha encontrado ninguna evidencia de que haya un gen gay que subyazca a la homosexualidad. Se hizo muy famosa hace ya casi 30 años la región Xq. Pero esto era simplemente una asociación estadística entre la parte Xq 28 del cromosoma X y una población de hombres gays donde esta parte del cromosoma aparecía recurrentemente. Estos experimentos nunca llevaron al hallazgo de una zona que pudiera llamarse ‘un gen’. Se siguen haciendo estudios tratando de encontrar modelos multigenéticos y hasta ahora no tenemos nada».

Sin embargo, hay varias críticas que hacer al respecto. La primera de ellas es que ese supuesto ‘gen gay’ no se encontraba en todos los homosexuales, así que no podía ser LA causa biológica de la homosexualidad. La segunda es que esta teoría solo servía para la homosexualidad masculina. Y la tercera, que desde un punto evolutivo, la existencia de un ‘gen gay’ sería una incongruencia y una inconsistencia. ¿Por qué? Porque implicaría la existencia de un gen que evita la reproducción y, por lo tanto, la perpetuación de la especie. Al respecto, el Dr. Óscar Chávez Lanz nos compartió:

«Como biólogo, a mí se me hace absurdo que haya un gen para no reproducirse. Si hay un gen para no reproducirse en cualquier condición, ese gen desaparece rápido. »

Una de las investigaciones sobre la genética de la homosexualidad, decía que estaba relacionada con una región del cromosoma X materno. / Foto: Hornet

Teoría hormonal

Otra teoría que pretende explicar la biología de la homosexualidad es la teoría hormonal. En esta teoría, se postula que son las hormonas los agentes ‘responsables’ de la homosexualidad.

Si regresamos a nuestras clases de biología de secundaria, recordaremos que existe algo llamado ‘hormonas sexuales’, y que las hay femeninas (estrógenos) y masculinas (andrógenos). La concentración de hormonas masculinas y femeninas es diferente en hombres y en mujeres según su sexo. Y es a partir de esto que la teoría hormonal considera que la ‘descompensación’ de estas hormonas podría ser la ‘causa’ de la homosexualidad.

En experimentos con ratones, se había observado que al inyectarles hormonas femeninas a los machos, adoptaban una postura para ser montados por otros machos. Mientras que en las hembras, si se les inyectaban hormonas masculinas, montaban a otras hembras. Así que se pensó que algo así podía ocurrir en nosotros, las y los homosexuales.

La teoría hormonal consideró el papel de las hormonas en la especificación de la orientación sexual con base en experimentos con ratones. / Imagen: Giphy

Pero no fue así. De hecho, los resultados de las distintas investigaciones en esta teoría sobre la biología de la homosexualidad son muy confusos. En algunos sí se observó una menor concentración de testosterona en hombres homosexuales que en hombres heterosexuales. Pero en otros no se encontró diferencia e incluso algunos mostraban que la concentración de testosterona era mayor en hombres gays que en hombres hetero.

En el caso de las mujeres, tampoco se observó mucha diferencia. Sin embargo, las y los partidarios de la teoría hormonal no se rindieron con sus hipótesis y empezaron a fijar su atención en el papel de estas hormonas, no en la persona adulta, sino a nivel perinatal.

Las hormonas y el ‘cerebro gay’

Fue entonces que esta teoría comenzó a investigar el papel de las hormonas en el desarrollo de nuestros cerebros de bebés. Según la teoría, en mujeres lesbianas y hombres heterosexuales, la atracción sexual hacia las mujeres se debe a una alta concentración de andrógenos cuando se está desarrollando el cerebro. Esta mayor concentración de andrógenos da como resultado un patrón de organización cerebral ‘masculino’. Por otro lado, la mayor concentración de andrógenos en el cerebro perinatal en hombres gays y mujeres heterosexuales, da como resultado un patrón de organización cerebral ‘femenino’.

«Las hormonas gobiernan el mundo». De acuerdo con la teoría hormonal, las hormonas podrían ser la ‘causa’ biológica de la homosexualidad. / Imagen: Giphy

Y, en teoría, lo que harían estas hormonas es preconfigurar algunas áreas de nuestro cerebro en ‘modo gay’ para sentir atracción hacia las feromonas de hombres o mujeres, según sea el caso. LEE AQUÍ SOBRE LA TEORÍA HORMONAL SOBRE EL EFECTO ‘BIG BROTHER’ EN LA HOMOSEXUALIDAD.

Teoría neuroanatómica

Pero del estudio del ‘cerebro gay’ se encarga la teoría neuroanatómica. Esta teoría sobre la biología de la homosexualidad dice que ciertas características en la estructura del cerebro podrían ser responsables de la homosexualidad. En concreto, el tamaño de un área del hipotálamo llamada núcleos intersticiales del hipotálamo anterior.

Estos núcleos están relacionados con el comportamiento sexual, y se ha visto que los nucleos INAH2 e INAH3 tienen un tamaño diferente en hombres y mujeres. Tomando esto en consideración, el neuropatólogo Simon Le Vay realizó el estudio más representativo de esta teoría. Le Vay comparó el hipotálamo de 19 hombres homosexuales, 16 heterosexuales y 6 mujeres de orientación sexual desconocida.

La teoría anatómica busca explicar la biología de la homosexualidad en las diferencias en el tamaño del hipotálamo. / Foto: Revista Semana

Le Vay observó el tamaño de los núcleos INAH3 era el doble de grande en los hombres heterosexuales que en los hombres homosexuales y las mujeres. No obstante, entre estos dos grupos, no había diferencias. Fue entonces que el autor concluyó que en las personas que sienten atracción sexual hacia los hombres, la región INAH3 era más pequeña.

Sin embargo, muchas críticas se le hicieron a este trabajo. La más importante fue el tamaño de la muestra, que es muy pequeña para afirmar que el origen de la homosexualidad sea el tamaño de la región INAH3. Además, muchos de los hombres homosexuales que participaron en el estudio murieron de sida, lo cual podría haber afectado el tamaño de los núcleos.

¿La homosexualidad sí tiene una causa biológica?

Como podemos ver, lectores, aunque cada teoría ha aportado información relevante sobre la biología de la homosexualidad, ninguna ha podido afirmar que la homosexualidad esté dada únicamente por factores genéticos, hormonales o neuroanatómicos. Y como bien dice la Dra. Siobhan Guerrero:

«Muy probablemente no exista una y solo una causa maestra. Creo que ese es el error fundamental de todos aquellos que están buscando el gen gay, o que están buscando el trauma, o que están buscando solo un algo».

Pero así como sería equivocado afirmar que la biología guarda el ‘origen’ de la homosexualidad, lo sería decir que no tiene nada que ver. Especialmente si lo vemos desde la pregunta «¿Naces o te haces?». Por ejemplo, si le preguntas a cualquier persona homosexual si ‘nació gay’, la mayoría te contestará que sí. Por lo tanto, la orientación sexual sería algo innato, que es algo con lo que naces.

Si no fuera innata, la orientación sexual sería algo aprendido y la psicología dice que toda conducta aprendida, puede ser desaprendida. Sin embargo, es bien sabido que no se puede dejar de ser homosexual. Ni mucho menos ‘hacer’ a alguien heterosexual, como han buscado las ‘terapias de conversión’. Y entonces volvemos al debate de que si la orientación sexual es innata, debe tener una ‘causa biológica’. Aunque aquí la Dra. Guerrero nos dio otro punto de análisis importante: no todo lo que es innato es genético.

Que algo sea innato no necesariamente significa que sea genético. / Imagen: Giphy

Y sí, la cosa es que, probablemente, ese factor biológico o factores biológicos en la homosexualidad no sean una causa como tal. Sino más bien, como propone la Dra. Soriano, sean una predisposición.

Esta predisposición biológica en conjunto con factores de otro tipo, muy probablemente psicosociales, tendría como resultado que la orientación sexual se especifique de una u otra forma. Pero esa, al igual que las que te presentamos en esta nota, es una teoría más. Al respecto, esta es la postura de la Dra. Guerrero:

«Empiezo a creer de hecho que la homosexualidad, y en general las diversidades sexogenéricas, son lo que se llaman ‘categorías múltiplemente realizables’.

Es decir que distintas razones causales te pueden llevar a eso. Si esto es así, entonces no vamos a encontrar una y solamente una explicación. Si eso es así, vamos a tener que replantear nuestra manera de buscar explicaciones. Porque hemos supuesto que es una, u otra, u otra. ¿Y qué tal si son más de una?».

¿Conclusión?

Aunque podría parecer que quedamos en las mismas sobre la biología de la homosexualidad, sí se han logrado grandes avances. Uno de ellos es dejar de verla como una patología, pues anteriormente las teorías que buscaban explicarla, buscaban su origen en eso: un desequilibrio, un desbalance. Y, como bien indica la Dra. Guerrero, esas teorías ya quedaron bien refutadas.

«Si bien todavía no sabemos cuál es la causa exacta, sí creo que es importante señalar que hemos rechazado hipótesis alternativas de corte patologizante. Algunas explicaciones que lo postularían como una suerte de falla social están descartadas. En ese sentido, sí hemos tenido un avance descartando hipótesis, sobre todo hipótesis nocivas que llevarían a prácticas terapéuticas».

Otra cosa que debemos ponernos a pensar es que sería prudente dejar de estudiar ‘la causa’ de la homosexualidad, y dirigir los estudios hacia conocer la naturaleza de la orientación sexual. Porque así como no se conoce el ‘origen’ de la homosexualidad, tampoco está definido el de la ‘heterosexualidad’, eh. El Dr. Óscar Chávez nos comenta:

«No hay ninguna teoría científica elaborada para explicar la heterosexualidad exclusiva tampoco. Creo que la elección de pareja es más o menos al azar y hay un sesgo cultural para que la pareja sea del otro sexo. Pero eso es un sesgo cultural, y hasta moderno, porque en otras épocas la homosexualidad no estaba prohibida. Todo este enredo de biologizar es reciente».

Así que, queridos lectores, lo que podemos concluir de esta nota es que:

  • Aunque posiblemente participe la biología, la homosexualidad es un fenómeno multifactorial que no está dado solo por genes, hormonas o anatomía.
  • Si bien no se conoce el origen biológico de la homosexualidad, su estudio en esta rama de la ciencia ha logrado refutar hipótesis que la patologizaban.
  • Y, por último, que para tranquilidad de la comunidad LGBT+, en la especificaciones de la orientación sexual intervienen tantos factores que no se puede ni predecir ni evitar la homosexualidad.

Así que, Frente Nazional por la Familia, los LGBT+ seguiremos naciendo y existiendo por los siglos de los siglos, gaymén.

¿Tú qué piensas al respecto? ¿Ya conocías las teorías de la biología sobre la homosexualidad?

Con información de American Journal of Human Genetics, Revista Ciencia y el libro Proceso de Desarrollo de la Identidad Homosexual