Los actos que cometieron estos asesinos seriales contra homosexuales son verdaderamente terribles. / Imagen: EspecialL

La crueldad de estos asesinos seriales sembraron el terror durante muchos años, en especial dentro de la comunidad homosexual.

Estos asesinos seriales de homosexuales realizaron sus terribles crímenes por diversos motivos, ninguno de ellos es justificable. Por ejemplo: inestabilidad emocional, homofobia o como una respuesta a la represión que vivieron por ser gays.

Todos los actos que perpetraron durante muchos años sembraron el terror en la comunidad y le dieron la vuelta al mundo. Secuestro, abuso sexual, mutilación y asesinato son el común denominador en las atrocidades cometidas por estas personas.

Raúl Osiel Marroquín

Raúl Osiel secuestró a seis personas, de las cuales asesinó a cuatro homosexuales. / Foto: Debate

Originario de Tampico, Tamaulipas, Raúl Osiel Marroquín sembró el terror en Ciudad de México en el año 2005. Su lugar favorito para “enganchar” a sus presas fue la Zona Rosa. Después de escoger a su víctima, lo invitaba a pasar la noche en su departamento o en la habitación de un hotel de la zona.

En el lugar ya los esperaba un compañero identificado como Juan Enrique Madrid, con quien torturaba a las víctimas asfixiándolas hasta hacerlas perder el conocimiento. Marroquín solicitaba el pago de un rescate que iban desde los 15 mil pesos hasta los 100 mil pesos.

Durante su detención, Raúl Osiel confesó no sentir remordimiento por sus actos. Creía hacerle un bien a la sociedad al eliminar a los homosexuales. El asesino fue condenado a más de 100 años de prisión. Se encuentra en la Penitenciaria Varonil de Santa Martha Acatitla.

Bruce McArthur

Bruce McArthur sembró el terror en Toronto, Canadá. / Foto: BBC

Conocido como el “jardinero asesino”, Bruce es el responsable de la desaparición y asesinato de ocho personas homosexuales en la ciudad de Toronto, Canadá. Los asesinatos se efectuaron desde 2010 hasta mitad del 2017, mientras McArthur trabajaba como imitador de Santa Claus en un centro comercial y jardinero.

A la mayoría de sus víctimas las conoció en Village, el barrio gay de la ciudad. Estos eran inmigrantes del sur de Asia o Medio Oriente, y aprovechaba que no tenían familia en Canadá. Después de atraerlos, abusaba sexualmente de ellos y los asesinaba. Los cuerpos eran colocados al interior de las macetas en los jardines de las casas en las que trabajaba.

La policía dio con el responsable, ya que este poseía pertenencias de sus víctimas y había ADN de ellos en las armas que Bruce utilizó para asesinarlos. McArthur fue sentenciado a 25 años de cárcel. Después de cumplir la sentencia tendrá la posibilidad de optar por una libertad condicional.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Por usar estimulante, podrían cortarle la berenjena

Jeffrey Dahmer

Para no ser llevado a la penitenciaría, Jeffrey solicitó ser internado en un psiquiátrico. / Foto: Zenda

Jeffrey Dahmer es conocido como “el carnicero de Milwaukee” o “el caníbal de Milwaukee”. Desde temprana edad tenía el interés por abrir los cadáveres de animales muertos que encontraba en el bosque. Es el responsable de 17 asesinatos realizados entre 1978 y 1991.

En julio de 1978 cometió su primer crimen: asesinó a un autoestopista que rechazó su propuesta sexual. Pese a que Jeffrey trató de cambiar, sucumbió ante sus deseos y reanudó los asesinatos, a todos aplicando un modus operandi muy similar: violaba los cadáveres, los almacenaba por días y después los desmembraba.

Tracy Edwards, su última víctima, logró escapar. Cuando la policía cateó el departamento, encontró fotografías de los cuerpos, así como restos humanos en el frigorífico. Dahmer fue condenado a nueve cadenas perpetuas (937 años en prisión). Fue llevado al correccional de Columbia, donde murió a los 34 años de edad, luego de ser golpeado por otro preso con una barra de acero.

Andrew Cunanan

Cunanan cambió varias veces de personalidad para no ser capturado por las autoridades. / Foto: Actitud Fem

Alcanzó la fama mundial —desafortunadamente— por asesinar al diseñador italiano Gianni Versace, fundador de la casa de moda que lleva su nombre. A muy temprana edad, Andrew se dio cuenta de que era homosexual.

Ante la falta de trabajo, Andrew frecuentaba bares y antros gays, ejercía la prostitución y se juntaba con adultos mayores, quienes le ofrecían un elevado estilo de vida; algo que siempre había deseado. Tras una discusión con su amigo Jeffrey Trail, Andrew lo asesinó a martillazos en la cabeza.

Durante el tiempo que huía de la policía, asesinó a tres personas más con un arma de fuego. En julio de 1997 asesinó a su última víctima: el diseñador Gianni Versace, a la entrada de su mansión en Miami Beach, disparándole dos veces en la cabeza. Ocho días después de asesinar a Versace, Andrew se suicidó con un disparo en la cabeza.

John Wayne Gacy

John Wayne ocultaba su verdadera personalidad con un disfraz de payaso. / Foto: Cultura Ocio

Desde pequeño, John Wayne Gacy fue víctima de violencia verbal y física por parte de su padre. Durante años cambió de residencia constantemente, lo cual le provocó inestabilidad emocional. A los 26 años, Wayne fue llevado a prisión durante 18 meses por abusar de un menor.

¿YA LEÍSTE ESTO?
5 señales de que estás listo para una relación

En 1971 llegó a vivir a Chicago, donde cometería una serie de 33 asesinatos. Sus víctimas —todos hombres— iban de los 14 años hasta los 21 años; los invitaba a comer a la casa de “Pogo el payaso”, personaje a quien Wayne interpretaba en su comunidad. Las autoridades empezaron a sospechar de Wayne después de la desaparición de un menor en 1977. La policía detuvo a John en su casa momentos después de haber estrangulado a su última víctima.

Durante los juicios, Wayne alegó padecer problemas mentales. Sin embargo, terminó confesando el asesinato de 33 jóvenes. Las víctimas fueron enterradas en su casa y otros fueron arrojados al río Des Plaines. John fue condenado a varias cadenas perpetuas y a la pena de muerte. Murió por inyección letal el 10 de mayo de 1994.

Fritz Haarmann

Fritz Haarmann asesinó a 27 jóvenes en Alemania. / Foto: Sendas tenebrosas

Este es uno de los asesinos seriales más sanguinarios de la historia. Se le atribuye el asesinato de 27 jóvenes del sexo masculino (no necesariamente gays), aunque la policía especula que pudieron ser más de 100 víctimas.

Fritz Haarmann nació en una familia disfuncional. Sufrió violencia por parte de su padre y su madre lo vestía con ropa de mujer. Pronto, Fritz desarrollaría una atracción sexual hacía los hombres. A todas su víctimas las conoció en la estación central de Hannover. Todos eran jóvenes y pobres, a quienes Fritz les prometía comida y trabajo.

Una vez en su buhardilla, abusaba sexualmente de ellos y les mordía el cuello, arrancándoles carne, la carótida y la tráquea. Haarmann vendía la carne y los huesos de sus víctimas. Varios restos óseos fueron encontrados en el río, cerca de su propiedad. Haarmann fue declarado culpable de los asesinatos y fue sentenciado a la guillotina. Murió decapitado en abril de 1925.

¡Hasta se me puso la piel chinita!

Con información de Cultura Colectiva, Debate, Psicología y Mente, Zenda, Actitud Fem, Harper’s Bazaar, BBC y Psicología y Mente 2.