Zur Klappe algún día fue un baño público, hoy es una galería de arte. / Foto: Marc Martin

Dos jóvenes transformaron un antiguo lugar de cruising en una galería de arte donde se arman las mejores fiestas por la noche.

No cabe duda: el arte y la creatividad no tienen límites. Dos jóvenes berlineses transformaron totalmente un baño público abandonado que solía ser un lugar de cruising. Zur Klappe es el nombre de esta galería de arte que, por las noches, se transforma en un bar alternativo.

El antiguo baño público era frecuentado por la comunidad LGBT+ para encuentros de sexo casual, y hoy es uno de los clubes nocturnos más alternativos de Berlín. Pero este espacio reducido, con paredes llenas de grafiti, es más que lavabos y letrinas viejas.

Mira también: Encuentros sexuales clandestinos se vuelven arte

Las paredes de esta galería aún conservan los grafitis originales. / Foto: Marc Martin

Flint Neiber Sören van Laak vieron en este baño —que alguna vez fue espacio de refugio para la comunidad LGBT+— algo más que muros llenos de letras y mugre. Ahora, sobre esas paredes, cuelgan fotografías y pinturas de diversos artistas.

Este par de jóvenes, además de crear un recinto donde se puede exponer el arte, crearon un bar para los ansiosos de fiesta alternativa. Aunque con un espacio pequeño, muchos DJ de renombre se han presentado en este lugar, que también ha realizado exposiciones que homenajean a esa comunidad LGBT+ reprimida durante los setenta y ochenta.

Mira también: Con dibujos de penes, este famoso pintor declaraba su amor

Aquí te dejamos unas fotografías para que puedas apreciar un poco más este lugar.

Durante la noche es un bar alternativo y exclusivo. / Foto: Marc Martin
Zur Klappe tiene tintes de una verdadera galería. / Foto: Marc Martin
La galería también alberga exposiciones de arte temporales. / Foto: Marc Martin
Tras una pequeña reja se presentan los DJ. / Foto: Marc Martin
Zur Klappe conserva su esencia de baño público. / Foto: Marc Martin
Galería de día, bar de noche, la barra es un atractivo. / Foto: Marc Martin
A pesar de ser un espacio reducido, la barra está superpadre. / Foto: Marc Martin
Algunas de las exposiciones hacen honor al arte erótico homosexual. / Foto: Marc Martin
Nadie imaginaría que bajo el suelo hay una gran fiesta. / Foto: Marc Martin
Esta galería es una parada obligatoria en Berlín. / Foto: Marc Martin

Necesitamos un lugar así en México, ¿no creen, homosensuales?


Con información de El Periódico y Electronicbeats.