Ellas fueron las dos lesbianas que decidieron desafiar las leyes y contraer matrimonio. / Foto: La Sexta

Sí, así como lo lees. Elisa y Marcela contrajeron el primer matrimonio lésbico bajo los preceptos de la iglesia católica. Conoce su historia.

El amor siempre buscará la forma de trascender, no importan los obstáculos. Aunque pudiera parecer increíble, ante el altar de una iglesia, una pareja de mujeres contrajo matrimonio. Y no, esto no es algo reciente, de hecho han pasado más de 100 años desde que esto ocurrió. Esta es la historia de Elisa y Marcela, el primer matrimonio lésbico católico.

La historia de amor de estas mujeres se desarrolló entre los siglos XIX y XX. Elisa y Marcela fueron una pareja de lesbianas radicadas en Galicia, España. A pesar de que lograron su cometido y pudieron estar juntas, la travesía para lograrlo fue bastante difícil.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

El inicio de la historia de amor entre Elisa y Marcela

Elisa Sánchez Loriga y Marcela Gracia Ibeas eran originarias de La Coruña, España. En ese poblado las dos se conocieron aproximadamente en 1885, cuando aún eran unas jóvenes. Desde el principio, el par de chicas desarrolló una atracción la una por la otra y pronto comenzaron a sentir algo más que una amistad.

El lugar donde ambas tuvieron su primer contacto fue en la escuela. Marcela estaba estudiando y Elisa se encontraba laborando en la misma institución. Las aulas eran el escenario perfecto para que su amor se desarrollara, pero los padres de Marcela no estaban de acuerdo con esta relación. Así que la enviaron a terminar sus estudios a Madrid.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Hermoso detalle de un padre a sus hijas lesbianas

Tiempo después, cuando ambas habían terminado la carrera para ejercer la docencia, fueron asignadas a distintas escuelas en pueblos vecinos. Esto les presentaba una oportunidad para estar juntas. Generalmente, Elisa era la que debía caminar todas las noches para ir a visitar a Marcela.

La foto de bodas de Marcela y Elisa / Foto: El País

La pareja decidió legitimar su amor y casarse

Luego de varios años de verse a escondidas y vivir en el anonimato, la pareja de mujeres ideó un plan para poder contraer matrimonio para al fin estar juntas. En 1901, Elisa cambió su nombre a Mario y adoptó una apariencia masculina. Asimismo, cambió su historia diciendo que era un hombre inglés que deseaba unirse en matrimonio con Marcela.

Todo se ajustaba para que el plan saliera a la perfección. Lamentablemente, bastó un día para que el idilio de la pareja se derrumbara. Al regresar a Dumbría —pueblo donde trabajaba Marcela—, los vecinos se dieron cuenta de la realidad y comenzó el hostigamiento y la discriminación en contra de las dos mujeres.

Elisa y Marcela fueron ampliamente acosadas por la prensa y la noticia del matrimonio trascendió hasta los titulares internacionales. Pero los problemas no se detuvieron ahí: la policía y la iglesia también se unieron a la cruzada en contra de la pareja. Ante semejantes ataques, el par partió a Portugal para refugiarse de la discriminación.

Un titular de La Voz de Galicia, reportando el matrimonio de las mujeres / Foto: La Voz de Galicia

El final de la historia de amor lésbico

La pareja de mujeres logró vivir un par de meses de forma normal en Oporto, Portugal. Sin embargo, la policía española solicitaba que se les detuvieran para la extradición. Así, en agosto de 1901, fueron detenidas en Portugal para ser devueltas a su país de origen y poder ser juzgadas por los crímenes de travestismo y falsificación de identidad.

¿YA LEÍSTE ESTO?
¿Cómo volverla loca en la cama según su signo zodiacal?

Para fortuna de Elisa y Marcela, parte del pueblo portugués se solidarizó con ellas y las absolvieron de sus «delitos», quedando en libertad. También en Portugal, Marcela procreó una hija para asemejar más a un matrimonio «normal». Como mujeres libres, ambas decidieron huir a Argentina.

En dicho país sudamericano, Elisa se casó con un hombre mayor de nacionalidad danesa, con la esperanza de enviudar y disfrutar de la fortuna de su cónyuge junto a Marcela. No obstante, el marido de Elisa descubrió su plan al darse cuenta de que estaba casado con la mujer que había protagonizado el escándalo del matrimonio lésbico en España.

Bajo este argumento, el hombre pidió la anulación del matrimonio, que le fue concedido por un juez argentino. Luego de esto, la historia de Elisa y Marcela es desconocida y hasta la fecha poco se sabe de lo qué pasó con ellas y su vida en Argentina.

Actualmente puedes encontrar la película Elisa y Marcela en Netflix, una de las 51 películas que debes ver en el Mes del Orgullo.

Ojalá que después de semejante calvario, ambas hayan podido tener un final feliz.

Con información de Marcela y Elisa: más allá de los hombres, Narciso de Gabriel (España, 2010)