En esta religión lo que se condena es la homofobia. / Foto: Netflix

Existen muchos credos que castigan la homosexualidad. Sin embargo, en esta religión lo que se condena y se considera pecado es la homofobia.

En la actualidad se estima que existen alrededor de 4200 religiones en el mundo. Hay muchas de estas creencias que rechazan a los LGBT+. No obstante, existen otros credos que sí aceptan a todas las orientaciones sexuales. Y aunque suene increíble, hay una religión que condena —aunque no de forma literal— la homofobia y la considera pecado.

La iglesia de Satán fundada por Anton Szandor LaVey ha despertado numerosas críticas desde su creación. Esta nueva religión ha sufrido difamaciones por parte de las corrientes cristianas. Sin embargo, la mayoría de las aseveraciones respecto a las prácticas y creencias del satanismo son meras calumnias.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

Dentro de los preceptos de esta religión hay 9 pecados, 11 mandamientos y 9 declaraciones o reglas que los practicantes deben seguir. Asimismo, en la Biblia de Satán existe un apartado donde se habla de sexualidad. Y a diferencia de muchas religiones, en el satanismo no se castiga a la homosexualidad. Por el contrario, de acuerdo a las reglas de esta fe, la homofobia es mal vista y es condenable.

Anton Szandor LaVey es el fundador de la iglesia de Satán. / Foto: Nación

¿Qué dice el satanismo de la homosexualidad?

En el libro de Lucifer de la Biblia de Satán existe un capítulo dedicado a la sexualidad. En esta parte del texto se hace referencia a la libertad. Y se menciona que dentro de esta religión está bien ser fiel a una persona o satisfacer el deseo y placer con diversos individuos siempre que esto complazca nuestras necesidades.

¿YA LEÍSTE ESTO?
30 libros imprescindibles de la literatura LGBT+ mexicana

Es importante remarcar que en los párrafos siguientes de este libro se aclara que la gente puede optar por vivir su vida sexual y amorosa de la manera que le plazca siempre y cuando no se perjudique de cualquier forma posible a otra persona.

Asimismo, dentro de esta parte de la Biblia de Satán se alienta a los creyentes de la religión a liberarse de los estándares morales impuestos por la sociedad. Según las creencias de la iglesia de Satán, estas reglas no permiten que las personas puedan alcanzar su máximo potencial y plenitud.

La homosexualidad no es condenada en el satanismo. / Foto: Tumblr

¿Por qué la homofobia sería condenable?

Dentro del satanismo existen algunas reglas a seguir y son para que las personas puedan vivir en plenitud y armonía. Al analizar estos mandamientos, las conductas que inducen a la homofobia son consideradas contrarias a las declaraciones de la iglesia de Satán.

El primero de los pecados que Satán condena es la estupidez. Una persona homofóbica se deja guiar por ideas retrógradas e ignorantes. En consecuencia, sus actos son mal vistos en esta religión. Anton LaVey dijo en una ocasión al respecto:

«Es una pena que la estupidez no duela».

La estupidez es el primer pecado en el Satanismo. / Foto: Culturizando

Por su parte, los mandamientos del satanismo invitan a no involucrarse en asuntos ajenos. No seguir estas reglas supondría estar en desacato a los preceptos de la iglesia de fundada por LaVey.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Anuncian un documental de Aristemo

El primer mandamiento de Satán dice «no des tu opinión o consejo a menos que te sea pedido». Esta regla es más que clara y muchos homófobos deberían pensar en ella antes de pronunciar sus palabras de odio.

Por su parte, el octavo mandamiento menciona que las personas no deben preocuparse por algo que no tenga que ver con ellas. Prácticamente esta frase se refiere a no inmiscuirse en los asuntos de los otros. El satanismo profesa la libertad, y este mandamiento refuerza esa idea al recordar que las personas deben dejar a los otros vivir en paz.

El satanismo aboga por la libertad. / Foto: Forum Libertas

Vale la pena mencionar que el último mandamiento de Satán dice que siempre debe prevalecer la paz. Sin embargo, también agrega que ante una agresión las personas deben pedir que esta se detenga. Y si no lo hace, entonces se debe destruir al agresor.

El satanismo ha sido ampliamente difamado y se le ha dado una faceta de maldad. Sin embargo, sus enseñanzas invitan a la libertad y el respeto.

Con información de La Biblia de Satán, Anton Szandor LaVey (1969)