La homosexualidad en animales obedece a factores muy diferentes a los de los humanos. / Foto: Sopitas

La homosexualidad en los animales obedece a circunstancias muy específicas, a diferencia de la homosexualidad en el ser humano.

Según la naturaleza, el macho nace con la predisposición de aparearse con una hembra, pues el objetivo es la reproducción y preservación de la especie. No obstante, muchas especies tienen “conductas” homosexuales, aunque esto no necesariamente sea como en los humanos.

Konrad Lorenz, científico austriaco, dio a conocer en 1995 un estudio realizado a más de 1500 especies para conocer su comportamiento. Del total, aproximadamente 450 practicaban relaciones sexuales homosexuales, cortejos, formaban parejas y criaban.

En la década pasada, la revista Trends in Ecology & Evolution publicó un estudio realizado por el doctor Nathan Bailey de la Universidad de California, en el que se confirma que la conducta sexual entre individuos del mismo sexo se manifiesta en todas las especies del reino animal.

Según el estudio, las conductas varían dependiendo de la especie. Casos que van desde un mecanismo evolutivo y ventajas hasta la incapacidad de diferenciar entre sexos.

¿YA LEÍSTE ESTO?
¿La homosexualidad es o no es genética?

Para ejemplificar esto, a continuación mostraremos dos casos.

Primates

La homosexualidad entre primates se da con fines sociales y de comunicación. / Foto: Pinterest

Entre los primates, el contacto sexual entre individuos del mismo género se da con fines sociales y comunicativos, sin que esto implique un deseo —o atracción— sexual. Dicho comportamiento facilita la integración social y refuerza los lazos de unión entre los miembros, por ejemplo, la ayuda que se brindan ante el ataque de un depredador.

Aves

Roy y Silo son la pareja homosexual de pingüinos más famosa del mundo. / Foto: Perfil Perú

Se ha demostrado que en varias especies de aves, como las gaviotas y los pingüinos, los vínculos son más duraderos entre parejas homosexuales que en parejas heterosexuales.

También se ha demostrado que los machos de estas aves pueden “unirse” para asegurar la sobrevivencia de una cría. Un caso muy famoso es el de los pingüinos Roy y Silo, del zoológico de Central Park en Nueva York: la pareja de machos incubó un huevo que los cuidadores habían colocado.

¿YA LEÍSTE ESTO?
¿La homosexualidad es o no es genética?

La homosexualidad es diferente

Como dijimos al principio, no podemos equiparar la homosexualidad “animal” con la humana, pues en los seres humanos no solo es posible estudiar los comportamientos sexuales sino también las motivaciones, procesos cognitivos y razonamientos detrás de cada orientación sexual.

Thierry Lodé, biólogo francés y experto en sexualidad animal, considera a las prácticas homosexuales en animales como una patología o perturbación, influenciados por la herencia judeocristiana. Es decir: las ideas y pensamientos —buenos o malos— respecto a las prácticas homosexuales en humanos también se les han adjudicado a los animales.

Ya sea en animales o en seres humanos, muchos creen que la homosexualidad es algo “antinatural”. ¿Tú qué opinas?

Con información de Metode y Zoo Portraits.

Tienes que leer también: