Los muxes son una cara de la diversidad en México. / Foto: Organización Radiofónica Oaxaca

México es uno de los países más ricos en cultura. Hoy te hablaremos de las muxes, una cara de la diversidad indígena. ¡Conócelas!

Este espacio es patrocinado por Scotiabank. Un entorno inclusivo y diverso hace posible que clientes y empleados alcancen su mayor potencial. Nos esforzamos por respetar y demostrar aprecio a todas las personas y a aceptar nuestras diferencias y similitudes, independientemente del grupo étnico, género, u orientación sexual.

Cuando se habla de diversidad cultural, México es un país que definitivamente debe ser mencionado. Desde hace varios siglos, la herencia de las culturas que poblaron nuestro país continúa enriqueciendo a las tradiciones mexicanas. En esta ocasión te presentaremos a una de las comunidades más representativas de México: las muxes.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

El estado de Oaxaca es una de las entidades que más aportes culturales ha brindado a nuestro país. En esta región al sur de México aún se conservan tradiciones y costumbres que datan de cientos de años. Esta entidad fue la cuna del pueblo Zapoteco, de donde son originarias las muxes.

Las muxes son personas que al nacer se les asigna el género masculino. Al crecer, comienzan a asumir roles y desarrollar actividades que tradicionalmente están destinadas al género femenino. A diferencia de la población trans, las muxes son consideradas personas de un tercer género. No obstante, dentro de la diversidad pueden existir muxes transgénero o transexuales.

CONOCE LA DIFERENCIA ENTRE TRANSGÉNERO Y TRANSEXUAL.

Las muxes son originarias de Juchitán, Oaxaca. / Foto: Advocate

Las muxes en la familia zapoteca

El papel de las muxes en la región del Istmo de Tehuantepec es de suma importancia para su cultura. En las familias zapotecas, tener a una muxe en la familia es motivo de orgullo y alegría. Lejos de lo que se pueda pensar sobre los prejuicios homófobos que existen, una persona que se asume de esta forma es bien recibida en casa.

Asimismo, para los istmeños resulta muy favorable que uno de los hijos sea muxe, pues desempeñan las labores del hogar que están destinadas a las mujeres en su cultura. Y sumado a ello, las muxes apoyan a los padres hasta la vejez.

Tradicionalmente, los hijos e hijas de las familias zapotecas deben formar una nueva familia y abandonar el núcleo familiar. Esto no sucede con las muxes; ellas se quedan en casa para atender las necesidades del hogar. Y no solo eso, cuando muere la madre —y en algunos casos la abuela—, la muxe asume la autoridad matricial de esa familia.

Las muxes son motivo de orgullo en su familia. / Foto: Matador Network

Las muxes en el contexto social zapoteca

Para la cultura zapoteca, las muxes juegan un papel fundamental en la preservación de sus tradiciones. Ellas son las encargadas de crear y seguir reproduciendo elementos de gran valor étnico en la región del Istmo.

Las personas del ‘tercer género’ son las responsables de la confección de todos los ajuares utilizados por ellas mismas, así como por las mujeres zapotecas en celebraciones de gran importancia. De igual forma, las muxes diseñan piezas de joyería tradicional istmeña que se comercia fuera de sus pueblos.

Aunado a esto, las muxes también organizan algunas de las fiestas más importantes de Juchitán. Estas celebraciones son propiamente religiosas y ellas se encargan de que se realicen de forma correcta. Ser la responsable de la realización de la vela de san Antonio o la de san Jacinto es sinónimo de prestigio social en la etnia.

En el ámbito religioso, las muxes son aceptadas. / Foto: Vive Oaxaca

Podría concluirse que dentro de la cosmovisión zapoteca, las muxes son parte fundamental de su cultura. Y más importante aún, son agentes de preservación cultural y fungen como representantes y exportadoras de las tradiciones de su pueblo.

Finalmente, pese a los estereotipos y altos índices homofóbicos que aún persisten en la cultura mexicana, ser muxe es razón de orgullo por el gran valor cultural que esto representa.

AQUÍ PUEDES ENTERARTE SOBRE CÓMO ERA LA HOMOSEXUALIDAD EN LA CULTURA OLMECA.

La diversidad de nuestro país es fantástica. Y sin duda alguna, las muxes son prueba de ello.

Con información de Colegio de Antropólogos de Chile y Revista de Investigación de la Universidad de La Salle Bajío