El trono de San Pedro se ha pintado de arcoíris varias veces. / Foto: Especial

A lo largo de la historia los LGBT+ han estado presentes en todos lados, hasta en el trono de San Pedro. Aquí te presentamos a los papas que fueron gays.

En la actualidad la iglesia católica reprime y discrimina a la comunidad LGBT+, pero esto no siempre fue así. Tan “abiertos” de mente eran que varios gays se sentaron en la silla papal y dirigieron al rebaño del Señor. En esta nota te presentamos a los papas que fueron gays o bisexuales y también te contamos algunas de sus hazañas.

Pablo II

Pietro Bardo se convirtió en papa en 1464. Este pontífice fue conocido por su extrema vanidad y afición al lujo. Al inicio de su pontificado buscó ponerse el nombre “Formoso II” —traducido como Hermoso II—. Pablo II fue considerado un mecenas de las artes, impulsó además grandes obras en Roma, también durante su papado redujo el nepotismo y la corrupción que imperaba en la iglesia. Entre la curia romana fue apodado “Nuestra señora de las penas”, pues era muy sentimental y dado a las lágrimas.

El papa también era conocido por su afición al sadomasoquismo, según el poeta de la época Bartolomeo Platina, pues gustaba de invitar a jovencitos al palacio papal, donde organizaba horchatas sadomasoquistas. De acuerdo con el libro de Platina, Vitae Pontificum, Pablo II murió mientras tenía sexo con un paje del palacio; la versión oficial dice que murió atragantado mientras comía melón.

Maria Pietissima fue el apodo de este papa. / Foto: Wikipedia

Julio II

Giuliano della Rovere fue conocido como el papa guerrero, pues impulsó diversas batallas para expandir el dominio cristiano. Julio II es también recordado por su gran amistad con artistas como Miguel Ángel, a quien encargó pintar los frescos de la Capilla Sixtina. Mandó levantar la actual Basílica de San Pedro, por lo que es recordado como un papa impulsor de las artes. Y nombró cardenal al que —dicen— fue su amante, Francesco Alidosi; el cardenal Alidosi vivió en el palacio papal junto a Julio II. Los testigos de le época mencionan que las muestras de afecto entre ambos siempre fueron evidentes mientras vivieron juntos.

El papa Julio II sufrió el llamado “mal francés”, o sea la sífilis. / Foto: Archivo Histórico

Sixto IV

Sixto IV fue papa de 1471 a 1484, sucediendo a Pablo II. El papa compartía con su predecesor el gusto por los jóvenes, según los rumores de la época. Este papa fue el encargado de restaurar la Capilla Sixtina —a quien debe su nombre—, llevando un equipo de arquitectos a Roma para restaurarla. Durante su papado la Inquisición tuvo un gran auge, de hecho toleró todos los abusos cometidos cometidos por esta institución. Sixto IV, según cuentan los historiadores y sus contemporáneos, gustaba de jóvenes, hermosos y de buen aspecto. El más conocido fue Giovanni Sclafenato, al que hizo cardenal por su “ingenuidad, lealtad y sus otros atributos de cuerpo y mente”.

El legado más grande de Sixto IV fue la Capilla Sixtina. / Foto: Wikipedia

León X

León X fue un miembro de la prominente familia Medici. El papa León fue también sucesor de otro papa gay, Julio II. Tomó parte en las armas durante el papado de su predecesor, pero cuando llegó al trono papal todo cambió. Al ser un Medici tuvo una formación bastante rica en las artes. Continuó con el trabajo de Julio II en la reconstrucción de la Basílica de San Pedro, y para estas obras empleó a artistas como Rafael y Bramante.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Arzobispo pide que se respete su discurso de odio

Siguiendo la tradición de su familia se volvió también un papa controversial. Mantuvo una relación con Marcantonio Flaminio, el poeta renacentista, al que dio la mejor educación, al que su padre acabó obligando a volver a Bolonia y a renunciar a la carrera en la Iglesia que el Papa le ofrecía por las sospechas de la relación entre ambos.

León X, de la controvertida familia Medici / Foto: Biografías y vida

Julio III

Giovanni Maria Ciocchi del Monte fue el verdadero nombre de este controversial pontífice. El papado de Julio III fue relevante pero no por sus grandes hazañas o legado, sino por el escándalo que le trajo convertir a su joven amante en cardenal. Su pontificado duró relativamente poco tiempo: fue papa de 1550 a 1555, tiempo suficiente para que el palacio apostólico se llenara de intrigas y controversia.

¿YA LEÍSTE ESTO?
¿El rey David de la Biblia fue homosexual?

Innocenzo del Monte fue el sobrino adoptivo del papa. Este joven mendigo fue encontrado en las calles de Parma y fue contratado por la familia como sirviente. Una vez que Giovanni se convirtió en papa, Innocenzo fue designado cardenal. El motivo de este nombramiento, según decían los cardenales contemporáneos de Julio, fue la relación que mantenía el papa con el joven además de los favores sexuales que este le proporcionaba.

Julio III fue recordado por los escándalos. / Foto: Alamy

Pablo VI

Pablo VI es el más reciente en esta lista. Llegó al trono papal en 1963 luego de ser arzobispo de Milán, lugar donde iniciaron los rumores de su homosexualidad. Según confesó el chambelán del papa, Franco Bellegrandi, Pablo VI fue sorprendido una noche en compañía de un joven actor de la época, con quien mantenía una relación sentimental. Estos rumores también fueron secundados por el escritor y activista francés Roger Peyrefitte. Peyrefitte acusó la doble moral de Pablo —que fue uno de los papas más conservadores de la iglesia— por criticar la homosexualidad, siendo él mismo parte de la comunidad LGBT+.

El más actual de los papas gays. / Foto: Infocatólica

¿Se imaginaban que un gay ocupara el trono papal, Homosensuales? Comenten, ¿qué les pareció esta pequeña clase de historia?

Con información de Os Pecados do Vaticano, Claudio Rendina, (Gryphus, 2012), Los Papas y el sexo, Eric Fratinni, (S.L.U. Espasa Libros, 2014) y GLBTQ.