El triángulo rosa fue un símbolo con el que los nazis identificaban a los homosexuales, / Foto: Milenio

El triángulo invertido rosa fue un símbolo con el que se identificó a los homosexuales en la Segunda Guerra Mundial. Ahora es un símbolo de activismo LGBT+.

El periodo comprendido entre los años 1939 y 1945 ha pasado a la historia como una de las épocas más trágicas en la historia de la humanidad. El mundo entero había centrado su atención en el problema bélico que existía entre las principales potencias del mundo y en los estragos que esta ocasionaba. La Segunda Guerra Mundial había cobrado la vida a millones de personas en todo el mundo. Personas cuyo único ‘delito’ era pertenecer al pueblo judío, oponerse a los ideales del nazismo o pertenecer a la comunidad LGBT+.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

Todos los que fueron perseguidos e introducidos a los campos de concentración eran identificados con triángulos invertidos de diferentes colores. Los enemigos políticos se identificaban con el rojo, los criminales con verde, los inmigrantes con azul, los testigos de Jehová con morado y los homosexuales con rosa. Si estos también pertenecían a la comunidad judía, se le agregaba un triángulo color amarillo que apuntaba hacia arriba, formando una figura similar a la estrella de David.

¿YA LEÍSTE ESTO?
La reina que renunció al trono por ser lesbiana
Esquema con el que identificaban a los presos en los campos de concentración. / Foto: ALF

¿Por qué se perseguía a los homosexuales?

Antes de que el nazismo ascendiera al poder en la Democrática República de Weimar (hoy Alemania), la homosexualidad no era perseguida. Aunque el Párrafo 175 del Código Penal prohibía los actos sexuales entre dos hombres, estos tenían la libertad de expresarse moderadamente en público.

Sin embargo, con la llegada de Hitler al poder las cosas cambiaron. El Párrafo 175 sufrió modificaciones: ahora cualquier conducta homosexual era castigada con hasta 10 años de prisión. ¿Por qué? La homosexualidad era considerada un ‘mal’ que podía propagarse con facilidad entre la población, motivo por el que los gays estaban separados del resto de los presos. Además, esta orientación sexual era considerada como una muestra de degeneración racial.

“Homomonument”, en Ámsterdam, recuerda a las víctimas homosexuales de la Segunda Guerra Mundial. / Foto: Out Traveler

Muchos de los presos en cárceles fueron llevados a los campos se concentración para realizar trabajos forzados. El triángulo invertido rosa los ubicaba en la ‘clase’ más baja de todos los perseguidos. Entre torturas, hambre, enfermedades y maltratos vivieron los homosexuales durante la Segunda Guerra Mundial. Por estas condiciones, el índice de muerte en homosexuales fue superior al del resto de los prisioneros; se estima que 7 de cada 10 gays murieron en este periodo.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Él fue el rey que puso de moda los tacones en la corte

Un símbolo LGBT+

Después de concluida la Segunda Guerra Mundial, el triángulo invertido rosa dejó de ser un símbolo de persecución y tomó un significado de opresión y discriminación. La homosexualidad siguió siendo considerada una falta a la moral y un delito, pues el Párrafo 175 continuó vigente muchos años después de terminada la guerra.

Monumento con el triángulo rosa invertido en Sitges, España. / Foto: Pinterest

Fue hasta 1978 cuando la bandera del Orgullo LGBT+ reemplazó al triángulo rosa como símbolo de la diversidad sexual. Esta, a través de sus colores, mandaba un nuevo mensaje al mundo entero: vida, salud, luz, naturaleza, serenidad y espíritu. A pesar de esto, el triángulo rosa sigue siendo utilizado como un símbolo de activismo LGBT+.

En varias ciudad del mundo, como en Ámsterdam, San Franscisco y Tel Aviv, se han erigido diversos monumentos con este símbolo como memorial para las víctimas de la Segunda Guerra Mundial. Además, es un recordatorio para seguir luchando por la igualdad de los derechos humanos.

Y tú, querido Homosensual, ¿sabías el significado del triángulo rosa?

Con información de EcuRed, Gizmodo y Diario Vasco