Él fue Alan Turing, padre de la informática y quien descifró el código enigma. / Ilustración: Valentina Avilés

¿Te has puesto a pensar cómo sería tu vida sin las computadoras? Este invento se lo debemos a un hombre gay: Alan Turing.

Hoy quizá nos resulta inimaginable visualizar nuestra vida sin la tecnología. Muchas personas pasamos por alto cómo fue que llegaron las computadoras a nuestras vidas, así como la forma en que han impactado y han ayudado al progreso de la humanidad. Hoy recordaremos al padre de la informática moderna. Él fue Alan Turing, el hombre gay que nos dio las computadoras.

¿Quién fue el padre de la informática?

Alan Turing nació en Londres, Reino Unido en 1912. Este hombre se dedico al campo de las matemáticas aunque se desarrolló en otras áreas, una de ellas la informática. Desde pequeño el joven Alan mostró interés por los números y los rompecabezas. Esto fue lo que motivaría a Turing a estudiar Matemáticas en Cambridge.

Alan fue una parte clave para la victoria de Inglaterra en la Segunda Guerra Mundial. Cuando se desarrollaba el conflicto bélico, los británicos trataban de interceptar y descifrar los mensajes enviados por los nazis —el famoso código enigma—. Enigma era la máquina utilizada por los alemanes para enviar los mensajes encriptados sin que estos fueran descubiertos por los aliados en caso de ser interceptados.

Por orden del Gobierno británico, Alan Turing dirigió el centro de criptografía de Inglaterra. Fue ahí donde desarrolló Bombe, un ordenador que descifraba esos códigos y permitía la lectura de la información enviada por los nazis.

Gracias a este invento, algunos historiadores consideran que la guerra se acortó. Esta labor hubiera sido prácticamente imposible sin los estudios y el trabajo de Turing. También, gracias a sus invenciones, las comunicaciones entre Winston Churchill y Franklin Roosevelt se mantuvieron blindadas durante el conflicto, lo que también ayudó a que los alemanes no triunfaran en su cometido.

Alan Turing es considerado el padre de la informática. / Foto: Sophiemania

Alan Turing después de la guerra

Una vez finalizada la guerra, Alan dejó de laborar para el gobierno inglés. Sin embargo, continuó trabajando en el campo de la informática. Él se puso el reto de construir una máquina que tuviera las mismas habilidades que el cerebro humano. Así fue como participó en el desarrollo de la ACE (Automatic Computer Engine por sus siglas en inglés). Esta máquina era capaz de realizar más de una tarea a la vez y podía almacenar un programa en su memoria.

¿YA LEÍSTE ESTO?
¿Cómo «comer berenjena» de forma correcta?

Para 1950, con su estudio Máquinas de computación e inteligencia, Alan sentó las bases para la inteligencia artificial. Con esto él pretendía simular las acciones del cerebro en una máquina. Y con ello desarrolló el Test de Turing, una prueba que servía para probar si una máquina es inteligente o no.

La máquina ACE de Turing en 1950 / Foto: Computer History

Un final lamentable para un genio brillante

Alan Turing era gay y, en la época en que vivió, eso estaba prohibido. En 1952 tuvo un percance con su amante, Arnold Murray. A causa de esto Turing fue arrestado y condenado por «perversión sexual» e «indecencia grave». El juez le ofreció dos alternativas poco alentadoras para «pagar por su crimen»: ser encarcelado o someterse a la castración química. Alan optó por la última opción.

Juan José Moreno, catedrático de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la Universidad Politécnica de Madrid, comentó para Muy Interesante:

[Alan] nunca se recuperó del insulto de su condena, porque la consideraba injusta para una persona que había dado tanto por su país.

A raíz del «tratamiento», Alan se sumergió en una terrible depresión. El proceso era a base de hormonas, lo que impactó en otras áreas de su vida. A raíz de la acusación su carrera se vio interrumpida de forma abrupta. Al final Alan Turing tomó la decisión de quitarse la vida ingiriendo una manzana con cianuro. Años después —y como homenaje póstumo—, Steve Jobs diseñó el logo de Apple pensando en la manzana que le quitó la vida a Turing.

¿YA LEÍSTE ESTO?
¿Qué es Colmena 41 y cómo beneficia a los LGBT+?

Fue hasta 2009 que el primer ministro británico Gordon Brown ofreció disculpas públicas por la muerte de Alan. Y en 2013, la reina Isabel II le concedió el indulto de forma póstuma en el aniversario del centenario de su nacimiento.

Steve Jobs realizó un homenaje a Turing con el logo de Apple. / Foto: Poder PDA

El impacto de Alan Turing en la actualidad

La “Máquina de Turing” —como también se conoce a Bombe— es considerada una precursora de los computadoras actuales. Además de esto, Alan vaticinó la idea de inteligencia artificial, un concepto muy adelantado para su época. La realidad es que le debemos mucho a este gran genio, no solo una disculpa y un indulto.

El panorama mundial sería muy diferente si quitaremos el apoyo de Alan Turing. Sin su ayuda probablemente los alemanes habrían avanzado más y el curso de la guerra hubiera sido distinto. Esto sin mencionar que sin sus aportaciones sobre la informática probablemente yo no estaría escribiendo esto y tú no lo estarías leyendo.

No hay duda que Alan Turing fue uno de los genios más grandes de todos los tiempos. ¿Ya conocían esta historia, homosensuales?

Con información de La Vanguardia, The New York Times, Muy Interesante, Vix, CNN y El Mundo

Tienes que leer también: