A tres años de la asacre en Pulse, las cosas no han mejorado del todo. / Foto: El País

Hoy se cumplen tres años de la masacre en la discoteca Pulse en Orlando. A pesar de los lamentables hechos, hay cosas que aún no han cambiado para los LGBT.

El 12 de junio de 2016, 50 personas perdieron la vida a manos de un hombre que perpetró una matanza en la discoteca Pulse en Orlando, Florida. Hoy se cumplen tres años de aquellos lamentables hechos. El pesar por la muerte de las víctimas aún persiste. Uno podría pensar que después de un suceso tan atroz, la situación para la comunidad LGBT+ habría mejorado, pero no es así. Estas son 10 cosas que no han cambiado desde la masacre en Pulse.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

Las leyes y legislaciones

Después de la masacre en Pulse, lo más lógico sería que las legislaciones se reforzaran y se castigara más severamente a los crímenes de odio, pero esto no es así. Según el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, solo 96 países en el mundo han firmado el acuerdo sobre derechos LGBT+. No obstante, no todas estas naciones han modificado sus leyes para sancionar la discriminación por orientación sexual.

Agresiones a las personas LGBT+

Los crímenes de odio contra la comunidad LGBT+ siguen siendo el pan de cada día. Las agresiones no solo son golpes o asesinatos. Tristemente se ha vuelto un tema común que los miembros de la comunidad LGBT+ reciban ataques verbales. E incluso que las muestras de apoyo y visibilidad sean destruidas por motivos homofóbicos.

Los discursos de odio contra la comunidad LGBT+

El atentado de Pulse fue provocado por motivos de odio y homofobia. Pese a que este lamentable hecho fue una prueba de que la discriminación sigue siendo causante de agresiones, las palabras de odio contra la comunidad LGBT+ no cesan. Y hasta pareciera que los ataques contra los LGBT+ han aumentado. Desde esa fecha más grupos antiderechos tratan de apagar el movimiento en pro de la diversidad e inclusión.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Tribunal de Nuevo León protege a diputado homofóbico

Prohibiciones y condenas contra los LGBT+

Ser LGBT+ en algunos países continúa siendo motivo de sanciones y penas irracionales. Resulta inimaginable que una persona pueda ser castigada por amar a alguien de su mismo sexo. Sin embargo, esto persiste. En pleno 2019, todavía hay 70 países en el mundo que continúan criminalizando y castigando a las personas LGBT+. Y parece que esta situación no cambiará pronto.

Discriminación por ser abiertamente LGBT+

Es triste, pero aún hay personas que discriminan a otras por su orientación sexual e identidad de género. De acuerdo con el padre del asesino de Pulse, uno de los motivos del crimen fue que su hijo se indignó al ver a una pareja de hombres besándose en Miami. Y esta discriminación y agresiones no han disminuido, ni parece que vayan a hacerlo. Las muestras de afecto en público siguen siendo un causante de agresión para la comunidad LGBT+.

La intolerancia y el rechazo a la diversidad

El derramamiento de sangre que ocurrió en Pulse debió ser una llamada de atención para que la población se sensibilizara y se abriera al respeto y tolerancia, pero no fue así. Según lo que reporta la Encuesta sobre Discriminación por motivos de Orientación Sexual e Identidad de Género, realizada por el Conapred y la CNDH, 7 de cada 10 mexicanos considera que los derechos de la comunidad LGBT+ no son respetados. Entonces, ¿vivimos en un mundo tolerante e incluyente?

Asesinatos de personas LGBT+

Las víctimas de Pulse perdieron la vida a causa de su orientación sexual. Por desgracia, muchas más se han sumado a estas personas en los últimos tres años. Según el informe de Letra S, Los asesinatos de personas LGBT+ en México: los saldos del sexenio (2013-2018), de 2016 a 2018, a 263 personas les fue arrebatada la vida a causa de su orientación sexual e identidad de género. Es una cifra alarmante, pero lo es más el hecho de que esto siga ocurriendo.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Conductor de Uber agrede a pasajero por ser gay

Las autoridades y los gobernantes abiertamente homófobos

En 2016 parecía que en el mundo se respiraba una ola de progreso, pero era solo una ilusión. En aquel entonces, Obama gobernaba Estados Unidos y todo pintaba para que su sucesora fuera Hillary Clinton. No obstante, la historia fue otra y un gobernante homofóbico llegó a la Casa Blanca. Aunado a ello, este efecto se esparció por el mundo con dirigentes como Jair Bolsonaro en Brasil e Iván Duque en Colombia, por mencionar algunos ejemplos. Ellos junto a otros líderes políticos alrededor del mundo se han pronunciado abiertamente contra la comunidad LGBT+.

Intimidación a la comunidad LGBT+

Uno de los motivos para asistir a un espacio pensado para la comunidad LGBT+ es tener un momento de recreación en un lugar seguro. La masacre de Pulse nos muestra que esto no es del todo cierto. Las intimidaciones por parte de personas y grupos homofóbicos siguen siendo una realidad. Tan solo durante la Marcha del Orgullo de Detroit hace unos días, un grupo neonazi se hizo presente para tratar de agredir a los presentes.

Política de armas y tiroteos en Estados Unidos

Luego del atentado en Pulse se discutió mucho la política de armas que prevalece en Estados Unidos y si debían hacerse restricciones a la misma. No obstante, con el gobierno de Donald Trump estas discusiones quedaron en el olvido. Asimismo, poco más de un año después del tiroteo en Orlando, otra masacre cobró la vida de 59 personas en un festival de música en Las Vegas.

Que esto sea un recordatorio de que aún existe un largo camino por recorrer en materia de tolerancia hacia la comunidad LGBT+.