Estas frases de señora son muy útiles en la cama. / Foto: Las Estrellas

El breviario popular de las frases de señora es muy extenso. Hoy te vamos a decir cómo puedes ocupar estas bonitas palabras en la cama.

Todos, todos sin excepción se saben una frase de señora y de vez en cuando hasta las dicen. La diferencia radica en cuándo se mencionan estas coloquiales palabras. Hoy te vamos a ejemplificar cómo se pueden usar estas frases en la cama.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

«Ando con el Jesús en la boca».

Mejor dicho, andas con la de Jesús en la boca, o con alguna parte de Jesús. Esta frase aplica para cuando te llaman en pleno apogeo de la pasión y no sabes qué responder.

Y qué bien sabe Jesús. / Imagen: Giphy

«Que pase lo que tenga que pasar».

Pues sí, ya qué más te queda decir. Si ya estás a punto de comer berenjena o durazno, pero no estás muy seguro, pues ya, que pase lo que tenga que pasar.

«Se me juntó la lavada con la planchada».

Esta frase claramente ilustra cuando haces un trío y terminaste bien lavado y planchado.

Te va a gustar, en serio. / Imagen: Tenor

«Cuando tú apenas vas, yo ya fui y vine».

¿Alguien dijo multiorgasmo? Esta frase la puedes decir cuando avientas más de un round en una misma sesión.

«Uno ya no está para estos trotes».

Sí, la verdad es que llega cierta edad en que después de echarse un ‘palito’ te cansas y te quedas dormido.

«Oye, solo quiero irme a dormir». / Imagen: Tenor

«Ves la tempestad y no te hincas».

Esta frase aplica para cuando quieres que te den unos buenos lengüetazos —ya sabes dónde—. Pero tu ligue o pareja nomás no agarra la onda.

«¡Por los clavos de Cristo!».

Este dicho lo puedes usar cuando descubres que tu ligue está más dotado de lo que esperabas. Y la sorpresa por esto es mucha.

Es que hay unos que están bárbaros. / Imagen: Tenor

«A fuerza ni los zapatos entran».

Y pues sí, oye. Ponle lubricante o algo, porque si no duele y no se siente bonito. MIRA, AQUÍ PUEDES VER CÓMO PUEDES HACER QUE LA BERENJENA ENTRE FÁCIL AL DURAZNO.

«Donde come uno, comen dos».

¿Quieres hacer un trío y no sabes cómo convencer a tu pareja? Dile esta frase, para que entienda que debe compartir.

Aquí hay cariño para todos. / Imagen: Giphy

«Todo lo quieres peladito y a la boca».

Pues sí, la verdad sí lo queremos pelar con la boca… ah, no, así no va la frase.

«Ya comí, ya bebí, ya no me hallo aquí».

Si no sabes como despedirte de la persona con la que tuviste un encuentro casual, esta frase es la indicada para decir adiós.

Adiós, cuídate. / Imagen: Tenor

«No son enchiladas».

No falta el desesperado que quiere todo a lo fácil y pasar directo a la acción sin darse un besito por lo menos. ¡Oye!, pues si no son enchiladas. ESO SÍ, HABLEN DE TODO LO QUE QUIEREN HACER. LUEGO LOS DUEÑOS DEL DURAZNO PUEDEN INVENTAR ALGUNAS COSAS QUE NO CUADRAN CON LA REALIDAD.

Y hasta aquí estas frases, homosensuales, ¿cuáles otros dichos de señora se les ocurre que se pueden decir en la cama?