No es que los bugas la tengan más fácil, pero no podemos negar que las estadísticas tampoco nos favorecen tanto, entonces no nos pueden culpar por siempre vernos fabulosos y tener bien paradas… las antenas, por si de casualidad el amor de nuestra vida está a la vuelta de la esquina. Pero si sí está ahí, ¿qué tácticas de ligue gay tenemos?

¡Santas estrategias sodomitas, Batman! Si por algo nos destacamos los LGBT+, es por echarle muchas ganas a TOOODOOO lo que realmente nos interesa, desde manifestarnos hasta ligar. Porque a la hora de cambiar el estado de la relación en Facebook, estamos muy alertas. La vida nos puede cambiar en un semáforo o en un baño público. ¿Pero cómo se da ese primer paso?

Salir

#AmigaDateCuenta No me queda la menor duda de que todos ustedes son jóvenes, bellos, exitosos, inteligentes, carismáticos, divertidos, graciosos y tienen un premio Nobel y un Oscar, pero mis amores, el príncipe azul no les va a llegar a tocar la puerta de su casa con el anillo (de compromiso). Hay que salir a la calle y hablar con la gente, ser lindos y abiertos, pero también hay que explorar el mundo virtual. Hoy se puede ligar desde la comodidad, ¿qué digo de nuestra casa? ¡DE NUESTRO RETRETE! El que se atreve a exponerse al mundo es el que termina disfrutando de sus dulces frutos. Mucha gente se siente vulnerable, pero es el primer paso, no se van a ganar la lotería si nunca se compran un boleto. Ni siquiera tienen que frecuentar círculos o lugares gay. Yo he ligado en la escuela, en eventos de networking y en el gimnasio. Aunque oficialmente el objetivo de estos no es ligar, claro que se da, y mucho. Así que, oruguillas, salgan y extiendan sus alas.

Gaydar

Lo segundo de lo que nos tenemos que asegurar a la hora de ligar, ¡ES QUE EL OTRO SE SIENTA ATRAÍDO POR LAS PERSONAS DE NUESTRO SEXO! ¿Cuántos hemos perdido horas, días, semanas, meses y años de nuestra juventud en hombres que, cuando fijan la mirada sobre nosotros, lo único que ven es una imagen distorsionada o borrosa, mientras que a la chica sentada a nuestro lado la ven en alta definición? Para serles franco, mi gaydar (el sexto sentido que tenemos los gay para identificar a otros gay con sólo verlos) es PÉ-SI-MO. Si no es la estereotípica caricatura gay, o si no me lanza indirectas con fuegos artificiales, luces neón y una banda de guerra, ni me entero. Pero bueno, se supone que la mayoría de los gay tienen este sentido súper-desarrollado, así que si pueden, úsenlo, y si no, pues apliquen los otros tips.

Dejarse ver

Ahora toca el otro lado de la moneda. Debemos dejarle claro a los demás que estamos solteros y disponibles. No hablo (nada más) de no usar anillos en el dedo anular, hablo de los códigos que nosotros mismos hemos creado para identificarnos, desde con una pulsera de arcoíris o un botón con una caricatura de Bianca del Río, hasta salir en drag si uno quiere. Hay quien prefiere usar playeras con el estampado de su diva favorita, o jugar con el concepto unisex y andrógino y traer el cabello corto si eres chica o falda y maquillaje si eres varón. Claro que la ropa de tendencia siempre atraerá más atención. Ahora que si no le temes a la ropa ajustada, corta y brillante (pero no vulgar); el gimnasio, la playa o salir a andar en bici o a trotar serán tus mejores aliados.

Usar algo rosa nunca sobra

Estar en contacto con la comunidad

Existen varias opciones. Lo más sencillo es frecuentar el área rosa de las grandes ciudades, o bien, ese bar escondido del pueblo con fama de que de vez en cuando ponen a una tal Sher o a esa que salía en María la del Barrio. Aunque algunas ciudades no tienen una zona delimitada oficial, me consta que bastantes tienen sus rincones famosos, pero esto no es lo único. En la Ciudad de México, por ejemplo, la parte de atrás del último vagón ya se volvió, en hora pico, en el cuarto oscuro más iluminado del mundo (si ya hasta me encuentro a amigos de repente y sirve que nos ponemos al corriente). Nunca está de más preguntarle al amigo bien informado sobre un gym donde las apps de ligue ya hasta se traban y donde, si las regaderas hablaran, no podrían por tener la boca llena de ya saben qué. Además están los eventos LGBT+ como conferencias públicas o en universidades, ferias de libro o festivales de cine, conciertos de Lady Gaga y Madonna, las obras de teatro musical, y la marcha del orgullo obviamente. No quiero estereotipar, pero las estadísticas me respaldan, hay que inclinarnos hacia las mejores probabilidades.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Así se verían de viejitos estos íconos de los LGBT+

Relacionada: Buscando el amor en las apps de ligue ¿es posible?

Contacto visual

Ya nos atrevimos a salir, ya estamos en el lugar correcto, ya lo tenemos en la mira, y ya estamos casi seguros de que al menos en la escala de Kinsey no es un rígido uno. Pasemos al lenguaje universal, lo básico, una tarea que basta con abrir los ojos y sostener un poco la mirada. Ah, y por favor, dejen los lentes de sol en casa (sobre todo si ya se puso el sol y no son Taylor Swift). Serán muy Prada y lo que quieran, pero lo único que van a lograr es que sus ligues potenciales no capten sus señales. Además, personalmente nunca confío en los lentes oscuros, en mi experiencia el 75% de la gente termina siendo de un 15 hasta un 50% menos atractiva cuando se los quita.

Sonreír

Siguiendo con el lenguaje corporal, un buen collar de perlas es BÁ-SI-CO. Esto empieza en casa, con hábitos de higiene rígidos y efectivos. Por amor de Dior, lávense los dientes al menos un par de veces al día, usen hilo dental, la ortodoncia puede llegar a ser muy cara pero lo vale, cuidado con los alimentos muy condimentados (como el ajo) o que se atoren en los dientes con facilidad (como los frijoles, las espinacas y el brócoli), y si les es posible, siempre carguen con un palillo en la cartera y con pastillas de menta. Ya que los dientes están listos para ayudar a aterrizar un avión, practiquen frente al espejo su mejor ángulo y su mejor sonrisa, analicen la forma de su cara, busquen modelos con facciones similares y revisen los ángulos, y salgan a la calle con la mejor actitud. Las sonrisas discretas pero coquetas pueden llegar a ser un arma letal. Si al sonreír, esa persona sonríe también, ya estamos del otro lado.

La mirada o el roce correcto pueden decir más que las palabras

Contacto corporal

El último paso del lenguaje no verbal es rozar sutilmente partes del cuerpo. No demasiado como para hacerlo sentir incómodo (sobre todo si termina no siento gay… oops… I did it again) pero suficientemente claro como para hacerle saber que están interesados. Esto aplica sobre todo en lugares públicos, como conciertos o el transporte público. Y justamente esto es lo que se hacía antes de que llegaran las apps de ligue, este era el paso definitivo entre darle pie o no, ya que a veces las miradas o las sonrisas son algo vagas. Empezar jugueteando con un dedo, luego con dos, luego poco a poco con la mano, basta. Las mejores zonas de su cuerpo son las que puedan no sentirse agredidas, como su mano, su brazo o su espalda. Si se quita, fue su forma de decir que no, y no pasa nada.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Lo que debes saber sobre ser un trabajador sexual

Preguntar

A amigos, familiares y colegas, a compañeros de clase, de departamento y hasta a la vecina, porque al que no ora, Dior no lo oye. “Oye, Rodríguez, ya que terminaste con el reporte, aprovecho para que me aclares una duda. No, no es de la presentación de mañana. Es que fíjate que el otro día vi que en tu muro publicaste una foto de un cumpleaños, y a un lado de ti estaba un wey de buen ver con el cabello rosa. ¿Sabes si de casualidad tiene novio?”. Vaya, se puede hacer hasta directamente, porque lo único que nos debe dar pena es robar y que nos cachen: “Hola, disculpa, ¿puedo interrumpir tantito tu rutina? No quiero que te enfríes, sólo quiero hacerte rápido una pregunta, y por favor no lo tomes a mal, créeme que mis intenciones son las mejores: si no estás saliendo con alguien y si te gustaría hacerlo conmigo alguna vez”.

Saber romper el hielo

Ya cuando tenemos su atención, lo mejor es romper el hielo con temas suficientemente interesantes como para que se empiece a construir la confianza, pero no demasiado intimidante o insistentecomo para ahuyentarlo. Si están en un bar o una fiesta, pueden empezar preguntando con quién viene y qué hizo antes ese día. En un evento de networking obviamente hay que preguntar en qué empresa trabaja, cuál es su puesto, qué estudió, y tener la tarjeta de presentación lista. Eviten temas demasiado generales como el clima o que puedan sonar prepotentes como viajes demasiado ostentosos. Mejor busquen claves en su imagen sobre lo que podría interesarle, como tatuajes, el llavero de una película o un libro, o la imagen de su banda favorita en la pantalla de su smartphone. Y respondan ampliamente cuando les pregunten algo.

¿Te gustan los perros? Ay no me digas, no me di cuenta por el perro que traes cargando

Vuélvete la persona que quieres para ti

El mejor consejo para ligar es no intentarlo, y mejor concentrarse en la transformación personal. No quiero que suene narcisista, me explico: la desesperación es el peor enemigo a la hora de ligar, entre más quiera uno encontrar a alguien, más solo va a estar. Insistir no es atractivo. Entonces, lo ideal es dejar de usar nuestro tiempo en preguntarle a cada persona que veamos si está soltera y disponible, y mejor empezar una dieta, ir al gimnasio, aprender otro idioma o a cocinar, desarrollarnos profesionalmente, viajar con nuestros amigos, leer, en fin… actividades que nos hagan crecer. Es eso lo que nos va a hacer más atractivos para los demás, y en el proceso es cuando la mayoría conoce a alguien, y lo mejor es que al que se lo terminan ligando y al que le aplican todas las anteriores es a uno.

Cuando se trata de ligar, no hay reglas, recetas ni instrucciones. Lo último que les recomiendo es que escuchen al sentido común y a sus instintos, que se salgan un poco de su zona de confort, que nunca dejen de ser ustedes mismos, y que no le teman al error o a que les rompan el corazón, porque va a pasar, pero van a aprender, a levantarse, y estadísticamente ya llegará el bueno.

¿Me faltó alguno? ¿Qué les parecieron? ¿Alguno ya les ha funcionado? ¡Compartan y comenten!