Estos son 7 clichés que no te hacen menos lesbiana. / Foto: Youtube

Como ya sabemos que luego les encanta andar de inventadas, les traemos esta lista de 7 clichés que no te hacen más lesbiana.

Se está poniendo muy de moda decir que tal cosa “es de lesbianas”. O que “una buena lesbiana es la que (inserte aquí la ridiculez de su preferencia)”. Pero, para que no se les olvide que el lesbianismo no es algo que se mida con regla, les recordamos estos 7 clichés que no te hacen más lesbiana.

Ser tomboy o masculina

Por algún extraño motivo, muchas piensan que la mejor forma de ser lesbiana —o al menos la más auténtica— es siendo predominantemente masculina. Y no. Una chava lesbiana puede ser tan masculina o tan femenina como te imagines y eso no la hace ni más ni menos lesbiana. Tenemos que entender que la forma en que una persona decide expresarse, no necesariamente está relacionada con su orientación sexual. Y que la lencha más femenina de las femeninas es igual de lesbiana que la más tomboy de las tomboy.

Ser más masculina es uno de esos clichés que no te hacen más lesbiana. Tomboy, femenina o como seas, mientras te identifiques como lesbiana, eres tan lesbiana como cualquier otra. / Imagen: Tumblr

Mira también: 10 situaciones molestas que entenderás si eres una lesbiana femme

El eterno romance con las camisas de cuadros

Otro cliché asociado con las lesbianas son las camisas de cuadros. Y sí, es un cliché porque aplica para muchos casos. ¿Pero quién puede culparnos? Son calientitas, cómodas y se le ven bien a prácticamente todo el mundo. Lo que quizá sí deberíamos dejar de hacer es tomarlo como un parámetro de lesbianismo. Recordemos, amikas, que una buga también puede usarla y, desafortunadamente, eso no significará que sea de nuestro bando. Aunque, la verdad sea dicha: si algo va a estar dentro de nuestro clóset, que sean nuestras camisas de cuadros y no nosotras

Pensar que todas tenemos nuestro clóset lleno de camisas de cuadros es otro de los clichés que no te hacen más lesbiana. / Imagen: Giphy

“Voltear” bugas

Por motivos que no conocemos ni entendemos, muchas lesbianas creen que el lesbianismo se puede medir (NO). Y, lo peor, que lo puedes medir con cosas tan ridículas como cuántos “tazos” has “volteado” (el tazo es una chica hetero).

Aquí hay que poner las cosas en orden. En primer lugar, si una buga decidió —por experimentar o por las razones que sean— tener algo contigo, lo mínimo que puedes hacer es respetarla y no presumirla como trofeo. A final de cuentas, es un ser humano de quien estamos hablando, no de una medalla de natación.

Y luego está lo de “voltearla”. O sea, ¿sí sabes que no necesariamente por haber tenido sexo contigo ahora es lesbiana? Y si fuera el caso, no es porque tú la volteaste. Sino porque a través de ti se dio cuenta de que le gustan las mujeres. Así que deberíamos tener mucho cuidado con este estereotipo tan popular entre las lesbianas. Porque aparte de ofensivas, hasta ridículas nos vemos presumiendo ”los tazos que volteamos”, hijas.

Mira también: El acoso entre lesbianas existe y necesitamos ponerle fin

Ser gold star lesbian

De una forma parecida al anterior, algunas lesbianas piensan que se es más lesbiana si nunca has estado con un hombre. Faaalso. Qué padre que seas una gold star lesbian y nunca hayas probado el pepino si no se te antoja. Pero recordemos también que muchas otras lo han hecho porque pensaban que es lo que tenían que hacer, ya sea por curiosidad o para “corroborar” si sí les gusta la tortilla… o por ene cantidad de cosas. Y eso no las hace menos lenchas que tú. A final de cuentas, a las dos les gusta deshojar la lechuga, ¿o no? 

El nunca haber tenido sexo con un hombre es otro de los clichés que no te hacen más lesbiana. / Imagen: Giphy

Mira también: Gold Star Gay, la etiqueta que muchos encuentran ofensiva

Haber estado con muchas mujeres

Volviendo a las mediciones, el número de mujeres con las que has tenido sexo tampoco te va a coronar como la reina de las lesbianas. Ese puesto ya lo ocupó Xena.

El número de mujeres con las que hayas tenido sexo tampoco te hará más o menos lesbiana. / Imagen: Giphy

Además, recordemos que calidad mata cantidad, amikas. Lo que cuenta es qué tan bueno fue el agarrón, más que cuántos has tenido. En realidad, a nadie le importa el número de personas con las que has tenido sexo. ¿Así que qué necesidad de hablar de ello, nuevamente, como si las mujeres fuéramos un trofeo?

Mira también: El código de honor de las lesbianas

Ser activa

¿Sabes qué otra cosa no te hace más lesbiana que otra lesbiana? Ser activa. Sí, a lo mejor prefieres dar y te prende más la sensación de tener el control o saber que le estás brindando placer a otra persona. Pero definitivamente eso no te hace más lencha. Ni mucho menos hace a la que está recibiendo el placer menos lesbiana. Mientras a las dos les guste la papaya, las dos son lesbianas (o bueno, bisexuales según corresponda).

Mira también: Activa o pasiva, ¿qué tan necesaria es la etiqueta?

Estar totalmente fuera del clóset

Si hay algo molesto, es la superioridad moral con la que algunas lenchas que están fuera del clóset hablan de “las closeteras”. Amikas, está increíble que ustedes ya hayan vivido su proceso y puedan vivir fuera del clóset. Pero, desafortunadamente, no es el caso de todas. Muchas tienen la situación más complicada y, en algunos casos, hasta corren peligro si salen. No decimos que te metas en una relación con una lenchita de clóset, porque eso depende de cada persona y de qué tan abierta esté a vivir este proceso nada sencillo con otra persona. Pero sí decimos que necesitamos ser más empáticas. Y, por supuesto, que no promovamos esa idea de que una lesbiana fuera del clóset es más lesbiana que una que aún sigue dentro.

Ninguna cosa puede hacerte más o menos lesbiana. Como ya dijimos, no es algo que se pueda medir con regla. Así que anda y ve, lesbiana de mi corazón. La misa ha terminado. 

Mira también: Los 10 mandamientos de la buena lesbiana

¿Qué otra cosa has escuchado a una lencha decir que hace “una buena lesbiana”?

Tienes que leer también: