Estas son algunas de las cosas que, si tuviera la oportunidad, definitivamente le diría a mi yo gay adolescente. / Imagen: Pinterest

Estas son algunas de las cosas que, si tuviera la oportunidad, definitivamente le diría a mi yo gay adolescente.

Si la adolescencia es de por sí complicada, cuando eres gay adolescente puede serlo aún más. No tendría por qué, pero la sociedad se ha encargado de hacernos pensar que algo mal sucede con nosotros. Por eso mismo, te traemos esta pequeña lista de 8 cosas que a mi yo gay adolescente le hubieran gustado saber. Esperamos que a ti, gay adolescente que nos lees, te sirvan.

1. Cuando eres joven, ser diferente es molesto. Pero al crecer, es lo mejor del mundo.

Sentir que eres la única persona en el universo con tus inquietudes (léase: ser LGBT+) es algo terrible cuando eres puberto, porque a esa edad buscamos aceptación y sentirnos parte de algo. Pero cuando crezcas amarás esas diferencias que te destacan entre las otras personas. Y conocerás a más gente que es diferente en las mismas cosas que tú (léase: otros y otras LGBT+).

Estas son algunas de las cosas que, si tuviera la oportunidad, definitivamente le diría a mi yo gay adolescente. / Imagen: Giphy

2. Si alguien te dice que “no te ves gay” es su problema, no tuyo.

No tienes que tratar de encajar en ningún estereotipo de cómo se debe ser gay. No existe una forma fija de ser LGBT+, y si otras personas no lo pueden entender, el problema es de ellos, no tuyo. “Verte gay” o “no verte gay” no cambia quién eres ni que seas gay.

No es mi problema. / Imagen: Giphy

3. Hay más gente LGBT+ en tu escuela de la que te imaginas.

Me encantaría regresar el tiempo y usar mi ahora perfeccionado gaydar para detectar a todas esas maestras, maestros y compañeros que seguramente eran de la manada. Seguro ahora piensas que no, que eres el único o la única. Pero te aseguro que, nada más por estadística, hay más ovejitas arcoíris de las que te imaginas.

Mira también: ¿El radar gay en verdad existe?

4. Salir del clóset no tiene que ser un gran momento de telenovela.

Muchas veces nos pone incluso más nerviosos pensar en cómo vamos a salir del clóset que las reacciones que se deriven de eso. Así que no le metas presión. No porque en las películas armen tremendo performance con nominación al Óscar, tu salida tiene que ser así. Puede ser tan grande o tan simple como tú quieras y te sientas más cómodo.

“Soy, como, supergay, wey”. / Imagen: Giphy

5. No tienes que salir del clóset con todo el mundo.

Si quieres y puedes hacerlo, adelante. Es una excelente forma de dar visibilidad a la comunidad, pero tampoco es tu obligación. A final de cuentas, es una parte de ti que, como cualquier otra, tú decides con quién quieres compartir. Y eso no te hace closetero. Con la única persona con la que tienes que quedar bien es contigo.

Mira también: 8 problemas que enfrentamos al salir del clóset

Estas son algunas de las cosas que, si tuviera la oportunidad, definitivamente le diría a mi yo gay adolescente. / Giphy

6. No porque alguien sea gay y le intereses, tienes que salir con ella/él.

Esta es verdaderamente difícil de aprender y asumir. Pasaste tanto tiempo enamorándote de bugas que cuando al fin conoces a alguien gay sientes que es casi una obligación que pase algo entre ustedes. No es así. Los gays también somos amigos, no comida. Cuando salgas con alguien, que sea porque te gusta como persona, no solo porque también es gay.

7. Las pijamadas son una oportunidad única.

Si aún estás en el clóset, aprovecha tanto como puedas esas pijamadas donde puedes invitar a tu ligue a dormir sin que nadie sospeche nada. Cuando crezcas, serán recuerdos que te sacarán muchas sonrisas.

Estas son algunas de las cosas que, si tuviera la oportunidad, definitivamente le diría a mi yo gay adolescente. / Imagen: Giphy

8. No hay tal cosa como ser “demasiado gay” o “no lo suficientemente gay”.

Que te atraigan sexualmente las personas de tu mismo sexo te hace gay (o bisexual). No hay tal cosa como ser demasiado gay o no lo suficientemente gay. Lo demás son estereotipos que a veces se cumplen y a veces no, y actuar con base en ellos no te hará un “mejor” o “peor” gay.

“Al diablo los demás”. / Imagen: Giphy

¿Tú qué le dirías a tu yo gay adolescente?