Jakub Baryla, de 15 años, protestando contra la Marcha del Orgullo LGBT+ en Plock, Polonia. / Foto: PinkNews

Jakub Baryla, un adolescente homofóbico de 15 años, protestó con crucifijo, rosario y rezos en latín contra una Marcha del Orgullo LGBT+ en Polonia.

El incidente sucedió durante la Marcha del Orgullo LGBT+ en Plock, Polonia. Jakub Baryla, un joven homofóbico que se identifica a sí mismo como un «católico, tradicionalista, conservador y patriota» portó un crucifijo y un rosario para enfrentarse a los grupos LGBT+ que marchaban por sus derechos.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

En un inicio, Jakub había desistido de su protesta por miedo a la respuesta que recibiría. Sin embargo, contó en una entrevista con Polytice que después de ver una imagen de una virgen con la bandera LGBT+ decidió continuar con su idea. ASÍ REACCIONÓ LA GENTE CON LA VIRGEN PINTADA DE ARCOÍRIS.

El joven pidió una cruz en una iglesia que se encontraba cerca del sitio de la marcha. Un sacerdote le prestó un crucifijo y un rosario, y Jakub se paró frente a la comitiva para protestar en contra de las «malas fuerzas» que llevan a la homosexualidad. MIRA ESTE SACERDOTE QUE LE ‘SUCCIONABA’ LOS DEMONIOS A FELIGRESES.

El chico, luego de pararse frente a la marcha, decidió sentarse en el pasto a orar en latín. En ese momento, policías que se encontraban en el lugar pidieron a Jakub Baryla que se retirara. Este se negó y comentó lo siguiente:

«Les dije que no podía [dejar el lugar] porque los participantes de la marcha estaban destruyendo mi fe católica y profanando mi bandera al poner un arcoíris en ella».

Los policías tuvieron que llevarse a Jakub Baryla para que abandonara la protesta; sin embargo, todo fue pacífico. / Foto: The European Union Times

Los oficiales tuvieron que llevarse al Jakub, aunque él mismo aseguró que los policías lo trataron «perfectamente» al levantarlo y quitarlo del lugar.

Los jóvenes crecen a partir de lo que los padres enseñan y muestran en su día a día. Es por eso que, aunque terrible, no nos debería sorprender que algunos adolescentes del siglo XXI sean igual de intolerantes que nuestros bisabuelos. No todos los chicos son así, pues mientras la homofobia crece, la aceptación y el amor también lo hace. ACÁ PUEDES CONOCER SOBRE LOS JÓVENES QUE PROTESTARON CONTRA LA HOMOFOBIA DE SU ESCUELA CATÓLICA.

¿Qué piensan sobre esta ‘protesta pacífica’ por parte de este joven homofóbico? ¿Se han topado ustedes algo parecido en la calle o en alguna marcha? ¡Cuéntennos en los comentarios!

Con información de Pink News, Polytice y Church Militant