Sin remordimiento alguno, enfrenta así a la justicia.

Fueron cuatro largas semanas de juicio las que llevó al jurado a declarar culpable de asesinato en primer grado a Peter Avsenew, un trabajador sexual de 32 años, quien abría privado de la vida a una pareja gay, esto en la casa de la pareja en de la localidad de Wilton Manors, al sureste de Florida.

Kevin Adams y Steven Powell, eran la pareja a la que Avsenew habría asesinado y por la que no mostraría ningún tipo de arrepentimiento.

Los cuerpos se encontraron en su casa, en la localidad de Wilton Manors, con impactos de bala y dentro de dos mantas. El crimen, ocurrido en diciembre de 2010, fue denunciado por la progenitora de Peter, quién enfrentaría a las autoridades para confesar el terrible crimen.

Kevin Adams y Steven Powell, pareja gay asesinada por Peter.

En el juicio, Avsenew nunca mostró algún tipo de remordimiento sobre sus acciones, el acusado incluso envió una carta a la jueza Ilona Holmes, quien llevaba el caso, ahí aseguraba que los homosexuales eran ‘vergüenza para la humanidad’.

Carta de Peter Avsenew, a la Jueza encargada del caso por asesinato a Kevin Adams y Steven Powell; Peter era el autor del crimen.

Los homosexuales son una vergüenza para la humanidad y deben ser eliminados. Estos no fueron los primeros y no serán los últimos (…) Es mi deber como hombre blanco sacrificar a los débiles y cobardes (…) No pediré piedad y no lo lamentaré

Eran algunas de las terribles cosas que Peter escribía a la Jueza.

Según declaraciones de su madre, la hermana de Avsenew fue asesinada cuando Peter tenía 8 años de edad, y en su adolescencia fue abusado sexualmente por su padrastro. El Tribunal se mantuvo firme ante la sentencia.

Peter Avsenew fue condenado a muerte.