La agresión a Juan parece querer quedar impune por parte de las autoridades correspondientes. / Foto: La Gaceta

Su vecino acosador lo intimidó verbalmente hasta llegar a los golpes. Las agresiones siguieron al grado de atacar al hombre homosexual con un ladrillo.

Juan Zelaya es un hombre homosexual de 38 años que vivió una tormentosa situación que, hasta la fecha, lo sigue poniendo en peligro. Zelaya es residente de Tucumán, una provincia de Argentina que está en la mira de todos.

Juan era un hombre de bajo perfil y no le gustaban los problemas, al menos así lo describe Silvia, su hermana. Daniel Manuel Zelayarán, su vecino, era un hombre complicado. Daniel hostigaba constantemente a Juan por su orientación sexual, hasta que un día, las agresiones verbales subieron de todo y fueron más allá.

¿YA LEÍSTE ESTO?
¡Aguascalientes someterá el matrimonio igualitario a consulta popular!
Cuando los vecinos intentaron ayudar a Juan increpando al agresor, este tuvo el respaldo de la policía. / Foto: La Gaceta

Mira también: Asesinan a profesor gay dentro de su domicilio en Puebla

Así se han reconstruído los hechos

Buscando ir a una panadería cercana, Juan salió de su domicilio. Todo parecía normal hasta que comenzó un altercado verbal por parte de Daniel hacia Juan. Los insultos de Daniel no le fueron suficientes, así que empezó a agredir físicamente a Juan.

Aunque algunos vecinos que presenciaban la situación intentaron intervenir, no fue algo sencillo. La furia de Daniel no pudo ser controlada, y él mismo tomó un ladrillo para atacar a Juan.

El riesgo de que Juan pierda el ojo izquierdo es latente. / Foto: La Gaceta

Mira también: Joven homosexual se defiende así de ataque homofóbico

Daniel Manuel logró dejar desfigurado a Juan por los golpes propinados en la cabeza. Un sangrado intracraneal y puntos de satura en la cabeza y en la boca fueron parte de la factura por el lamentable altercado. Ahora, Juan corre el riesgo de perder el ojo izquierdo.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Esposos gays se convierten en padres gracias a Facebook

Aunque familiares de Zelaya asistieron a la comisaría n° 10 a realizar la denuncia correspondiente, el personal de la comisaría no quiso tomar dicha denuncia. Cuando los vecinos que presenciaron el acto quisieron ir a casa de Daniel para increparlo, la policía llegó a defenderlo a él y a su propiedad.

¡No puede seguir ocurriendo esto! No pueden seguir silenciando nuestras voces. ¿Qué opinas, Homosensual? Te quiero leer…

Con información de La Gaceta y TN.

Tienes que leer también: