Esta fue la reacción de incomodidad de dos hombres al presenciar un beso gay. / Foto: Captura de pantalla

Parece increíble, pero aún en pleno siglo XXI a algunas personas les incomoda el amor. Así pasó en Monterrey con un beso que no les gustó a los homofóbicos.

El lenguaje no verbal comunica más que el verbal, y la prueba es este par de hombres. Una pareja de jóvenes gays viajaban en la línea uno del metro de Monterrey, ambos se dieron un beso y compartían muestras de afecto, lo que pareció incomodar a dos hombres que iban sentados junto a ellos. En un video publicado en Twitter se pueden ver las expresiones discriminatorias y de rechazo del par de sujetos homofóbicos.

El usuario de Twitter ‘Lefersh’ compartió un tweet con un video donde un par de hombres observan con desaprobación a dos jóvenes que se dan un beso mientras viajaban en el «Metrorrey». Aunque los sujetos ven con desagrado al par de chicos, pareciera que no pueden evitar mirarlos.

¿YA LEÍSTE ESTO?
¿Qué dijo AMLO en el #DíaContraLaHomofobia?

La persona que publicó el video comentó que «a menos que los hombres funden su propio Monterrey en Marte seguirán viviendo en una ciudad con derechos y libertades». Este es el video completo:

Monterrey, una ciudad no tan tolerante

Monterrey —y en general Nuevo León— no se caracteriza por ser un lugar precisamente incluyente. Aunque la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó avalar el matrimonio igualitario en la entidad, la tolerancia aún no llega a todos los neoleoneses.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Roban antirretrovirales para VIH en el IMSS

La aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo no agradó a todos en Nuevo León. Varios grupos conservadores trataron de impedir que los derechos de las personas LGBT+ fueran una realidad en el estado. El Frente Nazional por la Familia incluso solicitó al gobernador, Jaime Rodríguez Calderón, revocara la orden de la Suprema Corte.

Asimismo, el 30 de abril una pareja de jóvenes que son novios, según dijeron en redes, fueron víctimas de discriminación en Monterrey. Al ingresar a un restaurante tomados de la mano, el dueño del establecimiento los corrió y comenzó a insultarles y hacer comentarios homófobos.

Aunque no les guste, los homofóbicos deberán entender que amor es amor.