Es lamentable que desde la infancia la homofobia se haga presente. / Foto: Tumblr

Casi el 100% de los niños y jóvenes LGBT+ en México prefieren esconder su orientación sexual, pues tienen miedo de sufrir bullying, revela encuesta.

Las escuelas mexicanas continuan siendo un lugar inseguro por el bullying para los niños y niñas LGBT+. A pesar de que se han hecho campañas en contra del acoso escolar, la orientación sexual sigue siendo motivo de discriminación, de acuerdo a una encuesta realizada por la CNDH y la Conapred. Esta reveló que el 92% de los niños, niñas y jóvenes de la comunidad ocultan su orientación sexual por temor a ser agredidos.

El panorama para los LGBT+ en la juventud e infancia no es tan halagador cuando ya han salido del clóset, según datos de la misma encuesta de la CNDH y Conapred, pues 87.7% de los jóvenes ha recibido comentarios ofensivos y burlas, y 26% fueron agredidos físicamente.

El bullying afecta al desarrollo

Las consecuencias del bullying van más allá de las agresiones físicas. El acoso escolar por homofobia también hace que los jóvenes vean truncado su desarrollo. La Coalición de Organizaciones contra el Bullying por Orientación Sexual, Identidad o Expresión de Género en México, reveló que en 2017 el 38.8% de los jóvenes de entre 13 y 20 años de edad abandonaron sus estudios por sufrir bullying homofóbico.

Los datos muestran que el panorama continúa igual o peor. No solo es abandono escolar, la encuesta de la CNDH y Conapred también reveló que el 66% de los jóvenes tiene dificultad para prestar atención, 33% presenta malas calificaciones y el 75% evita ciertas áreas de los planteles par no sufrir agresiones.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Los 10 países más homofóbicos del mundo

El motivo de estas últimas es el simple hecho de ser LGBT+. Según testimonios recabados por la Coalición antes mencionada, muchas de las víctimas nunca denunciaron a sus agresores con los profesores y autoridades escolares, por pena o vergüenza de la situación, aunado al temor de sufrir nuevamente discriminación por parte de las autoridades.

El desarrollo de niñas, niños y jóvenes se ve truncado pues al sufrir acoso no están al 100 en sus actividades. / Foto: Pinterest

El acoso trunca vidas

Lo más alarmante de esta situación es cómo el acoso se convierte en un factor del suicidio. Julia Suárez, de Conapred, alertó que el 48.7% de los jóvenes encuestados ha tenido pensamientos suicidas y que al menos el 21% intentó quitarse la vida en por lo menos una ocasión. Suárez agregó que cuando la persona se identifica como trans, la cifra en cuanto a pensamientos suicidas se dispara hasta el 70%.

Es preocupante que estas cifras sean tan altas. Sufrir tanto acoso como para que los jóvenes lleguen a pensar en el suicidio y —peor aún— que intenten quitarse la vida, es verdaderamente lamentable. La orientación sexual no debe ser motivo de acoso, mucho menos de suicidio.

El “rincón de los putos”: testimonios del bullying

Homosensual platicó con David, quien estudió en la Preparatoria 5 “José Vasconcelos” de la UNAM y nos dio un ejemplo del bullying que sufrió en la preparatoria:

Cuando iba caminando por los pasillos me gritaban: ‘Mira, ahí va el puto’.

Además, David nos contó que en la Prepa 5 la comunidad LGBT+ era segregada, pues menciona que los jóvenes LGBT+ de la escuela se reunían en una parte del plantel “para estar seguros”. Asimismo, el resto de la comunidad estudiantil evitaba acercarse a ese lugar pues era el “rincón de los putos”.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Conoce la historia de estos asesinos seriales de homosexuales

Homosensual también habló con Sebastián, un joven abiertamente gay que sufrió bullying homofóbico desde la primaria. Recibía bastantes comentarios por no encajar en el estereotipo de lo que “debía” hacer un niño, y asegura que el acoso no solo venía de sus compañeros:

En el tercer año de primaria no solo sufrí acoso de mis compañeros, también de un profesor, pues llamó a mis papás porque creía que era gay.

Afortunadamente, Sebastián nos cuenta que su familia siempre lo apoyó y no dejó que el bullying lo afectara.

El bullying no siempre viene de los alumnos y es lamentable, porque se fomenta esta conducta. / Foto: iStock

La educación es un factor esencial

La educación juega un papel fundamental para combatir el acoso. Fausto Gómez, psicólogo y responsable de la Comisión de Género del SUAYED FES Iztacala, declaró a Animal Político que cuando los niños crecen en un ambiente machista y homófobo, replican estos comportamientos en los ambientes donde se desarrollan. Además, si los niños, niñas y jóvenes LGBT+ crecen en este ambiente, difícilmente se atreverán a denunciar o buscar apoyo en el círculo familiar, por temor a sufrir más acoso.

Es necesario que la diversidad y la inclusión se incluyan en la agenda educativa nacional, pues a pesar de que la comunidad LGBT+ ha avanzado en la lucha por los derechos humanos, las cifras de violencia no disminuyen. Al contrario, pareciera que van aumentando. Y como lo menciona el psicólogo Fausto Gómez, la educación es una cuestión clave para que esto se detenga.

Dígannos, Homosensuales, ¿ustedes han sufrido bullying por ser LGBT+?

Con información de La Jornada y Animal Político.

Tienes que leer también: