¿Qué está pasando y qué necesita el movimiento LGBT+? / Imagen: Curve Magazine

La lucha por el respeto a los derechos ha sido amplia. En este especial hablaremos de lo que necesita el movimiento LGBT+ para lograr su cometido.

La lucha por el reconocimiento de los derechos LGBT+ lleva varias décadas. Es innegable mencionar que sí se han logrado diversos logros durante el tiempo que el movimiento ha existido. No obstante, aún existen prejuicios y tabúes sobre la comunidad. Aunque se ha avanzado en materia de igualdad faltan cosas por hacer. En este especial hablaremos sobre ello.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

En primer lugar, hay que dejar claro cuál es el objetivo de los LGBT+. Bruno Chávez, encargado de proyectos especiales del Museo Memoria y Tolerancia de Ciudad de México, habló en exclusiva con Homosensual sobre este punto.

Él nos comenta que lo que el movimiento LGBT+ busca es la tolerancia, pero sobre todo, el pleno reconocimiento y respeto de los derechos de las personas de dicha población. Asimismo, Bruno comentó que otro de los objetivos es el derecho a poder decidir de qué manera viven su vida.

¿Qué necesita el movimiento LGBT+? / Foto: ArtPic

Se necesita más visibilidad

En exclusiva para Homosensual, Ophelia Pastrana, activista de la comunidad LGBT+, mencionó que lo que se necesita es dar mayor visibilidad a esta población. Ella comenta que la aceptación es algo que ya se vive actualmente. Sin embargo, se necesita que las personas alcen la voz.

Ophelia considera que quienes pertenecen a la comunidad LGBT+ deberían asumirse como tal y comunicarlo. La razón de hacer esto es que, con esta acción, más individuos se daría cuenta de que las personas LGBT+ están más cercanas de lo que creen. Y en consecuencia esto ayudaría a cambiar su perspectiva.

Una prueba de esto es que el 20% de la población millennial en Estados Unidos se identifica como LGBT+, según comentó Ophelia Pastrana. Traducido en números, esos son 30 millones de personas, lo que equivale a la población entera de Colombia o a los votantes de AMLO en México.

«Es mucha gente, no somos minoría. Pero hay tanta gente que calla su orientación sexual que se cree que el ser gay es “cosa de allá los raros esos lejanos de la tele” cuando sus propios hermanos son gay».

Compartir historias es compartir esperanza

Alex Orué es director de It Gets Better México y activista por los derechos de la comunidad. En entrevista exclusiva con Homosensual, él nos comentó que cuando una persona comparte su historia de vida se empodera y alienta a otros a hacer lo mismo. Asimismo, con esto se crea esperanza, pues las personas que aún están en el clóset se dan cuenta de que existen muchas otras —así como organizaciones— que pueden brindarles apoyo.

Alex recalcó que las personas que ya tenemos el privilegio de ser visibles debemos compartir nuestra experiencia en nuestro círculo de influencia. No importa si llegamos a 1 o a 100 personas, cuando hablamos del tema se está dando visibilidad a la comunidad LGBT+. Y además, con estas acciones se está concientizando a la población.

La visibilidad también ayuda a que los grupos antiderechos sepan que existimos y no somos una moda.

«La homofobia y transfobia no son ‘opiniones‘, son discursos de odio, los cuales no están amparados por la libertad de expresión. No lo digo yo, lo dice la SCJN».

Ver esta publicación en Instagram

?️‍??#itgetsbetter #pride

Una publicación compartida por Alex Orué ?️‍? (@alex_orue) el

Tolerancia informada

Las poblaciones no deberían discriminar a absolutamente nadie, pues en algún momento estarían afectando a alguien que conforma su realidad. Bruno Chávez comentó que la solución a esto es que todas las personas sin excepción practiquen una tolerancia informada y responsable.

La tolerancia responsable invita a las personas a convivir en armonía respetando las diferencias. Pero sobre todo, cuando alguien está informado se puede dar cuenta de que en algunos momentos la tolerancia deja de ser una virtud.

Es decir, las personas LGBT+ no deben agredir a otros ni utilizar la discriminación como estandarte de la defensa de sus derechos. Sin embargo, la comunidad jamás deberá soportar actos y discursos de odio, porque estos violentan la ley y en consecuencia los derechos y dignidad de las personas.

«Cuando violentamos los derechos humanos de una persona, aunque sea la más malvada, abrimos la puerta para que se vulneren los derechos de todos».

Todos y todas tenemos que practicar la tolerancia. / Imagen: Tumblr

Exhibir a los agresores

La no agresión es una premisa que debe estar bien implantada en el movimiento LGBT+. No obstante, esto no significa que no se pueda poner en evidencia a los grupos y personas que atentan contra los derechos de la comunidad. Ophelia Pastrana hace hincapié en este punto, pues considera que la población debe enterarse de las ‘hazañas’ que estas organizaciones intentan lograr.

Asimismo, la comunidad debe aprender a respetarse y sobre todo a aceptar a las personas, sin importar las diferencias. Ophelia dice que la comunidad LGBT+ debe dejar atrás la endodiscriminación y cuestiones tóxicas que solo dividen.

Por último, Ophelia Pastrana deja este mensaje para los grupos y personas antiderechos:

«Yo solo les recordaría que el que ellos piensen que nosotros queremos imponernos injustamente sobre ellos, no solo es falso (queremos compartir los espacios con igualdad), sino que además es una confesión de que ellos saben que se están imponiendo injustamente sobre nosotros».

Las agresiones no pueden quedar en silencio. / Foto: ABC

Aún faltan cosas por hacer dentro y fuera de la comunidad para llegar al pleno goce y respeto de nuestros derechos. Sin embargo, nosotros podemos ayudar a que esto se logre.