Esta es la región más peligrosa para las lesbianas. / Imagen: Alternos

El número de crímenes y ataques violentos por lesbofobia han posicionado a esta región como la más peligrosa para las lesbianas.

En un mundo utópico, todas las personas viviríamos en paz, respetándonos y apoyándonos unos con otros. Obviamente que desde el punto de vista LGBT+, lo ideal sería una sociedad que no discriminara y que reconociera a las personas de la diversidad como iguales. No como «anormales», «desviados» o «un mal que debería desparecer». A pesar del avance en materia de derechos LGBT+ en varios países, la realidad para nuestra población aún es de persecución, inseguridad y temor.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

Desafortudamente, en América existe la «zona roja» para las lesbianas. Este término es empleado por miles de personas para referirse a la Región de Valparaíso (también conocida como «La Quinta»), una de las 16 regiones que conforman al país de Chile. Dicha expresión ha sido retomado por la cadena británica BBC para calificar a esta región chilena como la más peligrosa para las mujeres lesbianas.

Ataques contra «camionas»

No es casualidad ni simple capricho que esta región de Chile sea considerada como la «zona roja» para las lesbianas. En los últimos años se han registrado una serie de asesinatos por lesbofobia que bien podrían entrar en el género gore. La BBC recopiló las historias de tres mujeres «camionas» que fueron privadas de la vida en dicha región: Nicole Saavedra, María Pía Castro y Susana Sanhuenza.

Cabe mencionar que el término «camiona» deriva de la palabra «camionera». Y hay personas que usan esta expresión para referirse a las mujeres que son lesbianas y de apariencia masculina. Es decir, tener el cabello corto y vestir ropa de hombres. Estas características no son aceptadas en una sociedad altamente conservadora y machista como lo es Valparaíso.

Con las manos atadas

Nicole Saavedra fue una víctima de lesbofobia en Valparaíso. / Foto: El Desconcierto

La noche del viernes 17 de junio de 2016, Nicole Saavedra, de 23 años, acudió con sus amigos a una fiesta en la localidad de Quillota, a media hora del poblado donde vivía, El Melón. Al mediodía del sábado, la mamá se percató de que su hija aún no había regresado de la fiesta, por lo que empezó a preocuparse. Nicole no respondía las llamadas ni se había conectado por WhatsApp. Sin embargo, algunas horas antes había publicado un video en su cuenta de Instagram donde se le veía disfrutando de la fiesta.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Iglesia de Morelia invita a los LGBT+ a convertirse

Un año antes, Nicole había sufrido un ataque lesbofóbico por parte de un integrante de una pandilla neonazi, pues siempre se manifestaba orgullosa de ser «camiona». Este hecho aumentaba la sospecha de que hubiera sufrido un nuevo ataque. La larga espera culminaría una semana después, el sábado 25 de junio. La noticia fue abrumadora: la policía había encontrado el cuerpo de Nicole en los terrenos de una granja.

De acuerdo con las autoridades policiales, la joven «camiona» había sido golpeada salvajemente en la cabeza. Su cuerpo también presentaba varias heridas abiertas y hematomas. Sus manos habían sido atadas por la espalda. En sus bolsillos fue encontrada su billetera, evidenciando que no se trataba de un asalto. Desafortunadamente nunca se pudo dar con el o los responsables del asesinato de Nicole Saavedra.

Contra una discoteca LGBT+

El incendio de la discoteca “Divino” se dio en la región más peligrosa para las lesbianas. / Foto: El Desconcierto

La ‘paranoia’ de la comunidad lésbica y trans de «La Quinta» estaba latente después de la tragedia ocurrida en la discoteca ‘Divine’. Este era el punto de encuentro LGBT+ más importante de Valparaíso a principios de la década de los 90.

Después de haber estado en remodelación durante unos meses, la discoteca reabrió sus puertas en septiembre de 1993. Ese mismo día, la selección chilena de futbol se había impuesto sobre la polaca, por lo que varias personas habían acudido a la discoteca para celebrar el triunfo deportivo. Al interior la población estaba conformada principalmente por gays, lesbianas y drag queens.

Sin embargo, a las pocas horas, un incendio consumiría rápidamente el establecimiento, cobrando la vida de 16 personas. Los cuerpos pudieron ser identificados gracias a las piezas dentales. Aunque las autoridades dijeron que el accidente fue provocado por los cables dañados, los pobladores aseguraron que la discoteca ya había recibido amenazas.

En una ladera

María Pía Castro fue una de las primeras víctimas en Valparaíso, la región más peligrosa para las lesbianas. / Foto: BBC

Casi ocho años antes del asesinato de Nicole, ya se había registrado otro crimen de otra «camiona» de la región. Se trataba de María Pía Castro, de 19 años. Ella era una joven apasionada del futbol, el «deporte de los hombres». Por su conducta y vestimenta masculina siempre fue objeto de burlas y discriminación. No obstante, nada de esto fue impedimento para que ella se sintiera orgullosa de ser «camiona».

¿YA LEÍSTE ESTO?
Chico se pone vestido y defiende a su hermano del bullying

Desafortunadamente en febrero de 2008 fue víctima de lesbofóbicos que le arrebataron la vida de una manera muy cruel: después de haber recibido varios golpes en la cabeza, mismos que le provocaron la muerte, su cuerpo fue arrojado a una ladera. En este lugar, los agresores le prendieron fuego. En este caso tampoco hubo detenidos.

Dentro de una bolsa

El crimen de Susana Sanhueza es de los más recientes en Valparaíso. / Foto: T13

En marzo de 2017 se cometió otro asesinato de una joven de 23 años, también lesbiana. Sin embargo, Susana Sanhueza no era «camiona». Ella trabajaba para una organización protectora de animales en el Archivo Municipal de San Felipe. Al interior del inmueble, la joven se encontraba con su compañero Cristian Muñoz, quien estaba enamorado de ella.

Ese fue el último día que los familiares tuvieron contacto con Susana. Una semana después de su desaparición, autoridades policiales encontraron su cuerpo al interior de una bolsa. El crimen había sido cometido en el lugar menos pensado: dentro de las instalaciones del Archivo Municipal.

De acuerdo con las declaraciones de Cristian, Susana había tenido convulsiones mientras se encontraban juntos. Él la había creído muerta, por lo que simplemente decidió esconder el cuerpo de la mujer en la bolsa de plástico. En todo momento aseguró que él no la había matado. No obstante, la familia de la mujer lo acusó de haberla privado de la vida por no corresponderle sus sentimientos.

La región más peligrosa

Estos casos no son los únicos que se han registrado en la Región de Valparaíso. De acuerdo con la BBC, cada semana se reportan varios ataques por lesbofobia, principalmente contra las «camionas». La ola de violencia que atraviesa esta región de Chile le ha valido el título de la «zona roja», la región más peligrosa para las lesbianas de Chile y de América.

Es una situación muy difícil la que se vive en Valparaíso, la región más peligrosa para las lesbianas.

Con información de BBC y CNN