Entre las tías que no dejan de preguntar por la novia, el hecho de que extrañas a tu pareja/ligue y el exceso de calorías que seguramente vas a ingerir, la verdad es que a veces las fiestas decembrinas se pueden convertir en un drama cuando tu familia es homofóbica… o como les gusta decir al Frente Nacional x la Familia: “Respetan, pero o sea, no es normal”.

Regresar

1. Si no has salido del clóset.

Puede que lo más incómodo de pasar las fiestas de Navidad, Año Nuevo, etcétera sea muy incómodo cuando tus familiares demuestran constantemente su rechazo hacia la comunidad LGBTI+ mientras tú te resguardas en el clóset y no tienes idea de cómo salir huyendo. Es importante que sepas que no estás solo/a y que además, la mayor parte de los argumentos homofóbicos que nuestros padres o familiares repiten, provienen de la ignorancia y la falta de sensibilidad con el tema de la diversidad sexual.

No te aconsejamos que salgas del clóset ante tantas personas y en medio de una fiesta, ya que no todos puede reaccionar de manera positiva. Recuerda que al salir del clóset, no solo tú realizas un cambio en tu vida, además produces un efecto en aquellos con los que te sinceras. Por ello, debes sentirte cómodo en todo momento y aprender a ver el clóset como un refugio y no como un encierro.


Regresar

Si todo lo anterior no funciona,
lanza un puño de glitter al aire y sal de ahí.