Con esta ley el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, podría ir a la cárcel. / Foto: Especial

Al fin se podría poner un alto al presidente de Brasil y su discurso de odio. Por una nueva ley, Jair Bolsonaro podría ir a la cárcel por homofobia.

El Supremo Tribunal Federal de Brasil ha emitido un dictamen que estipula que la homofobia ahora será considerada un delito. Aunque el Congreso de Brasil —de mayoría conservadora— se opuso a la medida, el máximo órgano judicial del país tipificó estas acciones como un delito equiparable al racismo. Con esta medida, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, podría ir a la cárcel por su discurso homófobo.

Los legisladores pertenecientes a partidos conservadores de corrientes evangélicas se pronunciaron en contra de la nueva ley. Según lo comentado por el Supremo Tribunal, las penas por homofobia podrían alcanzar hasta los cinco años de prisión. Ocho de los 11 jueces del Tribunal Federal apoyaron la iniciativa, pues el parlamento se negó a tipificar este delito.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

Por supuesto, muchas personas ya han salido a criticar esta ley que protege a las personas LGBT+ de Brasil. Entre los detractores de esta medida se encuentra el presidente Bolsonaro, quien sin pena ni miedo ha dicho que preferiría tener un hijo muerto que homosexual. Si el presidente brasileño continúa con su discurso de odio, podría pisar la prisión o al menos ser multado.

¿Le dio miedo la nueva ley, señor presidente?. / Foto: Línea Directa

¿Qué dice esta maravillosa ley?

Esta nueva legislación sanciona los actos de odio motivados por homofobia con penas que incluyen multas y pueden alcanzar una pena máxima de cinco años de prisión. Algunos grupos religiosos criticaron la ley, pues argumentaron que se les restringe su libertad de culto.

La ley dice que si bien las personas pueden manifestar su oposición a la orientación sexual e identidad de género de los LGBT+ —lo que no está tan padre—, no se permitirá que propaguen discursos discriminatorios o que inciten al odio y violencia en contra de la comunidad.

Con esta nueva ley aprobada, el presidente Jair Bolsonaro ya no podrá seguir esparciendo su verborrea homofóbica a través de sus redes sociales, discursos, políticas o en ningún otro espacio. De lo contrario, podría terminar encarcelado.

Bien por el Supremo Tribunal Federal de Brasil que decidió proteger los derechos humanos pese a la presión existente.

Con información de El País y La Jornada