En el Reino Unido de los 80’s, durante el gobierno de la “Dama de HierroMargaret Tatcher, se dieron reformas laborales que pusieron en riesgo las condiciones laborales de los mineros, de los principales sectores de la clase trabajadora británica.

Ante esta injusticia, se formó el grupo Lesbians and Gays Support the Miners, el cual buscaba recaudar fondos y posicionarse políticamente para apoyar a este sector. Sin embargo, al principio su ayuda no fue bien recibida.

Hablo de la historia en la que se basa la película Pride (2014), que nos muestra cómo ante cualquier causa, si buscamos equidad no podemos hacer caso omiso de las injusticias que afectan a otros sectores de poblaciones, aunque nuestra ayuda no sea bien vista por los demás.

El pasado sismo del 19 de septiembre movilizó a toda la sociedad civil por igual. Por días, no importó quién eras, de dónde venías, a quién amabas ni cómo vestías. Por días sólo importaba que nos ayudaremos, nos organizáramos y nos confortáramos unos a otros. Grupos feministas no dejaron pasar la injusta reacción de rescate a las trabajadoras costureras de la colapsa da fábrica de Chimalpopoca. Animalistas de daban a la tarea de dar refugio y alimento a las mascotas extraviadas en el caos, ayudando a sus humanos a reencontrarse con sus seres amados de cuatro patas. Brigadas de rescatistas e ingenieros de países aliados reforzaron su amistad con México. Y de igual manera como comunidad nos hicimos presentes las poblaciones LGBT.

Punto de reunión de la Bigada LGBT en Metro Eugenia, 21 de Septiembre de 2017.

Nos hicimos presentes en cada una de las brigadas de rescate en las zonas afectadas y gestionando centros de acopio para ayudar a las personas damnificadas. Nos hicimos presentes en la cobertura por medios de comunicación, digitales y tradicionales. Nos hicimos presentes en las brigadas de médicas en la atención de urgencias a las personas recatadas de los escombros. Nos hicimos presentes en el análisis de datos en redes sociales para gestionar y optimizar los recursos en los lugares que se necesitaran. Nos hicimos presentes en el ofrecer nuestros propios hogares de refugio a amigos y extraños por igual que lo perdieron todo. Somos de esas comunidades trasversales, que podemos encontrarnos en todos lados, con muchas rostros, talentos y vocaciones.

Y así como nos hicimos presentes de manera anónima, también estuvieron aquellas personas que se organizaron bajo nuestra bandera para salir a apoyar con su tiempo, dinero y talentos, así como lo hicimos en los 80’s con los mineros. ¿Por qué visibilizarnos bajo estas circunstancias?

Cuando hemos sido oprimidos y hemos sido objeto de tanta violencia sistémica históricamente, que vean nuestra solidaridad es humanizarnos, que nuestra ayuda es igual de digna y que somos parte esencial de la sociedad en la reconstrucción del país.

Brigada LGBT.