La bandera surgió como un símbolo de identidad para la comunidad LGBT+. / Foto: ViveUSA

La bandera LGBT+ es una de las más populares del mundo. Fue creada como símbolo para esta comunidad y para que sus miembros pudieran identificarse con ella.

Harvey Milk, un servidor público de EE. UU. abiertamente homosexual, motivó al diseñador y activista Gilbert Baker para crear un símbolo con el que la comunidad LGBT+ se pudiera identificar y presumir con orgullo, por lo que una bandera era la mejor opción.

«Nuestro trabajo como personas gays era salir públicamente, ser visibles, de vivir en la verdad […] de salir de la mentira. Una bandera encaja con esta misión porque es una forma de proclamar tu visibilidad, o decir: ‘¡Este es quien soy!’».

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

Para diseñar la bandera, Baker era la persona idónea, pues era una drag queen con un presupuesto limitado, por lo que se veía en la necesidad de coser sus propios vestuarios. Además de dominar la técnica, tenía la sensibilidad y el compromiso para hacerlo.

Gilbert Baker cosiendo la primera bandera monumental del orgullo LGBT+. / Foto: Shangay

Algunos años antes, durante la Segunda Guerra Mundial, los homosexuales habían sido identificados con un triángulo rosa, el cual, con el paso de los años, pasó de ser un símbolo de condenación a uno que la comunidad gay portaba con orgullo.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Conoce el famoso 'Tamal de arcoíris' de Tlaquepaque
Este es el origen de la bandera LGBT+. / Imagen: Homosensual

Para el diseño del nuevo símbolo, Gilbert Baker quería “algo hermoso, algo de nosotros”. Así que retomó las barras trasversales de la bandera de los Estados Unidos para hacer la bandera gay. Algunas teorías señalan que la elección de los colores está relacionada con la canción “Over the Rainbow“, interpretada por Judy Garland en la película El mago de Oz.

Sin embargo, en entrevista para el Museo de Arte Moderno de Nueva York, Gilbert Baker explicó que los colores de la bandera vienen del cielo:

«El arcoíris es tan perfecto porque en verdad encaja con nuestra diversidad en temas de raza, género, edad, todas esas cosas. Además, es una bandera natural: ¡viene del cielo!».

La primera bandera consistía de ocho colores: rosa, rojo, naranja, amarillo, verde, turquesa, índigo y violeta. Esta bandera salió a la luz en junio de 1978 en la Plaza de las Naciones Unidas en el centro de San Francisco.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Nancy Cárdenas, líder del movimiento lésbico mexicano
Después de eliminar el turquesa, la bandera quedó con los seis colores que hoy conocemos. / Imagen: Homosensual

En noviembre de ese mismo año, Harvey Milk fue asesinado junto a George Moscone, alcalde de San Francisco.

Tras los asesinatos, la popularidad y la demanda de la bandera gay aumentaron, por lo que Baker decidió quitar el rosa —porque no había fábricas que produjeran ese color a gran escala— y el turquesa en 1979.

El rosa fue eliminado por cuestiones económicas. / Imagen: Homosensual

Actualmente, el orden de los colores reproduce al arcoíris y cada uno tiene un significado: rojo, vida; anaranjado, salud; amarillo, luz del sol; verde, naturaleza; azul, serenidad; y violeta, espíritu.

Aquí puedes ver otras banderas LGBT+ hechas con fotos del universo.

¿Ya conocías la historia de la bandera LGBT+?

Con información de Animal Político y El País