La Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito se pronunció en contra de las mal llamadas «terapias» de conversión. / Foto: Twitter (@MexicoYaaj)

La ONU se mostró en contra de las mal llamadas «terapias» de conversión, rechazando estas prácticas que solo provocan sufrimiento.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) fijó una postura respecto a las mal llamadas «terapias» de conversión. Durante un evento realizado en el Museo Memoria y Tolerancia de Ciudad de México, la UNODC se pronunció en contra de los Ecosig. Pues según dijeron, carecen de fundamentos teóricos que avalen dichas prácticas.

Javier Hernández, oficial de la UNODC, estuvo presente en el evento y ahí junto con YAAJ México se presentó la guía Nada que curar. Dicho documento está enfocado en combatir los Ecosig. Sumado a ello, esta guía pretende ser una llamada de atención a los profesionales de la salud para hacer conciencia del sufrimiento que estas supuestas «terapias» provocan en las personas LGBT+.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

A través de su oficial, la UNODC recalcó que para eliminar los malos tratos y las vejaciones de las que los «pacientes» de estos supuestos «tratamientos» son víctimas se deben involucrar a distintos niveles de gobierno y sociedad en general.

¿Qué son las mal llamadas «terapias» de conversión?

La guía Nada que curar define a los Ecosig como:

«Prácticas de diferente índole —sesiones psicológicas, psiquiátricas, consejería religiosa, etc.— con el fin de modificar la orientación sexual de una persona homosexual o bisexual a heterosexual. Además, estos tratamientos pueden estar dirigidos a modificar la identidad o expresión de género de las personas trans».

Estas supuestas curas a la homosexualidad pueden incluir también violaciones correctivas para tratar de modificar la orientación sexual de una persona LGBT+ y lograr el cometido. Muchas de estos pseudotratamientos incluyen tortura psicológica y física y las secuelas de esto pueden ser terribles.

Las mal llamadas terapias de conversión causan un daño irreparable en las personas. / Foto: Especial

Aquí puedes consultar la guía Nada que curar.

Una ley que prohíba estas prácticas retrógradas

En octubre de 2018, las senadoras Citlalli Hernández, Alejandra Lagunes y Patricia Mercado presentaron una iniciativa para proteger a la comunidad LGBT+ y prohibir los Ecosig. No obstante, y a pesar de que la medida es una protección a los derechos humanos de las personas la modificación al Código Penal, esta no ha sido aprobada.

En los próximos días el Senado de la República sesionará en comisiones extraordinarias. En estas discusiones la iniciativa que busca prohibir las «terapias» de conversión podría ser aprobada. Este pronunciamiento de la ONU debería ser un impulso para que las leyes prohíban este tipo de prácticas.

La orientación sexual e identidad de género no se modifican. Bien por la ONU y pronunciarse en contra del sufrimiento de las personas LGBT+.

Con información de La Jornada y MVS