Estos movimientos antiderechos amenazan a los LGBT+`con su homofobia. / Imagen: Milenio

Los movimientos antiderechos avanzan cada vez más en las agendas políticas. Esta es una ola de homofobia que amenaza a los LGBT+.

En la última década han tomado fuerza varios movimientos radicales antiderechos alrededor del mundo. Estos grupos buscan imponer agendas que atentan contra las libertades de las personas, pero sobre todo vulneran los derechos de varios sectores de la población. Estas cuestiones son una serie de amenazas que enfrentan los LGBT+ alrededor del mundo, incluidos los de México.

Los grupos y organizaciones que buscan el progreso en materia de derechos humanos han obtenido logros importantes. Al menos en América, Europa y Oceanía el reconocimiento de los derechos LGBT+ ha mostrado un gran avance a partir del año 2000. Países Bajos fue el primer país del mundo en reconocer el matrimonio igualitario. A partir de ahí la ola de la diversidad tomó fuerza.

A la fecha, según datos de Amnistía Internacional ser LGBT+ es ilegal en 70 países. De estas 70 naciones, en 8 la homosexualidad es castigada con la pena de muerte. Aunque estos datos son lamentables, no es la única amenaza que existe contra la comunidad LGBT+ en el mundo.

Los grupos antiderechos han tenido un auge importante en los últimos años. / Foto: La Otra Opinión

El surgimiento de grupos antiderechos

A la par del progreso del movimiento por la igualdad y el respeto a los derechos LGBT+, otros grupos iban surgiendo y tomando fuerza. Hay que dejar en claro que aunque se ha legislado a favor de la inclusión y diversidad, la homofobia y discriminación no se erradicaron por completo. Una prueba de ello fue cuando en 1990 la Organización Mundial de la Salud retiró de su lista de enfermedades mentales a la homosexualidad. Esto se hizo para disminuir la discriminación, pero los resultados no fueron tan óptimos.

Hasta 2017 se lograron avances muy importantes en materia de derechos LGBT+. A partir de que en Países Bajos se avalara el matrimonio igualitario, en 22 países más la medida se replicó. Asimismo, en distintos naciones se crearon y modificaron leyes para garantizar la igualdad y la protección de los derechos de las personas sin importar la orientación sexual.

No obstante, a partir de 2016 las cosas comenzaron a cambiar a raíz de la postulación y posterior triunfo de Donald Trump en las eleciones presidenciales de Estados Unidos. Con la llegada del republicano a la Casa Blanca una ola de conservadurismo se extendió por todo el mundo. Los movimientos más próximos que le siguieron al de Trump fueron los de Marie Le Pen en Francia y Geert Wilders en Países Bajos, afortunadamente ambos no tuvieron éxito.

¿YA LEÍSTE ESTO?
El Che Guevara y su repudio a los homosexuales
El triunfo de Trump fue de los primeras olas conservadoras en llegar a la política. / Foto: Infobae

La ola de conservadurismo y el discurso homofóbico llega a América Latina

Aunque en Europa las ideas conservadoras y de extrema derecha no fueron bien recibidas, en América Latina el panorama no fue el mismo. En 2018 la homofobia llegó a las sillas presidenciales y parlamentos latinoamericanos. El año pasado se celebraron elecciones presidenciales en 6 países de América, entre ellos México. Brasil, Colombia, Costa Rica, Paraguay y Venezuela realizaron comicios para renovar a sus presidentes.

En el caso de Venezuela las elecciones se centraron más en el tema de la crisis económica de la nación, pero no fue así en los otros países. Uno de los temas principales en las elecciones de Brasil, Colombia y Costa Rica fueron los derechos LGBT+, pero no para progreso, pues los candidatos de esos países atacaron a la comunidad gay.

Según comentó Ricardo Baruch, activista de los derechos LGBT+, en la plática Derechos LGBT en peligro: Amenazas en México y América Latina a la que Homosensual asistió, los grupos conservadores hicieron a los movimientos progresistas los culpables del «deterioro social» que se percibe. De acuerdo con Ricardo, el mensaje de estos grupos antiderechos es que la mala situación es por la «inmoralidad» que provocan los progresistas.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, es de los líderes más abiertamente homofóbicos. / Foto: Milenio

Aunado a esto, Ricardo Baruch agregó en la plática que los grupos ultraconservadores tomaron ventaja de la poca respuesta de los políticos en el poder. Derivado de esto es que los movimientos antiderechos comenzaron a buscar presencia política en los poderes ejecutivo, legislativo y judicial para implementar sus agendas discriminatorias.

¿Qué ocurrió en México?

La situación en México fue diferente a los casos de Latinoamérica aunque los grupos conservadores lograron un avance. El triunfo de Andrés Manuel López Obrador supuso un cambio en el país. Pese a esto, varios activistas y figuras reconocidas reclamaron la alianza de Morena con el PES, partido conservador formado por líderes evangélicos.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Menos educación es igual a más homofobia, según el Inegi

Sin embargo, el pasado 21 de marzo el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación retiró el registro a nivel nacional al Partido Encuentro Social. Aunque la medida fue un avance para evitar que organizaciones antiderechos se hagan del poder, esto no significa que todo el trabajo esté hecho.

En México aún existen diversos grupos antiderechos como el Frente Nazional por la Familia que luchan a favor de la discriminación de la comunidad LGBT+. De igual forma, hay diversos personajes abiertamente homofóbicos que se encuentran en posiciones de poder, tal es el caso de Adriana Díaz Lizama en Yucatán, diputada que impulsó la votación en contra del matrimonio igualitario.

Aunque AMLO se ha mostrado abierto a la diversidad aún quedan temas pendientes en la agenda de derechos. / Foto: Twitter

Y si bien el matrimonio entre personas del mismo sexo ya es legal en más de la mitad del territorio nacional, todavía hay estados donde esto está lejos de ser una realidad. Por otro lado, no hay que olvidar la oposición de los conservadores a la enseñanza de la diversidad sexual en las aulas de México, esto pese a que la Reforma Educativa así lo estipula.

¿Cuál es la respuesta que debemos dar los LGBT+?

Homosensual habló en exclusiva con Ricardo Baruch para preguntarle sobre lo qué se puede hacer para contrarrestar los efectos negativos de estos movimientos. Él nos dijo que lo más importante es evitar la desinformación que promueven los grupos antiderechos. Baruch agregó:

Las personas LGBT+ pueden mantenerse bien informados de los argumentos que utilizan los grupos conservadores y así detener la difamación que se hace en redes sociales.

Ricardo Baruch, activista LGBT+. / Foto: Cortesía

Otra cuestión que Ricardo nos comentó es que salir del clóset también puede ayudar a dar visibilidad a la comunidad LGBT+. Según el activista, al hacer esto las personas ultraconservadoras pueden cambiar su perspectiva pues se dan cuenta de que las personas homosexuales están más cerca de lo que imaginan y no son una cuestión distante a ellos. Ricardo Baruch concluyó:

Con esto ellos se pueden dar cuenta que el odio que están promocionando es hacia personas más cercanas a ellas de lo que creen.

Es nuestra obligación como personas LGBT+ unirnos y hacer un frente a esta ola de homofobia que está surgiendo en el mundo.