Estas lesbianas fingían ser hermanas para estar juntas. / Foto: NTR Zacatecas

El amor a veces no tiene límites. Este es el caso de una pareja de lesbianas que tenían que fingir ser hermanas para estar juntas y no ser discriminadas.

El amor siempre va a encontrar la forma de prevalecer. Este es el caso de una pareja de lesbianas que han estado juntas desde hace más de 30 años. Sin embargo, durante ese tiempo han tenido que fingir ser hermanas para poder estar juntas.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

Sara y Carmen son una pareja de mujeres originarias de Tabasco, México. Ellas han sido un matrimonio desde hace tres décadas, al menos en la práctica, pues en lo legal la historia es distinta. En la entidad donde ambas viven, el matrimonio igualitario no ha sido aprobado. No obstante, han tenido que encontrar la forma de legalizar su unión por causas de fuerza mayor.

Una de ellas padece una enfermedad crónica, por lo que Sara y Carmen tuvieron que recurrir a otro estado para formalizar su matrimonio. Al encontrarse en una situación delicada de salud, ellas no pueden esperar a que un amparo surta efecto y se casen en su estado.

La unión de Carmen y Sara no solo les deja vivir su amor, también gozar de los mismos derechos que las parejas heterosexuales. / Foto: Oveja Rosa

El matrimonio de Sara y Carmen no solo les ha permitido dejar de fingir y mostrarse como una pareja, sino que ahora gozan de los beneficios que esto ofrece. Por la situación en que ambas se encuentran, era de suma importancia tener la protección jurídica del matrimonio.

El matrimonio igualitario en México

Actualmente, el matrimonio entre personas del mismo sexo en México se encuentra en una especie de limbo. La Suprema Corte de Justicia de la Nación ya ha emitido un dictamen al respecto:

«Pretender vincular los requisitos del matrimonio a las orientaciones sexuales de quienes pueden acceder a la institución matrimonial con la procreación es discriminatorio, pues excluye injustificadamente del acceso al matrimonio a las parejas homosexuales que están situadas en condiciones similares a las parejas heterosexuales».

No obstante, no todos los estados han aprobado esta legislación. Hasta el día de hoy solo 18 estados avalan el matrimonio igualitario.

De igual forma, el rechazo a las reformas que permitirían las uniones homosexuales han sido una constante en la República. Este es el caso de Yucatán, que en dos ocasiones votó en contra del matrimonio igualitario. Esta historia se replicó en Sinaloa, donde los legisladores rechazaron la reforma al Código Civil.

El matrimonio igualitario no solo garantiza que las personas puedan vivir su amor de forma plena, también avala la igualdad de derechos para todas las parejas. Por esta razón es tan importante que las autoridades aprueben las uniones entre parejas del mismo sexo.

LEE AQUÍ SOBRE LOS ESTADOS DE MÉXICO QUE YA HAN APROBADO EL MATRIMONIO IGUALITARIO.

El amor no debe estar oculto, se debe mostrar tal cual es. Y más importante aun, todas las parejas deben gozar de los mismos derechos.

Con información del Heraldo de Tabasco y El Sol de León