Foto: Especial

Este abogado relata su incansable lucha por hacerle frente a la homofobia y la discriminación laboral después de ser despedido por haber incurrido en el “libertinaje escandaloso del matrimonio igualitario”.

El abogado Armando Ocampo Zambra comparte este relato acerca de su incansable lucha para hacer valer sus derechos y dejar un precedente para que las personas LGBT+ dejen de ser sesadas de sus empleos por contraer matrimonio con sus parejas.

A continuación te compartimos su testimonio exclusivo para Homosensual. Y recuerda: si te ha pasado lo mismo, no te quedes con los brazos cruzados. Actúa y haz valer tus derechos.

Recordarán que se desahoga judicialmente el caso de despido homofóbico en contra de la Firma de Abogados y Contadores, Chevez, Ruiz, Zamarripa y Cía, S.C. Las razones del despido fueron por “mis temas personales”, que nada tenían que ver con mi capacidad técnica, resultados, liderazgo y desempeño de abogado, sino que crucé la línea corporativa sutil y me expuse al libertinaje escandaloso del matrimonio igualitario.

Una cosa es ser gay de clóset, otra es ser un abogado en una Firma Legal Élite por excelencia, con recato corporativo y en cuyas fiestas navideñas aparecería con mi esposo; algo totalmente escandaloso y para la media de la edad de los socios de Chevez de más de 47 años ni ahondar más en la cerrazón y prejuicios.

Mira también: Profesor gay es obligado a renunciar por casarse con su pareja

Presenté una queja por discriminación ante el Consejo Nacional para Prevenir y Eliminar la Discriminación (CONAPRED), esperando contar con el apoyo de una autoridad sensible y eficiente, pero no me apoyó.

CONAPRED resolvió el caso en contra, alteró mi expediente, litigó en mi contra y me dio la espalda en pocas palabras, lo que ya había compartido en el pasado.

Procedí a demandar al CONAPRED ante instancias federales y tras tres años de litigio comparto que la diversidad sexual hoy ganó. Nos dio la razón el Pleno de Magistrados de la Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia Administrativa declarándose que la Firma de Abogados incurrió en un despido homofóbico tres años antes, habiendo el CONAPRED apreciado incorrectamente las pruebas y los hechos materia del litigio por homofobia, una luz casi al final del camino.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Secretaria de Gobernación conmemora el Día Internacional Contra la Homofobia

La Sala Superior resolvió que no existió una sola razón válida, proporcional y razonable para haber sido despedido de la Firma de Abogados, siendo que la orientación sexual de las personas es parte integrante de la dignidad humana, así como el derecho a la intimidad, protegidos por la Constitución Federal Mexicana. Y, por tanto, nadie debe perder el empleo por esta circunstancia, declarando la existencia de un acto de discriminación.

Lo también relevante es que el agredido por homofobia NO tiene la carga de la prueba del acto homofóbico, sino corresponde al agresor probar en juicio las razones objetivas del despido. Se reescribe la historia judicial y los derechos humanos, como el derecho al trabajo a favor del colectivo LGBT+ a golpe del mazo de Justicia y con un duro revés al CONAPRED para que rectifique en el futuro su actuación y proteja eficazmente al que es discriminado en México en el trabajo.

De prevalecer la Justicia en el caso, la Firma Chevez perdería el juicio civil por daño moral ante el despido homofóbico (otro juicio) en el que se le sancionaría duramente por haber incurrido en este acto ilícito, a través de la figura de responsabilidad civil de daños punitivos indemnizatorios. Es decir, que la sanción será de tal magnitud que tenga por efecto sancionar, inhibir y reparar este tipo de prácticas en el empleo.

También es un alivio personal, ya que también existe el acoso penal en mi contra por la Firma de Abogados a grado de pretender fabricarme un delito en el Estado de Nuevo León sosteniendo que los he “difamado”, ya que por increíble que parezca en dicho Estado aún se criminaliza la libre expresión de las ideas en pleno 2018.

Mira también: La suspenden por casarse con su pareja y recibe apoyo de Ellen DeGeneres

Restaría una última instancia en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ya que la Firma posiblemente acudirá a un juicio de amparo, en donde por primera vez se analizará un despido homofóbico entre particulares que ataña a la dignidad y los derechos humanos de la población LGBT+. Esta cuestión es sumamente relevante en nuestras vidas cotidianas, ya que marcará un precedente en nuestra historia y un freno a este tipo de atropellos que nos afectan en lo personal, familiar, económico y psicológico, y todo por la cerrazón o los prejuicios de esta sociedad machista y heteronormada mexicana.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Finalmente AMLO garantiza antirretrovirales para VIH

Vayamos educando a los agresores LGBTfóbicos que sus actos cada vez serán menos impunes. Nunca en la historia mexicana judicialmente hablando había quedado escrita y reprochada por Jueces Federales la palabra HOMOFOBIA, y ya se logró por la Sala Superior Administrativa, instancia de justicia de mayor jerarquía dentro del Poder Ejecutivo, siendo ya por sí histórico.

Falta poco para vencer en definitiva en la máxima instancia jurisdiccional y constituir un precedente judicial INÉDITO en el país, considerando la deuda social e histórica del Estado mexicano hacia nuestra comunidad comúnmente agredida sin reparo y sanción alguna.

Resuelto en definitiva haré público todo el expediente en beneficio de aquellos y aquellas que están siendo agredidos/as, o que por alguna razón no pudieron defenderse y ejercer sus derechos, como evidencia histórica y judicial de lo que ya no debe pasar en México. #BastadeLGBTfobia #NoteCalles En pasillos de Tribunales, seguro nos vemos.

Después de haber sido despedido, Armando se casó a pesar de que ese haya sido el motivo de su salida del despacho. Desde el 30 de abril de 2016, Armando está felizmente casado y continúa convencido de que fue la mejor decisión de su vida. Al lado de su ahora esposo han “sorteado juntos este golpe a la familia y a la economía”. Tras este incidente, Armando fue boletinado de los despachos corporativos. Aun así, y en palabras de Armando, él y su esposo “renacieron como pareja y están más sólidos que nunca en obtener justicia y prevenir por la diversidad sexual estas agresiones”.

Si quieres informarte más sobre este caso, puedes descargar la sentencia completa aquí.

Si tú también has sido despedido solo por casarte con alguien del mismo sexo, denuncia. Solo alzando la voz lograremos que las cosas mejoren.