Esto fue de los más peligroso para la comunidad LGBT+ en el año, sin duda hemos pasado por muchas cosas.. / Foto: Especial

Durante 2018 existieron toda clase de momentos que impactaron a los LGBT+. Peligros en apps de citas, agresiones físicas o verbales y temas de desinformación fueron tan solo algunos de los casos.

2018 fue un año intenso para los LGBT+. Si bien hemos ido avanzando en materia de derechos y cosas positivas para nuestra comunidad, es claro que se han ido presentando diversos obstáculos para nuestro colectivo.

Mira también: 10 grandes pasos que dio México en derechos LGBT+ este 2018

Es importante que tengamos presente que este tipo de cosas siguen ocurriendo, y que aún nos falta mucho por recorrer y luchar para que terminen.

Esto no se trata de una lista. No es “al que peor le fue y al que le fue un poquito menos mal”. Se trata de recapitular algunos malos momentos que pasaron durante el año y que, sin duda, es necesario recordar para no permitir que continúen sucediendo.

Los crímenes realizados gracias a Grindr fueron de lo más peligroso para la comunidad LGBT+ en Latinoamérica. / Foto: StockGe

Mira también: Denuncian usuarios de Grindr extorsiones y violaciones en Grindr

Las apps de ligue

La amplia gama de opciones que hay para estas aplicaciones de citas va en incremento, pero fue en este año donde se presentaron casos alarmantes de extorsión, robos y violaciones cometidas con ayuda de una de las apps más famosas para encuentros: Grindr.

Todo comenzó cuando algunas víctimas denunciaron a ‘el Gotero’, un hombre que usaba Grindr para contactarlas, con el fin de drogarlas y sustrer sus pertenencias. Tiempo después, fue capturado.

¿YA LEÍSTE ESTO?
¿Viajarás? Ve a los principales destinos turísticos LGBT+

La ignorancia y la desinformación

No es algo nuevo: la desinformación hacia la comunidad siempre ha existido, y la lucha sigue. Tal fue el caso de la ex Miss Universo Lupita Jones quien, sin reparos, se pronunció en contra de las mujeres trans, diciendo que “una mujer nacida mujer jamás será igual a un transgénero”.

De la misma forma, figuras que intentan llamar la atención como Mauricio Clark, quien ha intentado culpar a su orientación sexual por su adicción al sexo y a los estupefacientes. Todo esto en la misma línea en la que lo hace el Frente Nazional por la familia.

Las declaraciones de Lupita Jones fueron de lo más peligroso para la comunidad LGBT+ en 2018. / Foto: AztecaMira también: Frente Nacional por la Familia y CitizenGo unen fuerzas malignas

La discriminación

La latente discriminación, por desgracia, sigue presente. Estuvo el caso del diputado de Morena, Juan Carlos Leal, quien manifestó su apoyo hacia las declaraciones del boxeador homofóbico Darío Larralde. O la absurda cancelación por parte de la Universidad de Monterrey a varias activistas trans con el fin de ‘no crear controversia’.

Otro suceso es el de Karla, una chica trans a la que no le permitieron inscribirse a un concurso del Carnaval de Veracruz “por no ser mujer natural”. Ejemplos hay para aventar para arriba.

Las agresiones verbales o físicas

Este tipo de acciones en contra de los LGBT+ aún prevalecen. Pero ahora, con ayuda de las redes sociales, es más rápido —y hasta cierto punto verídico— evidenciar los abusos. Si bien existe gente que por el simple hecho de ver tu apariencia física te ataca, también hay quien lo hace por darte un beso con tu pareja. Esto último ocurrió en el bar Happy Ending, en San José de Cabo. El personal de seguridad corrió a Marco Preciado y Erik Romero, una joven pareja joven gay, por darse un tierno beso. Y no solo eso, ¡casi los esposan!

Terapias de conversión

Estas falsas prácticas dieron mucho de qué hablar este año. Desde el reportaje de la periodista que se infiltró a un espacio en donde ‘sanan al homosexual’, hasta el estudio que determina el papel de los padres ante estas prácticas.

En 2018 se alzó la voz para lograr que estas sean prohibidas, ya que ofrecen algo irreal, violento y agresivo física y psicológicamente para el LGBT+.

Sin duda, esto es solo un poco de lo que hemos pasado como comunidad. Muchos fueron los acontecimientos que han marcado nuestro año, llevándonos a conocer los extremos de nuestros límites. El punto ahora es en no parar de luchar por nuestros derechos.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Denuncian a drag queens por perversión de menores

Esto fue de los más peligroso para la comunidad LGBT+ en el año, sin duda hemos pasado por muchas cosas.. / Foto: Getty

Bien dicen que “después del arcoíris viene la calma”. Nos toca seguir luchando y sanando nuestra sociedad. Aunque a veces se vea rota, aún hay mucho por hacer, por salvar, por amar.