Seguro te ha tocado uno de estos ex molestos. / Foto: Televisa

Dice la canción que el amor acaba, y sí. Pero a veces ese examor se vuelve algo fastidioso. Aquí te decimos los 10 peores tipos de ex y cómo evitarlos.

Terminar una relación a veces es doloroso… a veces. Otras, no tanto. Lo que sí resulta molesto es tener que lidiar con esa persona a la que antes le decías “mi amor” y ahora le dices “el perro ese” o “la perra esa”. En esta nota te platicamos —con un poquito de humor— acerca de los 10 peores tipos de ex y cómo hacer para evitarlos. Y también, para que si tú eres uno de estos, dejes de serlo ¡por favor!

La/el que va y viene

A este ex le encanta la atención y ponerte en jaque. Resulta que un día estás muy feliz, ya superaste esa relación y de repente ¡traz! Te llega un mensaje o llamada diciéndote: “Hola, hay que vernos, es que te extraño”. Y ahí vas tú de listo a verlo, hasta parece que pueden regresar… y dos días después, desaparece. Lo mejor con esta persona es ignorarla y dejarle en claro que ya no son nada y no vas a estar para darle atención cuando el quiera, ¡pos oye!

Si ya terminó, entonces no tiene nada que hacer ahí. / Imagen: Giphy

La/el stalker

Seguramente a todos nos ha tocado convivir con un ex así. De esos que les gana la curiosidad y se meten a ver qué ha sido de ti, su ex. Lo que no está chido es que se anden haciendo cuentas falsas, mandar a los amigos a revisar tus cuentas y hasta tratar de entrar a tus redes. Consejo: Bloquéalo/a, no hay más. Y denúncialo/a en todas las redes, para que se esté en paz.

Es muy molesto encontrarte con esta persona hasta en la sopa. / Imagen: movieclips

La/el “déjame volver contigo”

¡Seré tu amante o lo que tenga que ser… pero déjame volver contigo! Este es el clásico que te llama a las 3 de la mañana llorando pidiendo que vuelvan o, peor aún, es el que a las 3 de la mañana está afuera de tu ventana con el trío —el de música, malpensados—, listo para darte una serenata y jurarte que ya cambió y ahora serán felices. Es muy sencillo, dile que eso lo hubiera hecho cuando estaban juntos y aún existía amor, no que ya muerto el niño quieren tapar el pozo.

Después de varios intentos se vuelve molesto. / Imagen: Giphy

La fiestera o el fiestero

Este ex parece que puede ser divertido, y no. Esta persona cree que eres RP de algún antro o que organizas fiestas. Lo más ridículo del asunto es que te busca sin ninguna pena o vergüenza. Te llama un viernes por la noche preguntándote: “¿Dónde hay fiesta?”. Y si terminaron bien, puede ser que una o dos veces sí salgan de fiesta, pero que no te use.

Si quiere divertirse que se vaya a la feria o a un antro. / Imagen: Omgif

La señora o el señor de las lágrimas

No siempre se termina mal con los ex. Algunas veces se mantiene una buena relación, pero esto no quiere decir que serás su terapeuta o paño de lágrimas. Suele volverse muy molesto que tu ex te marque para contarte acerca de su última ruptura o cualquier problema, por mínimo que sea. Lo que debes hacer es alejarte. Sí, suena feo, pero no eres su basurero emocional.

Está bien apoyar pero no eres su pañuelo de lágrimas. / Imagen: Giphy

La/el que ahora es tu mamá

Este ex te procura más que cuando eran novios. Terminaron bien y todo muy padre, pero ahora te habla para preguntar si ya comiste, si llegaste bien a tu casa, si traes suéter… Y si contestas que no a cualquiera de estas preguntas, mágicamente aparece a tu lado —sin pedírselo— para darte lo que necesitas. No, pues gracias, pero lo hubiera hecho cuando eran novios. Lo mejor es que te deje seguir y se ocupe de su vida.

“No, gracias”. Si no lo hacías de novios, ¿por qué ahora sí? / Imagen: Tumblr

Tu peor enemigo/a

Este ex es de los peores, sino es que el peor. Quizá tú terminaste o él o ella terminó contigo, el caso es que te agarra un odio y rencor como si fueras el mismísimo diablo. Este es como una mezcla de todos: te llama, te va a buscar para echar pleito, inventa chismes, molesta, en fin. Aunque tú ni lo fumes se empeña en querer destruirte. Lo mejor con esta personita es ignorarla y mantener tu distancia. Y si se propasa demasiado, entonces encararla y no dejarte intimidar.

Parece que la razón de vivir de tu ex es destruirte. / Imagen: Tumblr

El lucido o la lucida

Este ex es bien chistoso. Resulta que cuando terminaron te dijo que jamás quería volver a verte, que desde ese día se olvidaba de ti, hasta un puño de tierra te aventó porque según él/ella ese día habías muerto. Pero tiempo después resulta que te busca o te encuentra “por casualidad” solo para que veas cuán feliz es, todo lo que ha logrado y hasta para presumirte a su nueva pareja. Lo que puedes preguntarle es: “Y si para ti estaba muerto/a, ¿por qué te empeñas en presumirme tu vida?”.

“¿Por qué estás tan obsesionado conmigo?”. Parece que este ex necesita ver que es feliz sin ti. / Imagen: Giphy

El/La roba-amigos

Normalmente, cuando estamos en una relación, también compartimos las amistades. ¿Pero qué pasa cuando terminamos? Lo correcto sería no involucrar a los amigos, al final son ajenos a esa relación. Pero resulta que se hizo amigo/a de tus amigos y ahora ya es más amigo/a de ellos ¡que tú! Usualmente lo hace para seguir al tanto de tu vida, así que si quiere seguir siendo “amigo/a” de tus amigos está bien, solo habla con ellos para que no le den detalles de tu vida.

“Soy tan buena amiga”. Aunque sea muy buen amigo no le da derecho a robarte a los tuyos. / Imagen: Tumblr

El/La que no ha terminado contigo

¿Oye me acompañas al cumpleaños de mi tía Chonita?“. Este ex parece que no ha asimilado la ruptura, te sigue invitando a sus compromisos, pasa por ti, te habla para saber cómo estás. Por más que le expliques que ya no hay nada entre ustedes, sigue ahí de insistente. Está bien querer ser amigos después de una ruptura, pero déjale en claro que lo de ustedes se terminó.

“Cuando digo ‘no’ es no”. Se terminó y es todo. / Imagen: Giphy

¿Y a ustedes, Homosensuales, cuál de estos bellos especímenes les ha tocado?