Este año fue el aniversario cuadragésimo de nuestra Marcha del Orgullo LGBTTTI de la Ciudad de México

40 años desde que valientes hombres gays, mujeres lesbianas y mujeres trans salieron a las calles bajo las banderas del Frente Homosexual de Acción Revolucionaria (FHAR), el Grupo Autónomo de Lesbianas Oikabeth y el Grupo Lambda de Liberación Homosexual.

Desde el verano de 1978 hasta este pasado 23 de Junio de 2018 hemos visto toda una evolución del movimiento en donde hemos pasado de haber ganado espacios públicos, pasando por la supervivencia ante la epidemia del VIH y a que se nos reconozcan derechos como al matrimonio, la adopción, y -en apenas 3 entidades federativas- el derecho a la autodeterminación de nuestras identidades, hasta ser acompañados por aliados de nuestras familias, empresas, embajadas e incluso el mismo gobierno local y federal Mexicano. Si bien se ha centralizado históricamente a la capital del país y a las ciudades principales y que vemos una alza en los crímenes de odio con el auge de los grupos anti derechos como el Frente Nazional por la Familia, nuestra comunidad LGBTIQ esta viviendo unos niveles de aceptación récord. Tan solo en México, el 61% de los Mexicanos aceptan a sus connacionales LGBTIQ.

En contraste, el movimiento LGBTIQ puede verse muy joven en otros rincones del mundo en comparación del Mexicano o el Estadounidense. Los factores históricos y culturales, entre ellos el colonialismo, pesan en la forma en la que han tomado forma los activismos de la diversidad sexual. Todavía quedan alrededor de 70 países en donde la homosexualidad es ilegal y hemos visto que en otros países en donde no se criminalizaba ser LGBTIQ, ahora la persecución de los mismos gobiernos se han intensificado en consecuencia de discursos de odio de líderes cristianos importados de Estados Unidos y Europa, que irónicamente tienen ya poca recepción en sus países de origen. 

Afortunadamente, con apoyos de la sociedad civil y mismos gobiernos que defienden los Derechos Humanos de nuestras poblaciones LGBTIQ a activistas locales, vemos en tiempo real los avances que estos agentes de cambio impulsan desde lugares tan adversos como Rusia -quienes llevaron a cabo una Marcha del Orgullo en San Petersburgo este pasado 4 de Agosto pese a las intimidaciones del mismo gobierno- y otras naciones más cercanas a nuestras fronteras que harán que todo vaya mejorando. En esta ocasión, toca reconocer y celebrar que nuestros hermanos LGBTIQ de estos 5 países han conseguido ganar espacios públicos al marchar por nuestro orgullo por primera vez, tal y como lo hicieron nuestros precursores en los 70’s.

Regresar
Siguiente

Barbados

Organizadora del Orgullo de Barbados Ro-Ann Mohammed (I) y la activista Didi Winston (D). Crédito: Ro-Ann Mohammed.

Llevada a cabo en la ciudad capital Bridgetown, la primera Marcha del Orgullo de este país caribeño juntó a poco más de 120 personas este pasado 23 de Julio. 

Dio inicio sobre Rihanna Drive (obvi), justo a las afueras de la ciudad para después atravesarla hasta llegar a Bay Street Esplanade.

A diferencia de Trinidad y Tobago, Barbados todavía tiene vigente leyes anti-LBTIQ que heredó de la era colonial Británica. Sin embargo, la marcha se llevó de manera pacífica y la integraron no solo miembros de la comunidades sino también mismas familias, turistas e incluso un prominente clérigo: el sacerdote anglicano Clifford Hall.

“No dejen que nadie les intimide, ni les atormente o les aterrorice. Ellos han tenido su día, el tuyo es ahora, mañana y siempre. . . . Entonces, hablando como un sacerdote, digo: ‘Bienvenidos al rebaño de Cristo’ “: dijo el cura ante la multitud. 

Ro-Ann Mohammed, la co-directora de Barbados Gays & Lesbians Against Discrimination (B-GLAD), comentó que estaba gratamente sorprendida de la cantidad de apoyo y amor que hubo durante el evento, dado a que días antes rumbo a la marcha estuvo recibiendo mucho acoso, especialmente de parte de grupos religiosos y temía que la marcha fuera a ser objeto de algún ataque. Afortunadamente, sus miedos no se materializaron.

Regresar
Siguiente

El apoyo internacional debe hacerse notar, para acompañar a nuestros hermanos LGBTIQ en sus luchas por hacer de su rincón del mundo un lugar más seguro para todos.

México es miembro del Grupo Núcleo LGBTI de las Naciones Unidas y la misma Secretaría de Relaciones Exteriores ha impulsado políticas de inclusión en toda su red consular. Así que, la próxima vez que veas que se llevará a cabo una Marcha del Orgullo en alguna región hostil con nuestra comunidad, ubica las redes sociales de nuestra embajada correspondiente y exige que les acompañen en las demostraciones, como ya lo han hecho en Nueva York, Amsterdam, Bogotá, entre otras ciudades.