Madonna llegó de sorpresa al Stonewall Inn y enloqueció al público con emotivo discurso. / Foto: Youtube

En la última noche del 2018, Madonna llegó de sorpresa al histórico Stonewall Inn, dejando a los asistentes con la boca abierta. Y dando un discurso LGBT+ merecedor de ser el primero del año.

El 31 de diciembre, Madonna llegó de sorpresa al bar neoyorquino Stonewall Inn. Evidentemente, nadie se esperaba que la Reina del Pop fuera a aparecer de la nada en el bar que marcó el inicio de la lucha LGBT+ en Estados Unidos. Pero, como siempre, Madonna llegó y dejó a todo el mundo con la boca abierta.

Estoy aquí, orgullosa, en el lugar donde el orgullo empezó: el legendario Stonewall Inn, en el nacimiento de un nuevo año.

El Stone Wall Inn fue declarado en 2016 como Monumento Nacional por el presidente Barack Obama, reconociendo la importancia que tuvo en la lucha por los derechos LGBT+. Y este icónico lugar para la lucha LGBT+ cumple 50 años este 2019. Por lo que Madonna, la gran defensora de la comunidad LGBT+ desde los años 80, no podía faltar para conmemorar el aniversario del Stonewall.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Ministro asegura que en Malasia “no hay gays”
La Reina del Pop dio un emotivo discurso sobre la historia del Stonewall Inn y la lucha por los derechos LGBT+. / Foto: Out

Mira también: Madonna, la activista en la lucha contra el VIH

¿Qué dijo al respecto?


Nos reunimos para celebrar 50 años de revolución, de pelea por la libertad, de sangre, sudor y lágrimas. 

Y añadió:


50 años de sacrificio, de levantarnos contra la discriminación, el odio y, lo peor de todo, la indiferencia. Y todo empezó aquí, en el Stonewall.

La Reina del Pop recordó a quienes estuvieron en la lucha LGBT+ antes de nosotros.

Nuestros hermanos y hermanas antes de nosotros no eran libres para celebrar como nosotros esta noche. Nunca debemos olvidarlo. Nunca nos permitamos olvidar las protestas de Stonewall y aquellos quienes valientemente se levantaron y dijeron: ¡suficiente!

Madonna hizo una pausa y prosiguió:

Suficiente brutalidad, suficiente violencia infringida a esta comunidad. Suficiente estigma. Suficiente dolor y sufrimiento.

La Reina del Pop también sorprendió al público haciendo un performance de “Like a Prayer” y la canción de Elvis Presley “Can’t Help Falling in Love”, acompañada de su hijo David. Entre la emotividad del momento, Madonna también dijo:

¿YA LEÍSTE ESTO?
No paran asesinatos a mujeres trans: nueva víctima en Hidalgo

He tenido el privilegio de usar mi arte como vehículo de cambio. Para provocar, para inspirar, para despertar a la gente. No olvidemos el trabajo que tuvimos que hacer desde abajo.

A la par de su hijo, David, Madonna conmovió al público cantando “Like a Prayer” e interpretando “Can’t Help Falling in Love”. / Foto: The Grape Juice

Sobre las dificultades que trajo para la comunidad LGBT+ con la administración LGBTfóbica de Trump, la Reina del Pop se refirió al 2018 como “una perra” (a bitch). Y conforme avanzaba la cuenta regresiva, dijo:

¿No estamos felices de decir: ‘¡Adiós, perra!’?

No nos imaginamos una mejor forma de terminar e iniciar el año que en compañía de una de las figuras que más impacto han tenido en nuestra comunidad. Gracias, Madonna. Por apoyarnos siempre.

Mira también: 5 razones por las que amo a Madonna

¡Larga vida a la Reina del Pop!

Tienes que leer también: