Por favor evita estas actitudes. / Ilustracion: Katherin Killeffer

Muchos hombres gays se niegan a creer que esto ocurre en la comunidad; sin embargo, sí existe. Por eso te presentamos el manual para NO ser un gay misógino.

La misoginia es un problema que sigue latente. Y aunque hay quienes creen que este es un mal exclusivo de los hombres heterosexuales, la realidad es otra. Dentro de la comunidad LGBT+ también persisten actitudes negativas que afectan a las mujeres. A continuación te compartimos un manual para NO ser un gay misógino.

No toques a las mujeres

Así es, mi estimado amigo, ¡NO LAS TOQUES! Es muy común que algunos hombres gays se sientan con el derecho o la confianza de tocar a las mujeres sin su consentimiento. Esto tiene un nombre y es acoso. El hecho de no sentir alguna atracción hacia las chicas no te da un motivo para invadir su espacio y tocarlas de manera inapropiada. Así que no lo hagas porque solo perpetúas el dominio de los hombres sobre las mujeres.

Tocar de forma inapropiada a una mujer se llama acoso. / Foto: Tumblr

No les digas cómo arreglarse

Ocuparnos de nuestra apariencia personal está increíble. Querer inmiscuirnos en la apariencia de alguien más, NO. Victoria Sin es una mujer drag cis que vive en Londres y frecuentemente se presenta en antros y bares de la comunidad LGBT+. En un documental realizado sobre este tema declaró haber sufrido rechazo de los hombres gays por su apariencia, además de recibir críticas y comentarios sobre cómo debía arreglarse:

Un grupo controlado por hombres me está diciendo a mí, una mujer, cómo presentarme para ‘encajar’.

Sin duda puedes darle mil consejos a una mujer sobre su apariencia o arreglo personal, pero NO LO HAGAS si no te lo pide.

El arreglo personal de una mujer lo decide ella y nadie más. / Foto: Pinterest

El cuerpo de la mujer no es algo malo

Nuestro cuerpo es lo más sagrado que tenemos. El hecho de que no sientas atracción física o emocional por una mujer no es motivo para denigrar su cuerpo o hacerlo ver como algo malo o sucio. Evita hacer comentarios despectivos sobre el cuerpo de las mujeres. No digas que la vagina es algo repulsivo, tampoco te refieras a la menstruación como algo desagradable. Estos comentarios no son diferentes de los que reciben como acoso por parte de hombres heterosexuales.

El cuerpo de una mujer es hermoso de pies a cabeza. / Imagen: Joan Sauro

Jamás rechaces a las lesbianas

Desgraciadamente dentro de la comunidad LGBT+ también existe algo que se llama endodiscriminación. Este término se refiere a la discriminación que prevalece entre los miembros de esta población. Muchos hombres gays sienten cierto desagrado por las mujeres lesbianas, algunos de ellos incluso las agreden física o verbalmente. El motivo de esa discriminación es el género. Y al ser miembros de la misma comunidad debemos apoyarnos, NO discriminarnos entre nosotros.

Muchos somos parte de la comunidad LGBT+. No discrimines. / Foto: Tumblr

Abraza la feminidad

Los prejuicios y estereotipos desgraciadamente prevalecen en la comunidad LGBT+. Uno de esos prejuicios es contra la feminidad en los hombres; hombres gays discriminan a otros por ser femeninos. Pensar que ser femenino le resta valor a un hombre como persona es una creencia errónea. No esparzas estos prejuicios y no juzgues a otra personas por su apariencia o modo de vida.

La feminidad no es algo malo y no te hará daño. / Foto: YouTube

¡Qué muera el odio y prevalezca el amor! Buena vibra, Homosensuales.