El uniforme escolar neutro es ahora una realidad en Ciudad de México. / Foto: Twitter

¡Así es! El uniforme escolar neutro ha llegado a CDMX y con ello los niños podrán usar falda y las niñas pantalón, si así lo desean.

Dicen que la ropa no tiene género y esto es cierto. La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, anunció que a partir de este lunes 3 de junio en la capital del país se aplicará el uniforme escolar neutro. Esto aplicará para los niveles básicos de educación, preescolar, primaria y secundaria, de las instituciones públicas y privadas de Ciudad de México.

En un acto realizado en la primaria Guadalupe Ceniceros de Zavaleta de la capital mexicana, la jefa de Gobierno anunció esta medida en compañía del secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma. La medida según comentó Claudia Sheinbaum durante la ceremonia se trata de un acto de equidad.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

La gobernante capitalina añadió que no será obligatorio que las niñas usen pantalón y los niños falda. Sino que se trata de darles la oportunidad de decidir cómo quieren portar el uniforme escolar, el cual será obligatorio en algunos planteles.

Con el uniforme escolar neutro ahora los niños y niñas podrán decidir cómo portar la ropa. / Foto: Twitter

«Una condición de equidad e igualdad»

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, agregó que si los adultos son libres de elegir su vestimenta sin importar el género, los niños también deberían hacerlo. Asimismo, agregó que con esta acción se fomenta una verdadera igualdad de género. Sheinbaum agregó:

«Tener una condición de equidad e igualdad es para que no se nos categorice de qué tipo de ropa debemos de traer de acuerdo al género».

Este es el video completo con las declaraciones de la jefa de Gobierno de Ciudad de México y el secretario de Educación Pública:

¡Bravo por esta medida tomada por las autoridades capitalinas! Todos y todas debemos entender que la ropa no tiene género y no nos define.

Con información de Forbes y El Economista