orgullo bisexual
orgullo bisexual

Sigmund Freud
SIGMUND FREUD

Desde que Sigmund Freud comenzó a considerar a la bisexualidad como un tema de estudio (tanto que la fecha de su muerte, 23 de septiembre, es considerada el día del orgullo bisexual) la sociedad ha ido evolucionando hacia un entendimiento mucho más claro y concreto alrededor de todo lo que engloba esta orientación. Esto no significa que la bisexualidad forme parte completa del imaginario colectivo, ya hemos hablado en otras ocasiones de los prejuicios y la falta de entendimiento de la misma incluso en el espectro de la comunidad LGBT+.

Nos hemos acostumbrado a leer artículos donde se habla de los chichés de la bisexualidad, buscando a partir de ellos erradicar esas ideas que estigmatizan a quienes se abanderan de rosa, azul y morado. Y a pesar de que este tipo de textos ayudan a tener argumentos para dar cara a aquellos que no creen que la bisexualidad sea real, también es importante que nos echemos flores y nos acordemos siempre de las razones por las cuales la bisexualidad es una orientación fenomenalmente hermosa e interesante. Durante este 2016, año de la bisexualidad, y dentro del mes del #OrgulloHomosensual les comparto una lista de puntos por los cuales nosotros como #Bisensuales debemos sentirnos orgullosos.

La bisexualidad es la orientación más empática

ESQUEMA DE EMPATÍA
ESQUEMA DE EMPATÍA

A pesar de que la empatía no es un concepto construido alrededor de la orientación sexual, sino alrededor de las características de la personalidad de cada individuo, la bisexualidad tiene una serie de aristas que le permiten incrustarse en gran parte de las variantes de vida que se consideran exclusivas de orientaciones no dicotómicas. La bisexualidad plantea de entrada la posibilidad de entender lo que significa sentir atracción por personas del mismo sexo-género y/o sexo-género diferente, esto multiplica los horizontes de entendimiento respecto a los conflictos que puede vivir un homosexual o un heterosexual en sus procesos no sólo de atracción, sino de convivencia, enamoramiento y estructura de vida. Con esto, no se plantea la idea equivocada de que un bisexual es a veces heterosexual y a veces homosexual, al contrario, un bisexual es siempre bisexual y tiene la capacidad de procesar conflictos relacionados con la heterosexualidad y la homosexualidad de una manera abierta y empática, por lo cual, no sólo es capaz de ajustarse a ellos, sino de entender aquello que a sus amigos hetero/homo les aqueja. Un bisexual puede argumentar en un entorno heterosexual lo que sufren los homosexuales cuando son discriminados, de la misma manera que puede establecer algunos de los procesos heterosexuales relacionados con el conflicto de entendimiento del estilo de vida  LGBT+.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Testimonios que te ayudarán a aceptar tu bisexualidad

La bisexualidad es cambiante y evolutiva

Para muchos este punto puede hacerles pensar que un bisexual es inestable, es común que aquello que constantemente cambia tiene también la posibilidad de formular ideas de no aceptación con uno mismo. Sin embargo, este aspecto es uno de los puntos más positivos de la bisexualidad, porque no plantea a una orientación estática, sino que la establece como un reflejo claro de todos los procesos vitales. La bisexualidad se fragmenta realmente en bisexualidades, en procesos cambiantes que se van ajustando e integrando a los diferentes momentos de vida de quienes pertenecen a ella. No hay inestabilidad, hay aprendizaje constante, evolución latente y en ese sentido, como bisexuales, debemos sentirnos orgullosos, ya que pertenecer a una orientación que no se estanca y que transita en movimiento constante siempre nos presentará nuevos retos, nuevas formas de convivencia, nuevos procesos de vida y nos permitirá descubrir día a día aspectos diferentes de nuestra persona, lo cual es maravilloso. La bisexualidad es una puerta directa a jamás dejar de maravillarnos con nosotros mismos.

La bisexualidad ha estado presente a lo largo de la Historia

FRIDA KAHLO

Por mucho tiempo la bisexualidad fue ignorada dentro de los diferentes espacios de la sociedad. La existencia de referentes concretos que pudieran establecer un imaginario histórico respecto a la bisexualidad fueron disfrazados de orientaciones distintas a ella. Sin embargo, el paso de los años ha ayudado a destapar esos silencios y a vislumbrar personajes que forman parte de la barricada bi. Actualmente, es mucho más común que dentro del mundo del arte, el espectáculo y la cultura podamos encontrar algún integrante de la comunidad bisexual, ya sea antiguo o contemporáneo: Frida Kahlo, Freddie Mercury (algunos dirán que el vocalista de Queen no era bisexual, sino homosexual), Marlene Dietrich, Gregg Araki, Julio César, Pete Townshend (el vocalista de The Who), Angelina Jolie, Marlon Brando, Anna Paquin, Alan Cumming, David Bowie, Lady Gaga y la lista podría volverse interminable. Estos y otros nombres nos recuerdan que no hay nada que debamos ocultar, el orgullo bisexual debe ser latente y constante, al final del día la presencia de estos personajes debe ayudar a mantener viva nuestra bi-sibilidad.

¿YA LEÍSTE ESTO?
5 eventos para empezar a celebrar el Mes del Orgullo

El amor, el sexo y la bisexualidad.

Este es quizá el punto más importante en el tema del orgullo bi. La bisexualidad es la orientación que, por excelencia, entiende de manera mucho más libre los conceptos de sexo y amor. En una sociedad empeñada en llevar de la mano las ideas clásicas que unen al sexo con el amor, la bisexualidad se convierte en una amenaza, una amenaza que usa como arma su propia existencia. Cuando se ha establecido la idea del monosexismo como base del entendimiento sexual y aparece la bisexualidad para cuestionar las estructuras, lo demás toma un aire obsoleto y arcaico.

SEXO, AMOR Y BISEXUALIDAD
SEXO, AMOR Y BISEXUALIDAD

Debemos sentirnos orgullosos de poder amar sin importar el sexo o género de la persona a la que le entregamos nuestros sentimientos, orgullosos de poder descubrir lo que hay más allá de lo que se ve, de no cuestionarnos la honestidad y coherencia de las personas por el sexo o el género que los define, sino por lo que en el fondo les da forma y los hace compatibles a nosotros. Orgullosos de no tener un límite más allá del que nosotros podamos imponer, porque en la bisexualidad asumida, la sociedad no tiene injerencia, no hay una estructura que dome los procesos bisexuales y por lo tanto, estamos en una época donde nosotros, en la libertad de ejercer nuestra bisexualidad como mejor nos parezca, tenemos la oportunidad de ir siempre un paso adelante. No sé si la bisexualidad es la orientación del futuro, lo que sí sé, es que al entender a la bisexualidad como nuestra orientación o como una orientación real, podemos encontrar caminos hacia una realidad mucho más amigable, pacífica y equilibrada para todos.

Así que, a ser felices  y a vivir bisexuales y orgullosos.

Los leo pronto… Sab!