Muchas palabras son usadas de manera despectiva contra los gays. / Imagen: Especial

Por la ignorancia y la falta de tolerancia han existido muchas palabras despectivas para denominar a la comunidad LGBT+, en especial a los gays.

¿Cuántas veces no hemos escuchado a personas usando términos como “maricón” o “joto” para referirse a los gays? Este tipo de palabras despectivas se han usado por la falta de tolerancia. En la mayoría de los casos, estos términos causan indignación y molestia entre la comunidad LGBT+; sin embargo, miembros de esta también las usan para ofender a otras personas del mismo colectivo.

A continuación te explicamos el origen de algunas de las palabras despectivas más comunes para referirse a la comunidad gay. Aclaramos antes que NO promovemos el uso de ninguna de ellas.

Maricón

Se trata de la palabra despectiva más usada por los heterosexuales para referirse a los gays. La palabra “maricón” deriva de “marica”, el diminutivo de María. Originalmente, en España se les conocía como “marica” a los hombres que se llamaban María; por ejemplo, José María. Desde el siglo XVIII se les denominaba “maricas” a los hombres que no cumplían con los estereotipos de masculinidad. Es decir, ser varoniles, agresivos o machistas.

Con el paso de los años, la palabra hacía referencia de manera despectiva a los hombres homosexuales. En algunas regiones de habla hispana, como en España y Perú, la palabra “marica” es aceptada por la comunidad homosexual, pues no están de acuerdo con el uso del término inglés “gay”.

La comunidad gay siempre ha sido blanco de señalamientos a causa de la intolerancia. / Foto: Yorokobu

Joto

Según el Diccionario de la Real Academia Española (RAE), “joto” es una persona homosexual. Este término es empleado de manera extensa en América Latina, en especial en México y Honduras. Uno de sus orígenes remonta a la prisión de Lecumberri durante la época del Porfiriato.

¿YA LEÍSTE ESTO?
En Brunéi matarán a homosexuales a pedradas

El Palacio de Lecumberri, hoy Archivo General de la Nación, está conformado por varias crujías que convergen en un punto central. Cuando el Palacio fungía como penitenciaria, en la crujía con la letra “j” se ubicaban a las personas acusadas de comportamiento excéntrico o escandaloso. Una gran cantidad de homosexuales fueron enviados a esa crujía, por lo que se les empezó a denominar “jotos”. Con el paso del tiempo, esta expresión se extendió más allá de las paredes de la penitenciaria, llegando incluso hasta la Patagonia (literal).

Puñal

Es un término despectivo que se usa casi exclusivamente en México. Un puñal es un arma de doble filo que, por lo general, siempre está en su funda. La relación con los gays radica en que las personas de nuestra comunidad llevan una “doble vida” (doble filo) antes de salir del clóset (la funda).

Otra relación que guardan es que el puñal tiene como objetivo ser clavado (para hacer un corte), y los gays se “la clavan” (ya saben qué). Esto hace referencia de manera despectiva a las relaciones sexuales entre dos hombres.

Los medios de comunicación han hecho estereotipos de los gays, lo que fomenta el uso de las palabras despectivas. / Foto: Hello Foros

Mayate

Un “mayate” es el hombre de apariencia masculina (o sea, macho alfa y lomo plateado) que mantiene relaciones sexuales con otros hombres. Por lo general, el “mayate” asume el rol de activo, pues se considera que los “gays” son los pasivos.

El término “mayate” proviene del náhuatl “máyatl”, con el que se conoce al escarabajo pelotero. Este insecto recolecta excremento de otros animales y forma bolitas de este material. El aspecto rudo del escarabajo sirvió para que los homosexuales de apariencia masculina recibieran el término “mayate”.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Difunden video de la agresión a pareja gay en centro comercial

Mariposón

El primer registro que se tiene de la palabra “mariposón” data del siglo XVI, en el Apéndice de los Ajusticiados de Pedro de León. Él, confesor jesuita de la cárcel de Sevilla, comparaba a los homosexuales con mariposillas (o palomitas) que se acercan a la luz de la vela y que, al hacerlo demasiado, se quemaban. Pedro de León aseguraba que lo mismo ocurriría con los homosexuales en el infierno: arderían por su pecado de sodomía.

Con el paso del tiempo, el término “mariposón” se empleó de manera despectiva a gays que se caracterizaban por un estilo de vida exhibicionista, su forma de moverse (amanerados), usar ropa colorida o por su promiscuidad en el amor.

Los gays siempre han sido objeto de discriminación a través de palabras despectivas. / Foto: Out

Puto

Según la RAE, la palabra “puto” proviene del latín puttus, una variante de putus que significa niño (de ahí que en ocasiones insulte a las personas como “hijo de puta”). En la antigüedad, se les llamaba así a las mujeres que ejercían el trabajo sexual, pues eran consideradas seres inferiores. Con el paso del tiempo, a los gays se les empezó a denominar “puto”, pues también eran considerados inferiores a los heterosexuales.

Recientemente, la Real Academia Española aclaró que el uso correcto de la palabra “p*to” es cuando se utiliza como prefijo intensificador positivo. Es decir, cuando sustituye a las palabras “muy”, “mucho” y “super”.

¿Qué otras palabras despectivas conoces?

Con información de Cromosoma X, El Universal, Martha Debayle, Nación 321 y Diccionario Gay.

Tienes que leer también: