La policía irrumpió en una fiesta gay y roció a los asistentes con gas pimienta. / Foto: Especial

Las autoridades deberían proteger a las personas. Sin embargo, la policía agredió a los asistentes de una fiesta gay rociándolos con gas pimienta.

Una agresión puede venir de quien menos lo esperas. Este domingo una agresión de tintes homofóbicos tuvo lugar en una reunión de la comunidad LGBT+. La policía irrumpió en una fiesta gay sin la orden de un juez y comenzó a atacar a los asistentes, además de rociarlos con gas pimienta.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

Los hechos ocurrieron en una tertulia realizada en Ciudad de Guatemala, luego de que se realizara la Marcha del Orgullo LGBT+ de ese país. De acuerdo con lo que reporta Agencia Presentes, la fiesta se celebraba en el Centro Cultural Casa 4 de noviembre. Y en la madrugada del domingo, los oficiales de la Policía Nacional Civil ingresaron al lugar sin autorización.

En dicho sitio se encontraban alrededor de 150 personas, de las cuales 10 fueron llevadas al hospital luego de la agresión. Esto de a raíz de que sin autorización ni razón, los oficiales comenzaran a arrojar gas pimienta adentro del lugar. Asimismo, los testigos mencionan que la fiesta se realizaba de forma pacífica y sin molestar a nadie.

Los policías a las afueras del lugar. / Foto: Publinews

Ataque contra un diputado LGBT+

En la fiesta donde ocurrió la agresión estaba presente el diputado gay, Aldo Dávila. Henry España, titular de la Defensoría de la Diversidad Sexual, dijo a Agencia Presentes que los oficiales llegaron preguntando directamente por el diputado. Por esta razón se presume una supuesta persecución en contra de Dávila.

Sumado a ello, algunos medios reportan que esto no se trató de un hecho aislado. En otro punto de la ciudad se realizaba otra fiesta LGBT+ y en ese lugar también fue arrojada una bomba de gas lacrimógeno. Asimismo, activistas guatemaltecos señalaron represión policiaca en diversas reuniones de la comunidad.

El diputado, Aldo Dávila fue víctima de la agresión. / Foto: Indagador SVC

Hasta el momento, las autoridades solo han declarado que la policía está autorizada a usar el gas pimienta cuando una situación se sale de control. No obstante, los testigos niegan que esto haya ocurrido en el lugar. Este hecho recuerda al baile de los 41 en México, donde la policía también irrumpió en una fiesta gay y arrestó a los presentes.

Es lamentable que en pleno siglo XXI se sigan presentando estas muestras de represión contra la comunidad LGBT+.

Con información de Agencia Presentes y Publinews