¿Los LGBT+ deberían atacar a sus agresores? / Foto: Land Lopers

Un acto de odio nunca debe ser aceptado. No obstante, aquí te diremos por qué los LGBT+ no deben pelear con sus agresores. 

Históricamente, la comunidad LGBT+ ha sido un grupo marginado. La lucha por el respeto y reconocimiento a los derechos de las personas LGBT+ lleva mucho tiempo. En la actualidad, esta labor ha dado frutos y se han obtenido logros importantes en materia de igualdad. No obstante, aún existen opositores a los derechos y es importante mencionar por qué la comunidad no debe pelear con ellos.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

Bruno Chávez es encargado de proyectos especiales del Museo Memoria y Tolerancia de Ciudad de México. Homosensual habló en exclusiva con él sobre el movimiento por los derechos de la comunidad LGBT+. Él nos comentó la importancia de que las personas no incurran en la intolerancia y discriminación.

La tolerancia es un punto clave para lograr que una sociedad viva en paz. Sin embargo, Bruno recalca que no se deben tolerar actos de violencia o de odio.

«Tolerancia significa convivir de manera armónica con todas nuestras relaciones».

Hay que comprender que todos somos diferentes. / Foto: Christian Today

Convivir con todas las diferencias

Utilizar la discriminación e intolerancia como batuta para defender los derechos de un grupo no es válido. Según Bruno, un grupo no puede atacar a otro por el simple motivo de que históricamente el segundo ha agredido al primero. Hacer esto nos haría caer en un acto equívoco.

Sumado a ello, Bruno Chávez menciona que todas las personas son seres transversales, esto se refiere a que toda la gente está compuesta por diversos factores. Desde esta postura, si un grupo agrede a otro puede estar afectando a alguien que pertenece al mismo movimiento.

«Como eres un ser transversal, la discriminación te puede pegar en diferentes matices».

Una persona tiene muchas facetas. / Imagen: Charisma News

Tolerancia informada y responsable

Con esta percepción, las poblaciones no deberían discriminar a absolutamente nadie pues en algún momento estarían afectando a alguien que conforma su realidad. La solución a esto es que todas las personas sin excepción practiquen una tolerancia informada y responsable.

La tolerancia responsable invita a las personas a convivir en armonía respetando las diferencias. Pero sobre todo, cuando alguien está informado se puede dar cuenta de que en algunos momentos la tolerancia deja de ser una virtud.

Bruno Chávez mencionó la paradoja de la tolerancia de Karl Popper. Esta dice que para ser una persona tolerante se debe comprender que hay realidades intolerables. Y estas situaciones son todas aquellas que transgreden la ley. Esto porque las leyes son lo único que garantizan que las personas sean iguales en dignidad y derechos.

Nadie puede estar por encima de la ley. / Foto: Utne

En conclusión, la comunidad LGBT+ jamás deberá soportar actos y discursos de odio, porque estos violentan la ley y en consecuencia los derechos y dignidad de las personas. Sin embargo, Bruno dijo que no se debe agredir a un grupo o individuo solo porque históricamente se han sufrido ataques por parte de alguno de ellos.

«Cuando violentamos los derechos humanos de una persona, aunque sea la más malvada, abrimos la puerta para que se vulneren los derechos de todos».

Homosensual agradece a Bruno Chávez por su valiosa aportación para este artículo.

La información, el respeto y responsabilidad son factores clave para que todos podamos convivir en una sociedad equitativa.