Los LGBT+ sufren la presión de asistir a los Ecosig. / Foto: Vice

En una cifra alarmante, más de la mitad de los jóvenes LGBT+ admitieron ser presionados para asistir a los Ecosig, según la ONU.

La orientación sexual y la identidad de género no son algo que pueda curarse, pues no son una enfermedad. Diversas organizaciones y especialistas se han pronunciado en contra de los Ecosig (Esfuerzos para corregir la orientación sexual e identidad de género), también conocidos como las mal llamadas «terapias de conversión».

Recientemente, la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (ONUDC) reveló que más de la mitad de los jóvenes LGBT+ son presionados para asistir a estos «tratamientos».

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

De acuerdo con la ONUDC, más del 50% de los LGBT+ han sido presionados e incluso obligados a asistir a los Ecosig durante su juventud. Los principales impulsores de esto, de acuerdo a la investigación realizada por la ONU, fueron los propios padres de los jóvenes. Esta situación ocurre incluso cuando se han hecho llamados para el rechazo de estas «terapias».

¿YA LEÍSTE ESTO?
Productor de teatro fue atacado por ser gay
Los daños de las mal llamadas «terapias de conversión» pueden ser inimaginables / Foto: Psicología y Mente

Este mes, en la investigación que se presentó en la guía Nada que curar, realizada por la ONUDC en colaboración con YAAJ México, se indica que entre los métodos utilizados para «curar» la homosexualidad se incluyen el acompañamiento religioso, «terapia psicológica» y en algunos casos las violaciones correctivas.

Las repercusiones entre la población LGBT+

El costo de ser obligados a ir a las mal llamadas «terapias de conversión» en algunos casos es muy alto. De acuerdo a la investigación, las personas que sufren esta presión son tres veces más propensos a sufrir depresión. Y no solo eso, según el mismo informe, es hasta tres veces más probable que aquellos que se encuentran en esta situación cometan suicidio.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Google no tolerará protestas contra políticas homofóbicas

Asimismo, la ONUDC señaló que en las familias tradicionales se pueden llegar a presentar más de 50 conductas de rechazo a los LGBT+ por parte de madres y padres. Por esta razón, llama a las personas a evitar este tipo de prácticas que solo provocan daños en la población LGBT+. Lamentablemente, las repercusiones de asistir a los Ecosig pueden llegar a ser irreparables.

Es de suma importancia que se concientice a la población para evitar que estas prácticas arcaicas continúen vigentes en la sociedad.

Con información de Nada que curar: Guía de referencia para profesionales de la salud mental en el combate a los Ecosig