Este es el origen de uno de los lugares más emblemáticos de la comunidad LGBT+ en Ciudad de México. / Foto: Time Out

La calle de República de Cuba en el Centro Histórico de CDMX es un lugar emblemático para la comunidad LGBT+. Así fue cómo nació.

Ciudad de México ofrece un sinnúmero de opciones para salir a divertirse. La comunidad LGBT+ frecuenta ciertos puntos que ya se han vuelto hasta tradicionales para muchos. La famosa Zona Rosa es uno de estos lugares donde hoy en día se reúnen todas las letras de la comunidad con el objetivo de pasar un buen rato y disfrutar de la noche sin preocupaciones. Pero existe otro lugar en CDMX que también es frecuentado por los LGBT+ y que se ha vuelto muy popular: la calle de República de Cuba en el centro de la ciudad.

República de Cuba es la calle que va desde Eje Central hasta la Plaza de Santo Domingo. La historia de este lugar se remonta a los primeros diseños de la ciudad, trazados durante la época de la colonia. Esto la convierte en una de las calles más antiguas no solo de México, sino de América Latina.

Pero no siempre fue un lugar de recreación para la comunidad LGBT+…

En ella vivieron grandes personajes como Alonso Ramírez de Vargas, escritor y amigo de Sor Juana Inés de la Cruz. O Juan Jaramillo, capitán de Hernán Cortés. Sin embargo, hace ya unos años que esta calle se convirtió en un sitio frecuentado por los LGBT+ como un «refugio» para divertirse.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Especial: ¿Cómo es ser LGBT+ y tener una discapacidad?
La calle de República de Cuba pasaba desapercibida salvo por unos establecimientos como el Teatro Lírico. / Foto: CDMX Travel

Los pioneros de los bares gays

Hoy en República de Cuba hay por lo menos cinco antros que son dedicados a la comunidad LGBT+. Afuera de algunos de estos recintos hay filas largas de parroquianos que ansían entrar a tomarse una «perla negra» y a bailar algunos de los himnos gays que retumban en las paredes de estos lugares.

Pero no siempre fue así. Hace algunos años hubiera sido inimaginable siquiera pensar en una calle exclusiva para que los homosexuales pudieran divertirse libremente. Los primeros lugares que vieron la luz como antros LGBT+ fueron el Viena y el Oasis. Esos dos únicamente eran «templos» para ir a «ser libres», aunque fuera una noche.

Según relató a Vice Víctor Jaramillo, creador del Marrakech —o «El Marra», como le dicen los asistentes—, estos lugares existen al menos desde 1995. Pero no solo eso: de acuerdo con Juan Carlos Bautista —también fundador del Marrakech—, desde hace ya décadas existían estos antros, solo que de forma clandestina. De hecho, el nombre ‘Marrakech’ es en honor a otro lugar homónimo que ya no existe pero fue un refugio LGBT+.

¿YA LEÍSTE ESTO?
El penoso caso de SmartFit y su trato a personas trans
Durante mucho tiempo existieron solo dos establecimientos LGBT+ en esta calle. / Foto: Time Out

El resurgimiento de República de Cuba

Durante al menos una década solo existieron el Viena y el Oasis en el Centro. Y digamos que la zona gay oficial era la Zona Rosa. Pero en 2007 llegó un nuevo aire a la calle República de Cuba y las cosas cambiaron. El Marrakech vio la luz y entonces, como un hilo de pólvora, más establecimientos para la comunidad comenzaron a abrir.

La Purísima o «la Puri», el Marra, el Pecado, el Viena y el Oasis, entre otros, ponen a República de Cuba en un ambiente de fiesta y diversidad. Si un día te animas a visitar este emblemático lugar, muy probablemente te encontrarás con drag queens recibiendo a las personas en los antros, así como a gente expresándose libremente sin etiquetas.

«Joto es amor». / Foto: Luis García

Para finalizar dejamos un fragmento de un poema escrito por Juan Carlos Bautista, uno de los fundadores del ‘Marra’, titulado El cantar del Marrakech:

Las liosas, las dulces, las tibias, nacidas de su amor asustadizo y del husmo triste de la sodomía… en el Marrakech eran soberanas, cerraban las piernas como señoritas y reían como putas.

¿Ya conocían el origen de este lugar, homosensuales? Comenten si alguno de ustedes es asiduo de República de Cuba.

Con información de Vice y Chilango