Chécate estas 5 señales y descubre si eso que sentías por tu profe o maestra era admiración, o más bien tenías un crush. / Foto: Pronto

¿Recuerdas a esa miss o maestro que adorabas en la niñez pero no entendías por qué? Estas señales de que tenías un crush con tu profe te lo podrían aclarar.

Todos, absolutamente todos, hemos tenido un crush con nuestro profe en algún momento de la vida. A veces estamos conscientes y a veces no. Por ejemplo, regresémonos a esa temporada donde eras un bebé escolar que todavía no sabía que era de la colorida comunidad. A lo mejor tenías a esa maestra o maestro a quien decías que admirabas y por quien te desvivías en tu niñez, pero no entendías por qué. ¿Te habías puesto a pensar que quizá lo que ocurría es que tenías un crush con tu profe? Estas son 5 señales de que, en efecto, así fue.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

No le podías dejar de mirar

Dicen que de la vista nace el amor… y pues no, lo más seguro es que en tu caso no haya sido amor, pero sí un crush. Una de las primeras señales de que, en efecto, tenías un crush con tu profe es que no podías quitar tus ojitos de su persona. Para cualquier lugar del salón al que se movía, ahí se movía tu mirada también. ESTOS SON OTROS 10 MOMENTOS EN LA NIÑEZ DONDE PODÍAS SABER QUE ERAS GAY.

Una señal de que tenías un crush con tu profe es que te le quedabas viendo todo el día. / Imagen: Giphy

Te aplicabas en sus clases para ser su fav

Eras la personita más cumplida del salón, al menos en su clase, nunca te portabas mal y SIEMPRE estabas ahí cuando tu profe ocupaba algo. Y no solo eso, sino que hasta celitos te daban cuando le daba atención o reconocimiento a algún otro compañerito.

En sus clases, siempre eras el más aplicado. / Imagen: Tenor

Cualquier pretexto era bueno para hacer contacto físico

En el Día del Maestro, siempre le llevabas algún regalito y, por supuesto, el abrazo no podía faltar. Pasabas disimuladamente por donde estaba solo para que te saludara y, cuando era así, te sentías el más feliz de la vida.

Cuando te abrazaba o saludaba, eras el más feliz de la vida. / Imagen: Giphy

Yo todavía recuerdo la emoción que sentí una vez que Miss Angélica se acercó para darme un beso en la mejilla y casi me lo dio en la boquita. Gracias al Señor, no fue así, muchachos, porque ESTUPROOO.

¿TE IDENTIFICAS CON ALGUNO DE ESTOS 6 MOMENTOS DONDE DISIMULASTE QUE ERAS GAY DE NIÑO?

Le escribías cartitas

Y ya si te ponías romántico, le escribías cartitas o le hacías dibujitos que le entregabas con toda la devoción de tu tierno e inocente amors.

Y también le escribías cartitas o le hacías dibujos a tu profe, aunque en ese entonces no entendieras que tenias un crush con él o ella. / Imagen: Giphy

Te dieron celos cuando supiste que tenía novix

Ya sea porque les platicó en el salón o porque los viste juntos afuera de la escuela… pero si verdaderamente tenías un crush con tu profe, seguro lloraste y lloraste sin entender por qué cuando te enteraste de que tenía novix. O por lo menos, sentiste feíto.

Y la prueba más clara de que tenías un crush con tu profe fue cuando te sentiste mal por saber que tenía novix. / Imagen: Giphy

Y ahora sabes por qué, mi amor, porque no nada más admirabas a tu profe… tenías un crush cañón, y eso era perfectamente normal. En la escuela es donde pasábamos más tiempo cuando éramos pequeños bebés de luz y nuestros profes eran unas de las figuras más importantes en nuestra formación. Por eso es tan importante que ese crush con tu profe se quede siempre como crush. Porque luego también hay maestros vivillos que dicen: «Órale, va». Y, aunque tú murieras por él, eso se convierte en abuso de autoridad.

Pero cuando no, no es más que la inocente ilusión de los primeros amores que siempre es bonito recordar. Y por eso… ¡Hasta siempre, Miss Angélica!

¿Tú qué otras cosas recuerdas de haber tenido un crush con tu profe?