Te presentamos estas 8 diferencias que existen entre una cita hetero y una cita gay. / Foto: Pinterest

Aunque una cita es una cita, hay algunas que otras diferencias entre una cita hetero y una cita gay. Aquí te dejamos ocho de ellas.

Te presentamos estas 8 diferencias que existen entre una cita hetero y una cita gay.

1. Si eres LGBT+, es más difícil conocer a una persona.

De entrada, para alguien hetero es más sencillo porque nuestro mundo da por hecho que todos somos heterosexuales. Así que si te gusta la nueva de la oficina o tu compañero de clase, simplemente te acercas. En nuestro caso, a menos que esa nueva de la oficina cumpla con algún estereotipo lésbico o tu compañero de clase cante “Born This Way” todo el día, no se te ocurre que puedan ser de nuestra manada.

Por eso muchas y muchos quedamos relegados a usar apps de ligue o ir al antro a conocer más ovejitas arcoíris como nosotros. Porque, además, recordemos que la población LGBT+ es triste y considerablemente menor a la hetero. Aunque también se dan los casos en que conoces a una persona de una forma totalmente inesperada y resulta ser gay, bi o simplemente no heterosexual.

Mira también: 5 formas en las que los heterosexuales nos usan en la peda

Te presentamos estas 8 diferencias que existen entre una cita hetero y una cita gay. / Imagen: Giphy

2. Los lugares para verse son muy distintos.

Dependiendo dónde vivas, no es tan fácil elegir un lugar para tener una cita si eres una persona LGBT+. Tienes que considerar factores como que sea un ambiente seguro y LGBT-friendly para evitarte situaciones incómodas o incluso de violencia. Es triste, no debería de ser así y, sin embargo, es el caso para muchas y muchos de nuestra comunidad LGBT+.

Te presentamos estas 8 diferencias que existen entre una cita hetero y una cita gay. / Imagen: Giphy

3. Si eres LGBT+, es probable que tengas más amigos o exes en común que alguien buga.

Justo como el mundo es muy pequeño —y el mundo gay lo es aún más—, estás hablando de un amigo o un exligue y resulta que la persona con la que estás lo conoce de algún lado. A lo mejor es su ex, o amigo de su ex, o ex de su amigo… en fin. No es que esto no ocurra entre los bugas, pero como las personas LGBT+ somos menos en cantidad, es más probable y frecuente que nos pase a nosotros.

Te presentamos estas 8 diferencias que existen entre una cita hetero y una cita gay. / Imagen: Giphy

4. Si eres buga, la gente asume que tú y la persona del sexo opuesto están ligando o son pareja.

Mientras que si alguien ve a una chava y un chavo solos, piensa casi en automático que seguro son pareja. Pero en nuestro caso suelen pensar que somos amig@s o herman@s o hasta prim@s. A nadie le pasa por la cabeza que dos personas del mismo sexo estén ahí, teniendo una cita.

Te presentamos estas 8 diferencias que existen entre una cita hetero y una cita gay. / Imagen: Giphy

Mira también: 5 planes para una primera cita superoriginal

5. Si eres LGBT+, la gente te mirará más cuando entienda que estás ligando con alguien de tu mismo sexo.

Cuando los curiosos notan que sí, que efectivamente estás en una cita con alguien de tu mismo sexo, las miradas se vuelven constantes. Algunos incluso susurran y cuchichean. Pero de que se te quedan viendo, se te quedan viendo. Seguro. Eso es algo que definitivamente a las parejas homosexuales no les ocurre en sus citas.

Te presentamos estas 8 diferencias que existen entre una cita hetero y una cita gay. / Imagen: Giphy